CAPÍTULO 2

 

 

En nuestro capítulo anterior vimos la tremenda revelación que Dios le entregó a Nabucodonosor, por medio de una gran estatua de 4 diferentes metales - Oro, Plata, Bronce e Hierro, para concluir sobre sus pies incluyendo sus 10 dedos, con una mezcla de Hierro con barro cocido.

Para la interpretación de todo esto, no necesitamos ningún esfuerzo, porque Dios mismo entregó su propia interpretación por medio de su siervo Daniel. Todo esto se encuentra en el libro de Daniel cap. 2.

Dijo Dios que esta gran estatua, constituida por 4 diferentes metales, representaba todo el tiempo de los gentiles durante el cual existirían solamente 4 imperios.

El Señor reconoce únicamente 4 imperios a partir de los tiempos de Nabucodonosor hasta el fin del gobierno de los hombres cuando Cristo vuelva y desmenuce, como dice textualmente nuestro pasaje, desmenuce, aplaste todos los reinos de este mundo, poniéndole fin al gobierno de los hombres para establecer su propio gobierno donde regirá a todas las naciones con vara de hierro, como lo dice también en Ap. 19:15 "él regirá las naciones con vara de hierro".

Sin ningún lugar a dudas se refiere a su 2ª venida cuando regrese con gloria y gran poder. En su 1ª venida él se entregó voluntariamente en manos de los gobernadores de este mundo para ofrecer su vida y aún les dijo que su reino no era de este mundo, porque si así fuera sus servidores pelearían para que él no fuera entregado a los judíos, aclaró que su reino no estaba aquí.

En cambio cuando venga la 2ª vez, él aplastará, desmenuzará todos los reinos de este mundo, como lo dice Dn. 2: 44 y 45, y establecerá su reino aquí en la tierra, entonces juzgará a todas las naciones, como lo profetiza en Joel 2:30 que ese será el día grande y espantoso de Jehová, habrá grandes señales en el cielo y en la tierra, sangre, y fuego, y columnas de humo.

El fuego y las columnas de humo, relacionados con la sangre que también indican allí, se está refiriendo a la gran batalla que en una guerra generalizada las naciones todas, harán para oponerse a su gobierno.

El fuego y las columnas de humo parecen indicar el uso de armamento nuclear, como también se aprecia en Zc. 14:12 "Jehová herirá a todos los pueblos que pelearán contra Jerusalén : La carne de ellos se corromperá estando ellos sobre sus pies, y se consumirán en las cuencas sus ojos, y la lengua se les deshará en su boca".

Esta es una descripción muy similar a lo que sucedió en Hiroshima y Nagasaki, cuando los Norteamericanos arrojaron sus bombas nucleares sobre esas ciudades, hubo fuego, columnas de humo, gran mortandad y las personas fueron consumidas, desintegradas aún estando de pié... nada de esto sucedió en la 1ª venida del Señor.

Ni tampoco ocurrió el juicio a las naciones que el Señor hará después de esa gran batalla, como lo dice en el mismo libro de Joel cap. 3 verso 11 "Juntaos y venid, naciones todas de alrededor, y congregaos; haz venir allí, oh Jehová, a tus fuertes. Despiértense las naciones, y suban al valle de Josafat; porque allí me sentaré para juzgar a todas las naciones". Joel profetiza que ese día de Jehová habrá una gran batalla, sangre, fuego y columnas de humo sobre la tierra. Luego el Señor juzgará personalmente a las Naciones. Lo mismo leemos en Mt. 25:31 al 46.

Allí dice : Cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria, y no olvidemos que el que está haciendo el anuncio, es el mismo Señor, por lo tanto no podría estarse refiriendo a su 1ª venida, porque tendría que haber dicho: "el Hijo del Hombre "vino", y obviamente que en su 1ª venida tampoco nadie podría sostener que vino en gloria, cuando nació en un pesebre, vivió modestamente, no tuvo donde recostar su cabeza y murió en una cruz. En cambio el mismo Señor hace el anuncio que vendrá en gloria, a juzgar a las naciones.

