Manual Biblico





















Por Jack Fleming


Capítulo 11 - Dones Espirituales

Son las cualidades conferidas por el Espíritu Santo a TODOS los creyentes, para capacitarlos en el servicio de la obra del Señor.

No todos los dones son milagrosos. Un estudio concienzudo de este tema, nos obliga a localizarlos en tres épocas bien definidas.

LA LEY - LOS PROFETAS - LA IGLESIA

Estas tres etapas de la revelación de Dios están representadas por:

MOISES - ELIAS - JESUS

Es interesante destacar que Moisés y Elías se reúnen con el Señor Jesucristo en el monte de la transfiguración (Mt.17:3)

El propósito principal de estos milagros, sin duda fue autenticar cada nueva etapa de revelación.

MOISES: Dt.34:10/12 "Y nunca más se levantó profeta en Israel como Moisés, a quién haya conocido Jehová cara a cara; nadie como él en todas las señales y prodigios que Jehová le envió a hacer en tierra de Egipto, a Faraón y a todos sus siervos y a toda su tierra y en el gran poder y en los hechos grandiosos y terribles que Moisés hizo a la vista de todo Israel".

ELIAS: 1Ry.17:1 Predice la sequía.

1Ry.17:4 Alimentado por cuervos.

1Ry.17:22 Resucita al hijo de la viuda.

1Ry.18:22/24 Derrota a los profetas de Baal.

2Ry.1:10/12 Pide que descienda fuego del cielo.

2Ry.2:8/11 Arrebatado al cielo.

JESUS: Hch.2:22 "Jesús nazareno, varón aprobado por Dios entre vosotros con las maravillas, prodigios y señales que Dios hizo entre vosotros por medio de él".

Hoy los milagros no son cosa de todos los días, dado a que la revelación que autenticaban está completa. Pero no hemos de olvidar que Dios es Soberano y no debemos limitar su poder y su participación en su propia creación, bien pudiera ser que surgieran situaciones particulares en las que le plazca hacerlo.

Los dones del Espíritu no siempre coinciden con los talentos naturales, por ejemplo, un hermano puede ser un abogado excelente, pero quizás su don no sea el de la predicación, sino que bien pudiera ser un exitoso escritor de himnos. Como también Dios puede transformar a un modesto pescador, en un extraordinario predicador.

Dios ha dicho en 2Cor.12:9 "Mi poder se perfecciona en la debilidad".

Los dones son entregados por Dios según el llamamiento soberano de su elección.

Jer.1:5 "Antes que te formase en el vientre te conocí, y antes que nacieses te santifiqué, te di por profeta a las naciones".

Gál.l:15/16 (Pablo) "agradó a Dios, que me apartó desde el vientre de mi madre, y me llamó por su gracia, revelar a su Hijo en mí, para que yo le predicase entre los gentiles".

Ef.l:4/5 "según nos escogió en él ANTES de la fundación del mundo..."

Ef.2:10 "Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús PARA BUENAS OBRAS LAS CUALES DIOS PREPARO DE ANTEMANO para que anduviésemos en ellas".

Dios ha entregado a cada uno de los creyentes; hermanos y hermanas, pequeños y grandes, ricos y pobres, cultos y no letrados, un don en particular PARA SER USADO en los negocios de nuestro Padre Celestial.

1Cor.l2:11 "repartiendo a cada uno en particular como él quiere".

Rm.12:6 "úsese conforme a la medida de fe".

lPd.4:10 "cada uno según el don que ha recibido minístrelo a los otros, como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios".

Todos los dones tienen como fin perfeccionar a los santos, para la edificación del cuerpo de Cristo.

Ef.4:12 "a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo".

1Cor.14:26 "Hágase todo para edificación".

Los cristianos tienen un ministerio de mutua edificación, en el cual todos dependen unos de otros, como cada uno de los miembros requiere y asisten el cuerpo del cual forman parte.

Rm.14:l9 "sigamos...la mutua edificación".

lTs.5:11 "cada uno de nosotros agrade a su prójimo en lo que es bueno, para edificación".

Ef.4:29 "sino la que sea buena para la necesaria edificación".

lCor.12:11/31 "Porque así como el cuerpo es uno, y tiene muchos miembros, pero TODOS los miembros del cuerpo, siendo muchos, son un solo cuerpo, así también Cristo...el cuerpo no es un solo miembro, sino muchos...si todo el cuerpo fuese ojo, ¿dónde estaría el oído? Si todo fuese oído, ¿dónde estaría el olfato? Mas ahora Dios ha colocado los miembros cada uno de ellos en el cuerpo, como él quiso".

Existe una gran variedad de dones, en Rm.12 se enumeran siete, en 1Cor.12 encontramos catorce, en Ef.4 se nombran cinco, y en lPd.4 tenemos dos. Obviamente estos son solamente algunos de los tantos que Dios ha repartido en cada iglesia local y a cada creyente individualmente.

Se nos exhorta en 1Cor.12:31 "Procurad, pues, los dones mejores". ¿Cómo podemos evaluar los dones mejores? Según el grado en que edifiquen y sirvan en la obra del Señor. Según la necesidad existente en la iglesia local donde estemos identificados.

Todos los creyentes habremos de dar cuenta del don que Dios nos ha entregado para que lo administremos.

2Cor.5:10 "es necesario que TODOS nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo".

lCor.3:13/15 "la obra de CADA UNO se hará manifiesta; porque el día la declarará, pues por el fuego será revelada; y la obra de cada uno cuál sea, el fuego la probará. Si permaneciere la obra de alguno que sobreedificó, recibirá recompensa. Si la obra de alguno se quemare, él sufrirá perdida, si bien él mismo será salvo, aunque así como por fuego".

Mt.25:14/30 (Parábola de los talentos) "su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré, entra en el gozo de tu señor".

En el mundo anglosajón se habla de obreros del Señor dedicados a tiempo completo (Full-time workers) y trabajadores de jornada parcial (Part-time workers). Pero creo que eso es una abierta contradicción con la enseñanza que encontramos en la Biblia.

No existen los cristianos "Part-time". Dios nos dice que aun nuestro trabajo secular, con el cual ganamos nuestro sustento, hemos de realizarlo como para el Señor.

Ef.6:5/7 "Obedeced a vuestros amos terrenales con temor y temblor, con sencillez de vuestro corazón, como a Cristo; no sirviendo al ojo, como los que quieren agradar a los hombres, sino como siervos de Cristo, de corazón haciendo la voluntad de Dios; sirviendo de buena voluntad, como al Señor y no a los hombre".

Todos los cristianos somos siervos del Señor consagrados a tiempo completo para Él, donde quiera que estemos; en el hogar, en el colegio, en el trabajo o en la iglesia. Es muy fácil ser cristiano en la iglesia, pero creo que esa tarea que el Señor nos ha encomendado fuera de ella, recibirá una especial recompensa ese día maravilloso cuando sean repartidas las coronas de gloria.

Hermanas piadosas serán galardonadas también por su dedicación como madres y esposas. Hermanos serán distinguidos por su especial testimonio en el hogar y en el trabajo.

lPd.5:4 "Y cuando aparezca el Príncipe de los pastores, vosotros recibiréis la corona incorruptible de gloria".


Volver al indice


¿Este sitio web ha sido de su interés? Envíe nuestra dirección a sus amigos.

www.EstudiosMaranatha.com