Manual Biblico













Por Jack Fleming


Capítulo 30 - Apóstol Pedro

Jn.l:42 Su nombre era Simón y fue cambiado por el Señor por Cefas, que significa Pedro.

Mt.8:5 y 14 Vivía en Capernaum a la orilla del Mar de Galilea.

Mt.4:18 Su profesión era pescador.

Mt.4:18/20 Fue llamado personalmente por el Señor.

Mt.8:14 Era casado.

lCor.9:5 Llevaba su esposa en los viajes misioneros.

Jn.l8:10 Era muy impetuoso.

Lc.22:31/34 Confiado de sí mismo. El Señor le dijo que había orado para que su fe no faltara.

lPd.1:6/7 Este incidente se refleja en su epístola muchos años más tarde, luego de haber madurado y pasado por la escuela del Señor.

Jn.13:5/10 Fue muy impulsivo antes de madurar.

Lc.5:8, Jn.6:67/68, Mt.16:16 Conoció muy de cerca al Señor. Mt.17:1/5 En el monte vio la gloria del Señor.

2Pd.1:16/18 En su epístola recuerda con mucha emotividad esa escena que causó gran impacto en su vida.

Mt.16:21/23, Lc.22:31/34 Estuvo muy lejos de ser considerado infalible aún por los demás apóstoles.

Gál.2:11/14 Pablo tuvo que reprenderlo públicamente.

Hch.l0:25/26 Nunca aceptó que lo veneraran ni que se hincaran ante él.

Lc.5:5, Mt.14:28/30 Fue un hombre de mucha fe.

Mt.16:15/23 El Señor edifica Su iglesia sobre la confesión de Pedro.

Vr.l6 "Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente".

Vr.18 "Sobre esta roca edificaré Mi iglesia".

¿Cómo entendió Pedro esta revelación del Señor?

lPd.2:4/8 "Acercándoos a Él, piedra viva, desechada ciertamente por los hombres, mas para Dios escogida y preciosa........La piedra que los edificadores desecharon, ha venido a ser la cabeza del ángulo; y: Piedra de tropiezo, y roca que hace caer".

Así lo entendieron los otros apóstoles, y así lo dice Dios en Su Palabra.

lCor.3:9/11 "cada uno mire cómo sobreedifica. Porque nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo".

lCor.10:4 "y la roca era Cristo".

Ef.2:20/22 "edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo".

Luego de decir el Señor sobre que fundamento edificaría Su iglesia, añade:

Mt.16:19 "Y a ti te daré las llaves del Reino de los cielos".

A Pedro se le otorgó el privilegio de ser el instrumento humano por medio del cual Dios llamaría a muchos a formar parte de Su iglesia. Esto se ve en la historia subsecuente.

En el libro de los Hechos vemos a Pedro usando la llave de la predicación del evangelio, que abre la puerta de la salvación a 3.000 personas.

Hch.2:14 y 41 "Entonces Pedro, poniéndose en pie con los once, alzó la voz y les habló diciendo...los que recibieron su palabra fueron bautizados; y se añadieron aquel día como tres mil personas".

Hch.15:7 "Pedro se levantó y les dijo: Varones hermanos, vosotros sabéis cómo ya hace algún tiempo que Dios escogió que los gentiles oyesen por mi boca la palabra del evangelio y creyesen".

También el Señor le dijo a Pedro en:

Mt.16:19 "Todo lo que atares en la tierra será atado en los cielos".

Esta acción de atar y desatar tiene referencia directa con la disciplina en la iglesia.

Entiéndase disciplina en los términos bíblicos, y no los actos de fariseísmos de arrojar piedras indiscriminadamente sobre los hermanos que han pecado. Todo acto disciplinario que es movido por el amor del Señor, tiene como principal objetivo la restauración y no el alejamiento.

Aun el último recurso de disciplina, la excomunión, debe ser realizada con tal temor, amor y oración que sirva para hacer recapacitar al que se encuentra en pecado, y pueda prontamente integrarse una vez más a la comunión.

La iglesia debería tener la capacidad de perdonar todo aquello que el Señor ha perdonado, hasta setenta veces siete. Si el Señor no nos pone un período de prueba ni de espera para perdonarnos, no veo por qué nosotros los pecadores tendríamos que hacerlo.

Esto se refleja de una forma muy hermosa en la parábola del hijo pródigo (Lc.15). El perdón del Padre se efectúo el mismo día en que se alejó su hijo, sin reproches ni desconfianza. En cambio la actitud del hermano mayor representa muy bien la reacción de los fariseos modernos.

La acción disciplinaria debe ser tomada por la iglesia en el temor de Dios y conforme a Su Palabra, ésta es ATADA EN EL CIELO, es decir, RATIFICADA POR EL SEÑOR, que es Su Cabeza.

La iglesia tiene (desde la autoridad conferida a Pedro) la responsabilidad de desatar los pecados de un modo administrativo en la tierra. Puede usarse para la restauración de un hermano que fue expulsado de la comunión de los creyentes.

Los romanistas dicen que Pedro formó la iglesia de Roma después de Hch.12:1/8, y permaneció allí por 20 años. Pero la verdad, según el relato bíblico, Pedro NUNCA estuvo en Roma.

Permaneció en Jerusalén como señala Hch.15:7, en Antioquía Gál.2:11/14, en Babilonia lPd.5:13.

De su muerte no sabemos más de lo profetizado por el Señor. Jn.21:18 "Cuando eras más joven, te ceñías, e ibas donde querías; mas cuando ya seas viejo, extenderás tus manos, y te ceñirá otro, y te llevará a donde no querías"


Volver al indice


¿Este sitio web ha sido de su interés? Envíe nuestra dirección a sus amigos.

www.EstudiosMaranatha.com