Por lo tanto, esa gran Roca que desmenuzará a las naciones y a los imperios del mundo, la que habla Dn. Cap. 2 que habrá de aniquilar y destruir la gran imagen que vio Nabucodonosor, es el Señor Jesucristo en su 2ª venida cuando regrese en gloria. Allí no vendrá a nacer en un pesebre ni a morir en una Cruz, sino a tomar lo que es suyo, vendrá en gloria y majestad, con gran poder y establecerá su reino para siempre jamás.

Durante el milenio, Satanás estará atado como dice en Ap. 20:2 porque Dios quiere probar al hombre que peca porque es pecador, y no que llega a ser pecador a consecuencia del medio ambiente o por culpa de Satanás.

Durante los primeros mil años, el Señor estará gobernando las naciones con vara de hierro, el que peca será cortado inmediatamente, habrá paz, prosperidad y bendición sobre toda la tierra, pero aún así el corazón del hombre se rebelará contra el Señor y se juntarán todos los ejércitos del mundo para derrocar al Señor.

Ap. 20:7 dice que cuando los mil años se cumplan, Satanás será suelto de su prisión e inmediatamente capitaneará esa gran rebelión contra el Señor, pero Dios hará descender fuego del cielo y los consumirá a todos y serán lanzados al lago de fuego y azufre por toda una eternidad, como dice en Ap. 20:14 Pero el reino del Señor, como el mismo lo prometió, no durará mil años solamente sino que se extenderá por toda una eternidad, con cielos nuevos y tierra nueva.

Todo esto lo veremos con mayor detalle y profundidad en nuestros próximos capítulos, únicamente he deseado demostrar que esa gran Roca que derriba el gobierno de los hombres sobre la tierra, representado por esa gran estatua de oro - plata - bronce e hierro, la cual termina sobre sus pies con sus 10 dedos mezclado de hierro con barro cocido, es el Señor Jesucristo, pero en su 2ª venida, cuando venga en gloria con todos sus santos.

El imperio Romano será el último imperio de los hombres sobre la tierra, nace el año 63 antes de Cristo y subsistirá hasta el fin de los tiempos. Las dos piernas de hierro está representando la división de Oriente y Occidente.

Constantino en el siglo IV en un último intento por conservar la unidad del imperio, traslada su capital desde Roma a Constantinopla, pero no pudo resistir lo que el Señor ya había anunciado. Su división política fue inevitable. Luego sufre también una división religiosa.

Constantino había centralizado todo el poder de iglesia católica en Roma, pero este nuevo sismo la divide también en dos, dando origen a la iglesia ortodoxa, que desde sus comienzos hasta ahora controla el lado de Oriente y la iglesia católica, desde Roma, ha seguido dominando el lado Occidental.

Cuando Constantino formó la iglesia católica en el siglo IV, también constituyó en ella una jerarquía eclesiástica paralela a la jerarquía del imperio, la cual fue muy poderosa y ha subsistido desde entonces hasta nuestros días. En el año 476 después de Cristo, el imperio Romano se dividió en varios reinos que dieron origen a los países de la Europa moderna.

Este último imperio, el Romano, también Dios nos reveló de su existencia y característica en muchos otros pasajes y empleando otros simbolismos. A Daniel le mostró estos 4 imperios que habrían de existir hasta el fin de los tiempos por medio de animales, en Dn. Cap. 7.

El León representaba Babilonia, el Oso a los Medo - Persas, el Leopardo a Grecia, el último imperio, el Romano, Dios lo representó por medio de una Bestia terrible que tenía 10 cuernos y Dios nos dice que esos 10 cuernos, representan a las 10 naciones que finalmente controlarán lo que quede de ese imperio, al final de los tiempos. Los mismos que en el cap. 2 le dijo que existirían en los últimos días y se unirían por medio de pactos y alianzas humanas.

De esto también nos habla en Ap. 13 por medio de una bestia terrible que también tiene 10 cuernos y agrega en el versículo 3 que una de sus cabezas fue herida de muerte, pero su herida mortal fue sanada, y se maravilló toda la tierra en pos de la bestia.

