CAPÍTULO I

 

En Jn. 14: 2 Jesús prometió: "Voy, pues, a preparar lugar para vosotros,...y vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis".

Y la Biblia concluye en su última página con un grito de júbilo en el espíritu, del apóstol Juan diciendo: "El que da testimonio de estas cosas dice: Ciertamente vengo en breve Amén; si, ven, Señor Jesús".

No existe otra doctrina más preciosa y consoladora para el cristiano, que esta hermosa e irrefutable verdad: Cristo viene otra vez. Se ha calculado que por cada vez que se menciona la 1ª venida, se menciona ocho veces la 2ª.

Y por ser esta una de las más preciosas doctrinas que se halla en la Biblia, es que vemos los esfuerzos de Satanás por desacreditarla. Miremos un poco hacia atrás y nos daremos cuenta de ello, especialmente de esas sectas que traen el rótulo "Made in U.S.A." y que pareciera ser su mal común.

No malgastaré mi tiempo entrando en grandes detalles, ni citando una larga lista la cual sería interminable. Sólo mencionaré tres ejemplos de las sectas más conocidas en nuestro país.

En 1844 un pequeño grupo en Washington comenzó a guardar el día Sábado, y predijeron para ese mismo año la 2ª venida del Señor. Cuando la fecha anunciada fracasó, los seguidores se dispersaron decepcionados y frustrados.

Pero fue entonces cuando se levantó como gran profetisa de esa secta la Sra. Elena White, quien dijo que hubo un error al interpretar la profecía pero que la fecha era correcta, el Señor no vino a la tierra, pero se había movido en el cielo de un lugar a otro.

¿Increíble verdad? Pero con esa sorprendente afirmación logró convencer a algunos y reagruparlos. Con justa razón dijo el Señor que amarán más la mentira que la verdad, por esta razón dice que les envía un poder engañoso para que crean la mentira. Con toda propiedad se puede afirmar que esta secta nació de un fiasco. En 1860 cambió el nombre de esa agrupación por "Iglesia adventista del Séptimo día". Más conocidos como "Sabatistas".

Otro ejemplo lo encontramos en los que se les define como los primos hermanos de los Adventistas, porque salieron de esa secta, me refiero a los que pomposamente se hacen llamar "Testigos de Jehová", cuyo nombre más apropiado sería "Los Russelistas", porque siguen ciegamente a ese líder que fue el fundador de la secta cuando se separó de los Adventistas.

Primeramente dijeron que la 2ª venida del Señor sería en 1874. Luego cambiaron la fecha a 1914. Pero lo paradojal de las enseñanzas de esta secta en lo concerniente a sus predicciones de la 2ª venida del Señor, es que aún en el año 1917 editaron de Charles Russell, (considerado por ellos como "el mayor profeta del milenio"), un libro "The finished mistery ("El misterio consumado") donde seguían afirmando que la 2ª venida del Señor se había producido en 1874.

El título conferido a Russell, de ser "el mayor profeta del milenio" fue para desplazar a Helen White profetisa de los adventistas, desde donde salió y luego estableció una dura competencia con ellos para captar adeptos.

Otro caso pintoresco, por decir lo menos, lo constituyen los Mormones, quienes también se pusieron un nombre extravagante; porque se hacen llamar: "Iglesia de los Santos de Jesucristo de los últimos días".

Sostienen la excentricidad de que después que el Señor murió y subió a los cielos "bajó a visitar los EE. UU de Norte América" para volver nuevamente al cielo, quienes no podían aceptar el desaire del Señor de visitar a una nación tan insignificante como es Israel y que no les hubiera visitado a ellos, la nación más importante del mundo.

Su fundador, José Smith, fue muy conocido por sus problemas con la justicia y por su decisión de crear una "iglesia" que excluyera a los negros y que se pudiera practicar la poligamia con libertad.

Hoy en día siguen sosteniendo lo que la serpiente le prometió a Eva, que ellos serán dioses y como aún abrigan ese sueño de poder practicar la poligamia libremente, le han prometido a sus seguidores que el cielo que disfrutaran será donde ellos serán dioses, y tendrán muchas diosas con las cuales tendrán muchos diosecitos rubios y de ojos azules con los cuales poblarán todo el universo.

