Dios con nosotros


















N° 38


Por Jack Fleming

Dicen las Sagradas Escrituras que 1Pd.1: 10 "Los profetas que profetizaron de la gracia destinada a vosotros, inquirieron y diligentemente indagaron acerca de esta salvación". Pero a ellos no les fue revelada, solamente se les mostró los pináculos de las profecías referente a Israel. Ellos no pudieron ver los enormes valles de la gracia que comprendía el período de la iglesia, porque fue un misterio escondido para ese tiempo. Ef. 3: 9 "la dispensación del misterio escondido desde los siglos en Dios".

La etimología de la palabra "Iglesia" significa: Congregación, asamblea o agrupación de personas. En el Nuevo Testamento aparece por primera vez en Mt.16: 18 cuando el Señor Jesucristo dice: "edificaré MI IGLESIA".

En los tiempos antiguos Dios puso su nombre entre los israelitas en el tabernáculo, más tarde en el templo. Pero desde la muerte y resurrección del Señor Jesucristo (Hch.17:24) "Dios no habita en templos hechos por manos humanas". Su casa y morada en la tierra hoy es la iglesia. ITim.3:15 "sepas cómo debes conducirte en LA CASA DE DIOS, que ES LA IGLESIA del Dios viviente".

Moisés fue sumamente cuidadoso para obedecer en todo lo que Dios le había mostrado para construir el tabernáculo, Ex.40: 16 "Y Moisés hizo conforme a todo lo que Jehová le mandó; así lo hizo".

¿Y cuál fue el resultado de esa obediencia y fidelidad? Ex. 40: 34 "Entonces una nube cubrió el tabernáculo de reunión, y la gloria de Jehová llenó el tabernáculo".

¿Por qué hoy en día encontramos muchas iglesias que no gozan de la presencia del Señor, y Él se encuentra afuera, a la puerta, llamando para que lo dejen entrar? (Ap.3: 20). Simplemente porque no han hecho como Dios les ha mandado y están construyendo según los diseños inventados por hombres.

Cuando alguien recibe al Señor en su corazón, es salvado y Cristo lo añade como piedra viva a ese edificio espiritual que va creciendo sobre el fundamento de los apóstoles, la Roca que es Cristo.

IPd.2:4-5 "Acercándoos a Él, piedra viva...vosotros también, como PIEDRAS VIVAS, sed edificados como casa espiritual". Ef.2:20-22 "Edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo, en quien todo el edificio, bien coordinado, va creciendo para ser UN TEMPLO santo en el Señor; en quien vosotros también sois juntamente edificados para MORADA de Dios en el Espíritu". ICor.3:16 "¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros?".

La iglesia también se define como el cuerpo de Cristo. Un organismo vivo, compuesto de miembros vivos, habitado por el Espíritu Santo, unido con Cristo, la Cabeza viviente en el cielo. No es una organización establecida por el hombre; es un organismo, un cuerpo que Dios ha formado con todos los redimidos en la sangre preciosa del Señor Jesucristo.

ICor.12: 12-27 "Porque así como el cuerpo es uno, y tiene muchos miembros, pero todos los miembros del cuerpo, siendo muchos, SON UN SOLO CUERPO," Rm.12: 4-6 "Porque de la manera que en un cuerpo tenemos muchos miembros, pero no todos los miembros tienen la misma función, así nosotros, siendo muchos, SOMOS UN CUERPO EN CRISTO". Ef.4: 4-16 "UN CUERPO, y un Espíritu, como fuisteis llamados....y Él mismo constituyó a unos..... evangelistas; a otros pastores y maestros, a fin de perfeccionar a los santos...para la edificación del CUERPO de Cristo...crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es Cristo, de quien todo EL CUERPO, bien concertado y unido entre si...recibe su crecimiento para ir edificándose en amor".

Otro símbolo que se emplea en la Biblia para representar la iglesia es la esposa. Bajo esta figura tenemos a la iglesia presentada como el objeto de los afectos más tiernos del Señor. Desde el principio de la creación encontramos esta figura establecida cuando Dios creó la esposa para el primer Adán.

Gn.2: 21-23 "Dios hizo caer sueño profundo sobre Adán, y mientras éste dormía tomó una de sus costillas...y de la costilla que Jehová Dios tomó del hombre, hizo una mujer, y la trajo al hombre".

En este relato bíblico, Dios no solamente está describiendo como creó la esposa para Adán, sino que en forma alegórica y profética nos está revelando como habría de ser formada la esposa espiritual del segundo Adán, la iglesia de Cristo. En el Antiguo Testamento Dios habló principalmente a través de figuras. En el Nuevo Testamento encontramos la realidad misma de las cosas.

Col.2: 17 "todo lo cual es sombra de lo que ha de venir". Heb.l0: 1 "teniendo la sombra de los bienes venideros, no la imagen misma de las cosas".

