Manual Biblico



































Por Jack Fleming


Capítulo 3 - Satanás y los Demonios

Satanás es un ser real, muchos son los que sin saberlo están siendo usados por este ser maléfico para ridiculizar y restar fuerza a esta verdad tan tremendamente seria.

Su origen: Fue creado como un querubín grande y hermoso, lleno de sabiduría.

Ez.28:12/19 "Tú eras el sello de la perfección, lleno de sabiduría, y acabado de hermosura. En Edén, en el huerto de Dios estuviste;...los primores de tus tamboriles y flautas estuvieron preparados para ti en el día de tu creación.

Tú, querubín grande, protector, yo te puse en el santo monte de Dios, allí estuviste; en medio de las piedras de fuego te paseabas.

Perfecto eras en todos tus caminos desde el día que fuiste creado, hasta que se halló en ti maldad...fuiste lleno de iniquidad, y pecaste; por lo que yo te eché del monte de Dios, y te arrojé de entre las piedras del fuego, oh querubín protector".

Is.14:12/15 "¡Cómo caíste del cielo, oh Lucero, hijo de la mañana! Cortado fuiste por tierra,...Tú que decías en tu corazón: Subiré al cielo; en lo alto, junto a las estrellas de Dios, levantaré mi trono, y en el monte del testimonio me sentaré... y seré semejante al Altísimo. Mas tú derribado eres hasta el Seol, a los lados del abismo".

Lc.l0:l8 (Jesús) "Yo veía a Satanás caer del cielo como un rayo".

Parece ser que la morada original de este querubín, antes de la creación del hombre, fue la tierra. Un mundo que fue creado y preparado de forma especial para recibirle, "Los primores de tus tamboriles y flautas estuvieron preparados para ti en el día de tu creación". (Ez.28:13).

Es muy posible que ésta sea la consideración que Satanás hace para atribuirse la propiedad de este mundo. Esto se refleja en el ofrecimiento que le hizo al mismo Señor Jesucristo en Lc.4:5/6 "Y le llevó el diablo a un alto monte, y le mostró en un momento todos los reinos de la tierra. Y le dijo el diablo: A ti te daré toda esta potestad, y la gloria de ellos, porque a mí me ha sido entregada, y a quien quiero la doy".

No en vano el Señor Jesucristo lo denominó como "el príncipe de este mundo".

Jn.12:31 "ahora el príncipe de este mundo será echado fuera".

Y en lJn.5:l9 "el mundo entero está bajo el maligno".

Este planeta tendría que haber sido creado originalmente con mucha hermosura para recibir a tan importante criatura (Gn.l:l). Además, debido a que aún no existía el pecado, la tierra tendría que haber sido parte del cielo mismo.

Luego, a consecuencia de su pecado de querer ocupar el lugar de Dios (Is.l4:l4), trastornó toda la hermosura de la tierra en caos, desorden, piedras de fuego y la tierra dejó de ser parte integrante del cielo como morada de Dios.

Ez.28:14 "en medio de las piedras de fuego te paseabas".

Gn.1:2 "y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo".

Hoy la Biblia nos menciona tres cielos: El primer cielo, el atmosférico. El que se menciona en Gn.1:20 donde fueron puestas las aves para que vuelen en la expansión de ese primer cielo. El segundo cielo, el estelar, es decir el universo con toda esa gran extensión y cantidad de galaxias y cuerpos celestes que lo componen. El tercer cielo, la morada de Dios, donde el pecado no puede penetrar debido a la infinita santidad del Todopoderoso (2Cor.12:2, Ef.4:l0 y Hch.7:49).

Tal fue el caos que originó la rebelión y caída de Satanás, que Dios tuvo que reordenar la creación original, preparar la tierra antes de crear al hombre (Gn.l:3/31).

En su pecado, Satanás logró arrastrar en su caída a la tercera parte de los ángeles (Ap.l2:4). Estos también fueron expulsados de la presencia de Dios y se transformaron en los demonios a quienes Satanás gobierna hasta el día de hoy.

Mt.12:24 "...Beelzebú, príncipe de los demonios".

Mt.25:41 "...apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles".

2Pd.2:4 "Dios no perdonó a los ángeles que pecaron, sino que arrojándolos al infierno los entregó a prisiones de oscuridad, para ser reservados al juicio".

Judas 6 "Y a los ángeles que no guardaron su dignidad, sino que abandonaron su propia morada, los ha guardado bajo oscuridad, en prisiones eternas, para el juicio del gran día".

