Noticias que estremecen al mundo


















N°75

Por Jack Fleming

Translate this page Nº 75.- "News that tremble the world"


El mundo entero se encuentra desconcertado ante los numerosos cables que están invadiendo las salas de teletipos de los diferentes medios de difusión. Noticias que estremecen al mundo son las que recorren las oficinas de todos los centros informativos internacionales, y están causando gran conmoción en la opinión pública en estos momentos.

Todas ellas tienen que ver con el desaparecimiento de numerosas personas en circunstancias inexplicables hasta el momento. Un fax que llega desde Francia, París dice: “Gran revuelo ha causado el desaparecimiento desde un parque público de un grupo de jóvenes, quienes predicaban el evangelio ante la mofa de vagabundos y drogadictos que comúnmente frecuentan ese lugar, quienes aseguran que estos jóvenes evangelistas se desvanecieron ante sus propios ojos. Aunque noticias aún no confirmadas hablan de otros casos similares en distintos lugares del país”.

Otro fax que viene de New York dice: “Estupor y desconcierto han causado los innumerables accidentes automovilísticos producidos por vehículos cuyos conductores parecen haberse desvanecido. El número de muertos llega en estos momentos a más de diez mil. Esta cifra puede aumentar drásticamente si añadimos seis desastres aéreos cuya noticia aún no ha sido confirmada oficialmente, los daños materiales son cuantiosos.

El director y catedrático de Ciencias del Instituto de Investigación para la Paz, Mr. George Smith, en una breve entrevista para la televisión dijo: “Creo que estamos ante uno de los acontecimientos mundiales que puede hacer desaparecer la civilización del mundo libre”. El doctor Smith cree que el desvanecimiento de las miles de personas que hasta el momento se tiene noticia, se debe a un ataque de una potencia extranjera con armas no convencionales, dijo que ya se comunicó con el presidente de los EE.UU. y el departamento de seguridad para que se haga una investigación exhaustiva sobre este delicado asunto.

Un fax que proviene de Moscú dice: “Los hombres de ciencia de mayor renombre han sido convocados a un congreso, conjuntamente con altos representantes del gobierno para analizar las noticias que están haciendo estremecer el mundo. Ellos creen que el misterioso desvanecimiento de miles de personas desde diferentes países, se debe a seres extraterrestres que los han raptado.

Un fax que llega desde Roma dice: Su santidad, el presidente de los EE.UU. de Europa, que agrupa a los países confederados que representan el antiguo imperio romano restaurado, ha dado su bendición y consuelo a todos aquellos que han perdido seres queridos en este misterioso caso que ha enlutado el mundo entero, diciendo: “Dios bendiga y consuele los corazones de todos los que han perdido a seres amados en esta tragedia tan insólita. Sin embargo, creo que el juicio de Dios ha caído sobre ellos por haber estado siempre en desacuerdo con el ecumenismo que promovió el Santo Padre y con los grandes avances de la iglesia moderna al oponerse a la unificación de toda la cristiandad, tan necesaria para reunir en un solo rebaño a todas las ovejas apartadas de la Santa iglesia universal. Ahora que Dios los ha quitado, podremos avanzar hacia la grande y gloriosa meta de la unificación de toda la humanidad en una y gran fraternidad de reconciliación y entendimiento”.

¿Qué es todo esto que hemos estado hablando? ¿Qué noticias son? ¿Está ocurriendo en este instante? NO…, todavía no. Pero estas serán algunas de las noticias que MUY PRONTO circularán por el mundo entero, son noticias que estremecerán el mundo en un futuro muy cercano.

¿De qué se trata realmente? Es el arrebatamiento de los verdaderos creyentes en el Señor Jesucristo, que sucederá dentro de muy poco, cuando el Señor venga en las nubes a buscar a los suyos, a todos aquellos que han nacido de nuevo, los que han pedido perdón al Señor por sus pecados y le han aceptado como el único y suficiente Salvador personal.

Todo sucederá tan repentinamente, que los que queden en el mundo no se percatarán de ello. La Biblia dice que sucederá (1Cor.15: 52) “en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados” 1Ts. 4:16 “el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor”.

La palabra que se tradujo como “momento”, en griego es “átomos”, que significa “sin división”. Es decir, será instantáneamente, algo tan rápido que el mundo no lo verá.

Esto también lo aprendemos de la parábola de las diez vírgenes, solamente las que estaban preparadas, que corresponde a las que verdaderamente eran salvas, fueron con el Esposo cuando éste vino. En cambio las otras, que representan a los “cristianos” nominales que únicamente asisten atraídos por la bulla y el espectáculo que se les ofrece, no solamente se quedaron, sino que ni tan siquiera vieron al esposo.

Éstas se percataron que había venido el esposo, cuando no encontraron a las que se fueron con el Señor. Y fue allí cuando con espanto comprendieron que habían vivido engañadas, creyéndose de Cristo, pero que nunca habían sido de él, y gritaron aterradas ante la triste realidad que habían quedado aquí para recibir los justos juicios de Dios: ¡Señor, Señor ábrenos!.

Pero ya era demasiado tarde, la puerta de la salvación se había cerrado para no volverse abrir. Recibirán una sola respuesta lapidaria: “De cierto os digo, que no os conozco”. Inclusive MUCHOS predicadores estrella, sanadores y milagreros recibirán la misma respuesta: Mt. 7:23 “ Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad”.