En el Nuevo Testamento se denomina al Señor Jesucristo como el segundo Adán.

ICor.15: 47 "el primer hombre es de la tierra, terrenal; el segundo hombre, que es el Señor, es del cielo". ICor.15: 45 "fue hecho el primer hombre Adán alma viviente; el postrer Adán, espíritu vivificante".

El sueño profundo de Adán representa la muerte del segundo Adán, Cristo. El costado abierto de Adán, desde donde fue creada su esposa, nos habla del costado abierto del Señor Jesucristo desde donde brotó la sangre preciosa que habría de formar Su esposa, la iglesia.

Jn.19: 33-34 "Mas cuando llegaron a Jesús, como le vieron ya muerto, no le quebraron las piernas. Pero uno de los soldados le ABRIÓ EL COSTADO con una lanza."

Existen otros pasajes del Nuevo Testamento donde también se presenta a la iglesia, como la esposa de Cristo.

Ef.5: 28-32 "Así también los maridos deben amar a sus esposas...como también Cristo a la iglesia, porque somos miembros de su sangre, de su carne y de sus huesos...Grande es este misterio; mas yo digo esto respecto de Cristo y de la iglesia". 2Cor.11: 2 "os he desposado con un solo esposo, para presentaros como una virgen pura a Cristo". Ap.21: 9 "Ven acá, yo te mostraré la desposada, la esposa del Cordero (Cristo)".

La iglesia es LA CASA DE DIOS en la tierra, EL CUERPO de Cristo, LA ESPOSA del Señor.

Está constituida por todos aquellos que han nacido de nuevo, que han recibido al Señor Jesucristo como a su único y suficiente Salvador personal. Jn.3: 3 "el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios".

Creyentes en Cristo que le han aceptado como su Salvador. Jn.3: 36 "El que cree en el Hijo tiene vida eterna".

Discípulos del Señor, seguidores de sus enseñanzas. Mt.16: 24 "Entonces Jesús dijo a sus discípulos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a si mismo, y tome su cruz y sígame".

Cristianos que se identifican con la persona bendita del Señor Jesucristo. Hch.11: 26 "a los discípulos se les llamó cristianos".

Santos, apartados por el Señor para vivir en comunión con Él. ICor.1: 2 "A los santificados en Cristo Jesús llamados a ser santos con TODOS los que en cualquier lugar invocan el nombre de nuestro Señor Jesucristo".

Hermanos, hijos del mismo Padre Celestial. Heb.2: 11 "el que santifica y los que son santificados, de uno son todos; por lo cual no se avergüenza de llamarlos hermanos".

En el Nuevo Testamento encontramos que la palabra "iglesia" tiene dos acepciones:

l.- La iglesia universal (Mt.16: 18, Ef.5: 27) 2.- La iglesia local (Hch.13: 1, Film.2)

A la iglesia universal pertenecemos todos los que hemos recibido al Señor en nuestros corazones, y le hemos pedido perdón por nuestros pecados en un encuentro personal con Él. Ésta es espiritual en carácter y no admite divisiones de ninguna clase, ya sea geográfica, racial o con relación al tiempo.

Incluye a todos los creyentes salvados por la sangre preciosa del Señor, desde los tiempos apostólicos, hasta la venida del Señor por los suyos. Es Su iglesia, la esposa que vendrá a buscar para llevarla a las moradas celestiales que fue a preparar.

Debe resultar altamente doloroso e insultante para el Señor, escuchar que muchos pastores hoy en día (y las congregaciones) se refieren a la iglesia, como a la iglesia del pastor A, B, o C.

En la construcción de la iglesia universal, el Señor mismo es el Edificador. Mt.16:18 "(Jesús) edificaré MI iglesia". La iglesia es del Señor, no de un hombre, por muy brillante que sea.

En este edificio no hay materiales falsos. Todas las piedras con que se edifica esta casa espiritual "son piedras vivas". Solamente los creyentes que han nacido de nuevo, los salvados, son materiales para Su edificio.

La iglesia local debería ser una réplica de la iglesia universal, solamente los que son del Señor deberían ser admitidos en ella. También tendría que ser "una iglesia gloriosa, que no tenga mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que debe ser santa y sin mancha" (Ef.5:27).

Pero Dios ha encomendado a hombres la edificación de la iglesia local. ICor.3:9-16 "nosotros somos colaboradores de Dios, y vosotros sois labranza de Dios, edificio de Dios. Conforme a la gracia de Dios que me ha sido dada, yo como perito arquitecto puse el fundamento, y otro edifica encima; pero cada uno mire como sobreedifica".

Debido a que Dios emplea instrumentos humanos para edificar la iglesia local, algunas veces se introducen a quienes no deberían estar en ella, falsos cristianos que solamente han profesado creer en Cristo, pero nunca han nacido de nuevo.