El imperio Romano nunca ha dejado de existir en la forma de los países que constituyen la actual Europa. Pero su cabeza imperial de gobierno centralizado fue herida de muerte y hoy en día, ante nuestros propios ojos, estamos viendo que esa bestia, el 4º y último imperio está siendo sanado y restablecido su poder por medio de pactos y alianzas humanas como lo predijo el Señor.

Su cabeza está siendo sanada, y maravillando a todo el mundo. Hoy ya cuenta con un parlamento único, y siguen trabajando para tener un presidente único, su cabeza será restablecida con un poder central absoluto que finalmente recaerá sobre el dictador mundial, el anticristo.

Todo esto comenzó el 25 de Marzo de 1957, por invitación de Roma se reunieron 6 países: Italia - Alemania - Bélgica - Holanda y Luxemburgo. Allí se firmó el tratado que dio origen al Mercado común Europeo. Curiosamente las fotografías de la época, muestran que aunque eran 6 países los que constituyeron esa alianza y fueron solamente 6 banderas las que se tenían que izar en esa oportunidad, las fotografías revelan que se instalaron 10 mástiles. Esta comunidad Europea fue conocida por largo tiempo como "El Club de los 10".

A esta alianza económica le han seguido pactos políticos, pactos militares, aún las barreras fronterizas han sido removidas de toda Europa, sus habitantes tienen un pasaporte único y pronto también tendrán una moneda única.

Europa fue dividida en más de 10 reinos, pero la profecía afirma que finalmente serán 10 países que la gobernarán, y de esos 10, se levantará el gran dictador que dominará no solamente a Europa, sino a todo el mundo. Dn. Cap. 7 versos 7 y 8 lo asegura: "vi que tenía 10 cuernos. Mientras yo contemplaba los cuernos, he aquí otro cuerno pequeño salía entre ellos... y este cuerno tenía ojos como de hombre, y una boca que hablaba grandes cosas".

Esta bestia es un reino, el Romano, que corresponde en nuestros días, a la Europa unificada, pero finalmente este reino tendrá un solo rey, el dictador mundial. Por esta razón en Ap. 13, que hace referencia a esta misma bestia, el imperio Romano restaurado, en los tres primeros versículos se refiere al imperio Romano, pero a partir del versículo 4 sigue hablando de su gobernante, el dictador mundial. Un reino no puede existir sin un rey. Por este motivo también se relaciona a esta bestia con su gobernante.

Dn. 7 ha dicho que son 10 reinos desde donde saldrá el dictador, el cual tiene ojos como de hombre, y una boca que hablará grandes cosas. Y en Ap. 13 verso 5 y 6 dice: "Se le dio boca que hablaba grandes cosas y blasfemias. Y abrió su boca en blasfemias contra Dios, para blasfemar de su nombre".

El imperio Romano, como el Señor lo predijo, nunca ha dejado de existir, su cabeza fue herida de muerte, pero finalmente será restablecida. El imperio Romano fue dividido, pero hoy se está levantando por medio de alianzas y pactos humanos.

La Roma imperial desapareció del escenario mundial. Pero la historia lo confirma que Constantino traspasó y levantó una nueva jerarquía, tanto o más poderosa que la imperial, la jerarquía eclesiástica que estableció en el mismo corazón de Roma por medio de lo que la misma historia del catolicismo llama el "Cesaro-papismo".

Ella ha subsistido a través de los siglos y permanecerá y se robustecerá hasta el fin de los tiempos. Ha levantado y sacado reyes. Ella repartió todo el continente americano según sus intereses y beneplácito.

Su poder religioso ha sido consolidado con un tremendo poder económico y político, y finalmente con un poder militar que controlará el mundo. Pero gracias sean dadas a Dios que el Señor mismo vendrá y destronará este poder mundial, para establecer su reino aquí en la tierra y creará cielos nuevos y tierra nueva.



Anterior . _ . Capítulo Siguiente


¿Este sitio web ha sido de su interés? Envíe nuestra dirección a sus amigos.

www.EstudiosMaranatha.com