Como podemos comprobar, cada vez que acudimos a doctrinas de hombres, hallamos error y confusión que es precisamente el plan de Satanás. Es por ello que debemos acudir a la única fuente de verdad, la Biblia, para que sea ella la que nos guíe y nos muestre esa preciosa y consoladora verdad. Cristo viene otra vez.

Es muy importante cuando estudiamos la Biblia, no hacerlo para buscar versículos que prueben lo que nosotros creemos, sino que con una mente abierta y un corazón sumiso, escudriñemos las Escrituras esperando recibir lo que Dios quiere entregarnos, aunque no coincida con lo que nosotros creemos que es verdad. La verdad debe manifestarse en su Palabra y no en nuestras creencias preconcebidas.

Necesitamos abrir nuestro corazón y dejar que el Espíritu Santo nos guíe a toda verdad de lo que Dios ha revelado en las Sagradas Escrituras. Entregarnos incondicionalmente en las manos del Señor y aceptar todo lo que él nos diga por medio de su Palabra, aunque no coincida con lo que hemos aprendido de los hombres o con lo que nosotros creemos que es la verdad. No debemos fabricarnos nuestra verdad, sino escuchar lo que Dios nos dice a través de la Biblia, y únicamente esa verdad atesorarla en nuestros corazones.

Los santos hombres de la antigüedad del Antiguo Testamento, también desearon conocer acerca de la venida del Cristo, o del Mesías como se le llama en Hebreo. Ellos recibieron grandes revelaciones sobre la 1ª y la 2ª venida del Señor, pero sólo lograron distinguir los pináculos de las profecías que señalaban este magno evento. No pudieron distinguir los valles que separaban la 1ª de la 2ª venida, así que ellos siempre interpretaron la venida del Señor como un solo acontecimiento.

Aunque la 2ª venida está separada de la 1ª por casi 2 mil años, ellos no fueron capaces de distinguir este enorme espacio de tiempo que corresponde al período de la iglesia aquí en la tierra. Por decirlo en una forma gráfica, ellos miraron hacia el futuro, y estos dos acontecimientos, la 1ª y la 2ª venida, se veían como uno sólo en el horizonte profético, aunque estaban separados por ese gran valle que constituye la iglesia y que se extiende por casi 2 mil años. Esta fue la principal razón por la cual rechazaron a Jesús como el Mesías.

El Cristo que ellos aguardaban era uno que viniera a establecer su reino aquí en la tierra. Que gobernara sobre las naciones, porque esto era lo que habían leído en el Antiguo Testamento, que el Mesías habría de hacer. Aunque a decir verdad, también habían leído acerca de los sufrimientos y crucifixión del Mesías, pero eso no quisieron aceptarlo porque era una etapa oscura en su vida y difícil de reconciliar con el reinado glorioso que se había anunciado que tendría.

Ellos conocían muy bien pasajes tales como el Salmo 22, Is. 53 o Dn. 9:26 donde dice textualmente "después de las sesenta y dos semanas se quitará la vida del Mesías". Habían leído en varios pasajes del Antiguo Testamento acerca de los sufrimientos y la crucifixión del Señor, pero prefirieron ignorarlos y concentrarse únicamente en el reino de gloria del Mesías. Porque ellos creían en una sola venida, nunca entendieron que eran dos. Pero no porque nosotros ignoremos o no lo creamos, las cosas que Dios ha revelado dejarán de suceder.

Aunque los judíos siempre rechazaron la idea de dos venidas, una para morir y la 2ª para reinar, los acontecimientos sucederán exactamente como Dios lo ha indicado en su Palabra. Así como se cumplió la 1ª venida, del mismo modo se cumplirá ese acontecimiento glorioso de su 2ª venida.

Cualquier iniciado en el estudio de la Biblia conoce lo que se ha dado en llamar el A B C de las profecías. Me refiero a la revelación que Dios le entregó a Nabucodonosor por medio de esa gran estatua que ese rey vio, y que Daniel por inspiración divina le entregó su interpretación.