La iglesia local de Jerusalén, en el principio estaba constituida únicamente por "los salvados" porque "el Señor añadía diariamente a la iglesia los salvados de día en día (Hch.2:47). Pero más tarde encontramos que habían falsos hermanos que se habían infiltrado en la iglesia. Gál.2:4 "a pesar de los falsos hermanos introducidos a escondidas". Dios califica en Su Palabra a tales individuos como "hombres impíos" (Judas 4). Su presencia en la iglesia causa mucho daño y tristeza.

Debemos siempre procurar identificarnos con los creyentes que se congregan en Su nombre, con el Señor en medio de ellos. Donde la fragancia de Su presencia y la fluidez del Espíritu Santo nos llegue como el bálsamo y el aceite a nuestros espíritus. Donde no solamente nos sea grato estar, sino que también recibamos el alimento necesario para nuestro crecimiento espiritual y tengamos la oportunidad de ser útiles al Señor.

Tenemos que considerar que el Señor nos salvó y no nos llevó inmediatamente al cielo, sino que nos dejó en la tierra, porque Su propósito es que le sirvamos aquí. Dios no solamente nos escogió desde ANTES de la fundación del mundo, sino que (Ef.2: 10) "Él ha preparado DE ANTEMANO buenas obras para que anduviésemos en ellas".

¿Cómo se reconoce una iglesia local que se congrega según las normas establecidas por el Señor? Lo indispensable es la presencia del Señor. Él dice: "Donde están dos o tres congregados en MI NOMBRE, allí estoy yo en medio de ellos" (Mt.18: 20). Esta verdad se debe declarar no solamente de labios, sino también en la práctica. Este principio es mucho más que un nombre que se ponga a la puerta de un edificio donde nos reunimos.

Congregarnos en SU nombre exige obediencia a Él y a Su Palabra. No hay nombre que pueda suplantar el nombre bendito del Señor Jesucristo, ni que tenga derecho de ser usado como identificación de una iglesia local. No existe justificación bíblica para usar otro nombre por bueno o atrayente que sea.

Pienso que aquellos que usan nombres denominacionales también gozan de la presencia del Señor, pero el nombre adicional constituye una valla que excluye a otros creyentes y contradice la unidad del cuerpo de Cristo.

El ejemplo bíblico de como se identificaban los cristianos es claro: Creyentes, Cristianos, Santos y Hermanos. Estos no causan ninguna división y conservan la unidad de UN cuerpo.

Los cristianos en los tiempos apostólicos usaban para identificar una iglesia local, solamente el lugar geográfico donde se reunían. ICor.1: 2 "a la iglesia de Dios que está en Corinto". Col.1: 2 "a los santos y fieles hermanos en Cristo que están en Colosas". Rm.16: 5 "Saludad también a la iglesia de su casa" Col.4: 15 "Saludad a Ninfas y a la iglesia que está en su casa". Flm.2 "Arquipo y a la iglesia que está en su casa".

Hoy en día, conservando la sana costumbre apostólica, podemos identificar una iglesia local con la dirección donde ella se congrega.

Casi siempre los nombres adicionales que el hombre ha inventado y añadido a la iglesia, están vinculados con alguna organización que de una u otra forma siguen a un líder humano o fundador de la secta religiosa, quien actúa como cabeza de ellos, causando gran confusión y daño al testimonio de la iglesia ante el mundo.

Muchas denominaciones están dirigidas por un directorio humano, transformando el organismo vivo que es el cuerpo de Cristo, la iglesia conectada con su única cabeza el Señor Jesucristo; en organizaciones conducidas y administradas por hombres, que muchas veces lo hacen con un estilo empresarial donde el Espíritu Santo y la Palabra del Señor tienen poca o ninguna participación.

La iglesia del Señor NO ES UNA ORGANIZACIÓN, es UN ORGANISMO vivo, un cuerpo, donde únicamente Cristo es la Cabeza. Dios no ha creado monstruos con dos cabezas. Ef.5:23 "Cristo es la cabeza de la iglesia". Mt.23:8-9 "y todos vosotros sois hermanos".

A través del transcurso del tiempo y en casi todo el mundo, Dios ha conservado creyentes fieles que se reúnen únicamente en el nombre del Señor Jesucristo. Procurando así manifestar la unidad del cuerpo de Cristo. No hay directorio en la tierra que incluya a estas Congregaciones, ni reglamentos o estatutos humanos que constituyan el fundamento de su unión. La base de comunión es la relación que cada una tiene con Cristo, la Cabeza de la iglesia. Esta comunión es mantenida por el Espíritu Santo y por la obediencia a las Sagradas Escrituras.

Que el Señor nos otorge gracia y sabiduría para construir solamente con los materiales válidos, reconocidos y aceptados por Él. Que así sea, Amén.

¿Este sitio web ha sido de su interés? Envíe nuestra dirección a sus amigos.

www.EstudiosMaranatha.com