En la actualidad su imperio se extiende desde la expansión de los cielos, hasta la tierra misma. Es el príncipe de este mundo.

Ef.2:2 "...príncipe de la potestad del aire".

Judas 8/9 Nos habla de una lucha que originó Satanás con el arcángel Miguel después de la muerte de Moisés.

2Cor.4:4 "...dios de este siglo".

lPd.5:8 "...el diablo, como león rugiente anda alrededor buscando a quien devorar".

Job l:7 "Y dijo Jehová a Satanás: ¿De dónde vienes? de rodear la tierra y andar por ella".

Los demonios también tienen acceso a la tierra, y toman posesión de los cuerpos de aquellos que les abren la puerta de sus corazones, y aún de los animales.

Lc.8:26/34 "...un hombre endemoniado al ver a Jesús, lanzó un gran grito...y le preguntó Jesús, diciendo: ¿Cómo te llamas? y él dijo: Legión. Porque muchos demonios habían entrado en él. Y los demonios, salidos del hombre, entraron en los cerdos; y el hato se precipitó por un despeñadero al lago, y se ahogó".

Mr.9:l7/27 (Un muchacho endemoniado)"y se lo trajeron; y cuando el espíritu vio a Jesús, sacudió con violencia al muchacho".

Estos demonios se pueden manifestar en las personas que lo poseen en formas grotescas como los casos descritos en los versículos anteriores, o como un espíritu de adivinación. El espíritu de adivinación es denominado también "espíritu pitoniso", palabra que proviene de "pitón", serpiente, la cual se identifica con Satanás y las divinidades paganas que principalmente sobreabundan en la India.

Hch.l6:16/18 "...una muchacha que tenía espíritu de adivinación".

Aún cuando lo que este demonio decía a través de la muchacha era verdad, desagradó en gran manera al apóstol Pablo, quién le ordenó salir de ella.

La adivinación, astrología, quiromancia, cartomancia, toda clase de sortilegio, reflectomancia, psicometría, mesmerismo, parapsicología, clarividencia, hipnotismo, yoga, meditación trascendental, espiritismo, todas las expresiones de la brujería y hechicería en general, y el consumo de drogas, son verdaderos caldos de cultivo que estos demonios usan para corrupción del individuo que los practica.

Todos aquellos que desobedecen el mandamiento divino, les están abriendo las puertas de sus corazones a los demonios para que vengan a morar en ellos, y tienen que pagar el precio de la transgresión.

Dt.18:9/12 "No sea hallado en ti...quien practique adivinación, ni agorero, ni sortílego, ni hechicero, ni encantador, ni adivino, ni mago, ni quien consulte a los muertos. Porque es abominación para con Jehová cualquiera que hace estas cosas".

Is.47:13 "...los contempladores de los cielos, los que observan las estrellas, los que cuentan los meses, para pronosticar lo que vendrá sobre ti".

La Biblia también nos advierte del peligro de éstos cuando posteriormente quieren buscar paz espiritual y acuden a las religiones, ordenando y limpiando sus vidas, pero que nunca han aceptado verdaderamente al Señor Jesucristo en sus corazones y permanecen vacíos. Estos pueden ser poseídos por una cantidad mayor de demonios y su estado viene a ser peor que el anterior. Esto se ve mucho en las iglesias carismáticas, donde abundan los agoreros y adivinos que se hacen llamar "profetas".

Mt.l2:43/45 "cuando el espíritu inmundo sale del hombre, anda por lugares secos, buscando reposo, y no lo halla. Entonces dice: Volveré a mi casa de donde salí; y cuando llega, la halla desocupada, barrida y adornada. Entonces va, y toma consigo otros siete espíritus peores que él, y entrados, moran allí; y el postrer estado de aquel hombre viene a ser peor que el primero".

Dios nos previene en Su Palabra de la capacidad que posee Satanás para manifestarse en diferentes formas, aún bajo las apariencias más inverosímiles. De allí que el cristiano no ha de ser confundido con las tan publicitadas apariciones de la virgen María u otro santo muerto en la antigüedad. Porque ya hemos leído en Dt.18 que Dios prohíbe categóricamente consultar a los muertos, además nos advierte en 2Cor.ll:l4 "Y no es maravilla, porque el mismo Satanás se disfraza como ángel de luz".