Podemos imaginar el pánico que inundará los corazones de nuestros amigos y familiares que nos han escuchado advertirles que el Señor viene, y que si ellos no se arrepienten y aceptan a Cristo en sus corazones, quedarán aquí para enfrentar la Gran Tribulación, los justos juicios de Dios sobre aquellos que fueron indiferentes y menospreciaron la obra del Señor en la cruz del Calvario.

Serán testigos de cómo los que efectivamente habían nacido de nuevo se desvanecerán ante sus propios ojos. Aún en medio de una reunión evangélica, unos serán tomados y otros dejados, llenos de espanto verán como las bancas han quedado desocupadas. Su esposa, sus padres, sus hijos, muchos amigos desaparecerán ante sus propios ojos. Entonces gritarán: ¡Señor, Señor ábrenos! Pero será demasiado tarde, no habrá más oportunidad de salvación, el día de la Gracia habrá concluido.

Esta verdad también la podemos corroborar por el relato que hallamos en el libro del Génesis, cuando describe el juicio universal de Dios por medio del diluvio. Las aguas descendieron del cielo, solamente cuando Noé y su familia se hallaban a salvos dentro del arca, entonces Dios cerró la puerta, y pasados siete días, vino el diluvio. Muchos serían los que golpearían la puerta del arca, pero cuando Dios cerró la puerta, no la volvió a abrir, todos los que estaban fuera, perecieron. No existe una segunda oportunidad, Dios en su paciencia ha extendido el día de la Gracia por dos mil años, pero muy pronto habrá de concluir.

Cuando el Señor venga a buscar a los suyos, Su iglesia, será en un abrir y cerrar de ojos, algo casi imposible de determinar qué será primero, pero el orden lógico que podemos entender a la luz de los pasajes de la Biblia que se refieren a este tópico, será el siguiente:

1.- Viene el Señor en las nubes.
2.- Los muertos en Cristo resucitarán primero, y tanto ellos como nosotros, los creyentes que estemos vivos, recibiremos cuerpos de gloria. Dice en 1Jn.3: 2 “Amados, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando él se manifieste, seremos semejantes a él”. Filp.3: 20 “transformará el cuerpo de la humillación nuestra, para que sea semejante al cuerpo de la gloria suya, por el poder con el cual puede también sujetar a sí mismo todas las cosas”.

Entonces, cuando nuestros cuerpos terrenales hayan sido transformados en cuerpos celestiales, semejantes al cuerpo de gloria del Señor, seremos arrebatados por él en las nubes para recibirle en el aire, y nos llevará a esas moradas eternas que nos fue a preparar.

Jn.14:2-3 “voy, pues, a preparar lugar para vosotros. Vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis”.

1Co 15:53 “Porque es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción, y esto mortal se vista de inmortalidad”.
1Co 15:35-43 “Pero dirá alguno: ¿Cómo resucitarán los muertos? ¿Con qué cuerpo vendrán? Necio, lo que tú siembras no se vivifica, si no muere antes. Y lo que siembras no es el cuerpo que ha de salir, sino el grano desnudo, ya sea de trigo o de otro grano; así también es la resurrección de los muertos. Se siembra en corrupción, resucitará en incorrupción. Se siembra en deshonra, resucitará en gloria; se siembra en debilidad, resucitará en poder”.

1Ts. 4:14-17 “Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así también traerá Dios con Jesús a los que durmieron en él. Por lo cual os decimos esto en palabra del Señor: que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no precederemos a los que durmieron. Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor”.

El Señor nos sacará de este mundo con cuerpos de gloria ANTES que comience la Gran Tribulación, y nos llevará a las moradas celestiales. Por este motivo también nos consuela en 1Jn.4: 17 “En esto se ha perfeccionado el amor en nosotros, para que tengamos confianza en el día del juicio”.

Los verdaderos creyentes conocen y se gozan en estas verdades que Dios ha revelado en Su Palabra. 1Ts. 5:2 -3 “Porque vosotros sabéis perfectamente que el día del Señor vendrá así como ladrón en la noche; que cuando digan: Paz y seguridad, entonces vendrá sobre ellos destrucción repentina, como los dolores a la mujer encinta”. Los compara con la aflicción de una mujer encina, porque serán momentos dolorosos que irán en aumento e intensidad hasta que llegue el gran día del alumbramiento.

Sí, nosotros los creyentes no solamente sabemos que el Señor viene pronto, sino que estamos confiados y amamos Su venida. Por esto Dios nos ha prometido una corona muy especial, la corona de justicia que menciona en 2Tm.4: 8 “me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida”.

Pero Ud. estimado amigo, amiga ¿Está preparado para ese acontecimiento glorioso? ¿Está incluido en ese número de salvados que muy pronto vendrá el Señor a buscar? Damos gracias al Señor que la puerta de la salvación aún permanece abierta y Ud. todavía puede obtener gratuitamente el perdón eterno de todos sus pecados, si en este mismo instante acude a Cristo.

La oferta que Dios hace es: “Hoy es el día de salvación”. No hay promesas para el día de mañana, porque quizás mañana puede ser demasiado tarde. Cristo puede venir en cualquier momento, y Ud. al igual que las vírgenes insensatas, quedar afuera para toda una eternidad. Arrepiéntase y será salvo. Que así sea, Amén.

¿Este sitio web ha sido de su interés? Envíe nuestra dirección a sus amigos.

www.EstudiosMaranatha.com


Volver al indice