EL TABERNÁCULO



El Tabernáculo

Altar

El Lavacro

Las Cortinas

El Lugar Santo

El Altar de Incienso

El Sumo Sacerdote

El Arca




El Tabernáculo:

2.-  EL ALTAR DE LOS SACRIFICIOS,  llamado también el altar del holocausto o altar de bronce (Ex.27:1-8).

Lo primero que encontraba el que entraba al atrio, era ese altar. Allí ardía continuamente un sacrificio que se presentaba por la mañana, y otro por la tarde.

Curiosamente (para la mente humana) ese mobiliario que tenía como propósito asar y consumir un cordero en las llamas de un fuego que nunca se apagaba, Dios ordenó hacerlo de madera, pero revestido de bronce para que fuera resistente al fuego ¿Por qué no fue simplemente todo de bronce? Porque allí nos está hablando de esa doble naturaleza del Señor Jesucristo. La madera representa su bendita humanidad.

Cristo es la puerta, pero también es el Cordero de Dios que libera perpetuamente al pecador del fuego que nunca se apaga, porque él pagó ese precio que nosotros merecíamos. Sin ese sacrificio que se presentaba en holocausto, para satisfacer la justicia divina que había determinado que “la paga del pecado es muerte”,  era imposible acercarse al interior del tabernáculo donde estaba la presencia del Señor.

De igual modo, sin el sacrificio único y perfecto, realizado una sola vez para siempre por el Señor Jesucristo en la cruz del Calvario, nadie puede acercarse a Dios.



¿Este sitio web ha sido de su interés? Envíe nuestra dirección a sus amigos.

www.EstudiosMaranatha.com