Nabucodonosor vio una gran estatua que estaba construida con 4 metales diferentes. Su cabeza era de oro, el pecho y los brazos de plata, el vientre y los muslos de bronce, y las piernas de hierro, para terminar con sus pies, incluyendo sus 10 dedos, con una mezcla de hierro y barro cocido.

La interpretación que Dios le entregó a Daniel de esta gran imagen, fue que los 4 diferentes metales representaban los 4 imperios que habrían de existir hasta el fin de los tiempos de los gentiles.

Dijo Dios que el tiempo de los gentiles comenzaba con Nabucodonosor, representado por esa cabeza de oro. También vale destacar que a medida se sucedían los imperios, el metal que los representaba disminuía en valor, pero aumentaba en dureza.

El primer imperio sería el de Babilonia, el 2º representado por la plata, sería el Medo - Persa, el 3º de bronce sería el Griego, y el 4º y último imperio, el hierro, sería el imperio Romano el cual estaría presente en la 1ª venida del Señor y en su 2ª venida.

El 4º y último imperio que estaría hasta que el tiempo de los gentiles se cumpla, comenzó en el año 63 A.C. cuando fue derrotado el imperio Griego. Aunque el imperio Romano fue dividido en dos, Oriente y Occidente, representado por las 2 piernas, y de acuerdo a lo que Dios profetizó para el final de los tiempos, está representado por los 10 dedos de sus pies mezclados de hierro con barro cocido. Se levantaría por medio de alianzas humanas.

Dice textualmente Dn. 2:43 "Así como viste el hierro mezclado con barro, se mezclarán por medio de alianzas humanas; pero no se unirán el uno con el otro, como el hierro no se mezcla con el barro".

Estos diez dedos de los pies, mezclados de hierro con barro cocido, representan los 10 reinos de mayor importancia en que se dividiría el imperio Romano al final de los tiempos cuando Cristo venga por 2ª vez. Los 10 dedos son las naciones de Europa que es lo que queda de ese último imperio, el Romano.

Cuando el imperio se dividió, formó las naciones de Europa las cuales Dios anticipó que al final de los tiempos, cuando Cristo venga por 2ª vez a reinar sobre la tierra, esas naciones harían pactos humanos entre sí, pero serán alianzas tan débiles como resulta de una mezcla de hierro con barro cocido.

Hoy en día Europa está unida por pactos económicos: El mercado común Europeo. Pronto lanzarán la moneda única para todos los países que lo forman. Pacto militar : La OTAN.

Pactos políticos : Ya poseen un parlamento único y están trabajando para designar al presidente de toda Europa. El 31 de Diciembre de 1996 derribaron las barreras fronterizas.

Estamos presenciando la restauración del imperio Romano, pero por medio de alianzas humanas como lo predijo Dios. Y añade en Dn. 2:44 "Y en los días de estos reyes el Dios del cielo levantará un reino que no será jamás destruido".Copiado ilegalmente de EstudiosMaranatha.com

Y continúa diciendo en el versículo siguiente que será en los días de estos reyes que vendrá una gran roca que destrozará este último imperio, el Romano unificado por medio de pactos humanos, haciendo alusión a la Europa actual que está representada en esa gran imagen por los 10 dedos de los pies, de hierro mezclado con barro cocido.

No por casualidad a las naciones Europeas que constituyen el mercado común Europeo, fueron conocidas por mucho tiempo como "El Club de los 10". Dijo Dios que en los días de estos reyes, vendrá esa gran roca que desmenuzará todos los reinos de la tierra.

No cabe la menor duda que la Roca es Cristo, pero no pudo ser en su 1ª venida porque cuando vino hace casi 2 mil años, el imperio Romano no estaba dividido en 10 reinos, ni todos los reinos de la tierra fueron desmenuzados en ese tiempo, muy por el contrario, los gobiernos humanos han ido consolidándose cada día más por medio de pactos humanos, como lo predijo Dios.

Así que no existe ninguna duda que se está refiriendo a la 2ª venida del Señor, la cual está muy cerca, porque todos estos acontecimientos lo anuncian.Por Jack Fleming



Anterior . _ . Capítulo Siguiente


¿Este sitio web ha sido de su interés? Envíe nuestra dirección a sus amigos.


www.EstudiosMaranatha.com