El relato que el mismo Señor Jesucristo hizo en Lc.l6:l9/31 nos aclara que nadie, desde el cielo ni del infierno puede venir a la tierra, ni aún con un mensaje de advertencia a los seres más cercanos.

El pasaje favorito de los brujos que usan algunos versículos de la Biblia para engañar a los incautos, se encuentra en lSam.28 donde se relata la desobediencia del rey Saúl cuando consulta con una adivina para comunicarse con el profeta Samuel, quien ya había muerto. En primer lugar vale destacar que Dios no va a emplear un método que Él mismo ha condenado explícitamente en Su Palabra.

Además es importante destacar que por el testimonio que encontramos en la Biblia acerca de Saúl (por sus frutos los conoceréis), hemos de entender que se trata de un inconverso. Esto se aclara aún más cuando leemos en el Cap.3l verso 4, que él se suicidó, lo cual es rotundamente condenado por Dios. Esto significa que Saúl al morir partió al infierno. En cambio el fiel profeta de Dios, Samuel, se encontraba en el cielo. Y en ese relato de lSam.28, el supuesto "Samuel" le asegura que va a morir y estará con él (en el cielo), Vr.l9. Esto deja en claro que lo que aquí se describe es un fraude, un engaño efectuado por algún demonio suplantando al difunto Samuel.

Esto nos obliga a pensar que todas las apariciones que muchos dicen haber sido testigos, son obra de Satanás y sus demonios, quienes tienen poder para hacerlo como Dios nos ha advertido en Su Palabra. El Señor condena la comunicación con los muertos, aunque sean "santos" de la antigüedad.

2Ts.2:11/12 "Por esto Dios les envía un poder engañoso, para que crean la mentira, a fin de que sean condenados todos los que no creyeron la verdad". Dios describe a Satanás como:

Ap.12:9 "El engañador".

Jn.8:44 "Padre de mentira".

Mt.4:3 "El tentador".

Ef.6:11 "El acechador" (lPd.5:8).

Ap.l2:10 "El acusador" (Zc.3:1).

lPd.5:8 "Nuestro adversario".

Es un enemigo vencido: Heb.2:14, Col.2:15 y lJn.3:8. Su poder es limitado, actúa hasta donde Dios le permite y tiene que pedir permiso en cada una de sus intervenciones. En Job l:9/12 pide permiso a Dios para que la fe de Job sea probada por él.

Los demonios también están condicionados a la voluntad permisiva del Señor (Mt.8:31).

Satanás no es omnisciente ni omnipresente como muchos creen, porque éstos son atributos exclusivos de la divinidad. Esto queda en evidencia cuando trató de matar al Señor Jesucristo durante su infancia. Ordenó por medio de sus instrumentos humanos, el asesinato de todos los niños menores de dos años que había en Belén. José y María avisados por un ángel, escaparon "a Egipto y estuvo allá hasta la muerte de Herodes".

Parece ser que Satanás no se enteró cuando José y María huían con el niño, ni cual fue el paradero de él durante todo ese tiempo, razón por la cual no intentó ningún otro golpe contra Jesús durante su infancia (Mt.2:13/21).

Dios ha provisto a los creyentes de la armadura para poder resistir los ataques de Satanás y vivir vidas victoriosas. Ef.6:10/18 "Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo. Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes. Por tanto, tomad toda la armadura de Dios".

El día que la iglesia sea quitada de este mundo, cuando el Señor Jesucristo venga para llevarla a las moradas celestiales que Él ha ido a prepararle, no habrá nada que detenga a Satanás y sus demonios para tomar plena posesión de este mundo. Entonces comenzará lo que la Biblia denomina LA GRAN TRIBULACIÓN.

2Ts.2:7 "Porque ya está en acción el misterio de la iniquidad; sólo que hay quien al presente lo detiene, hasta que él (el Espíritu Santo que mora en los creyentes que constituyen la iglesia del Señor) a su vez sea quitado de en medio".

Ap.9:1/11 Satanás desciende con sus demonios sobre la tierra y causa gran daño entre los habitantes del planeta.

El fin de Satanás y sus demonios será el mismo que de todos aquellos que han rechazado el señorío de Cristo.

Ap.20:l0 "Y el diablo que los engañaba fue lanzado en el lago de fuego y azufre; y serán atormentados...por los siglos de los siglos".


Volver al indice


¿Este sitio web ha sido de su interés? Envíe nuestra dirección a sus amigos.

www.EstudiosMaranatha.com