Preguntas Frecuentes

por Jack Fleming

N° 95

Si una iglesia no cobrara el diezmo, porque he entendido que la Biblia enseña que eso no es un mandamiento para la iglesia, entonces ¿cómo podría financiarse una iglesia local?

RESPUESTA

Todo lo que Dios no ha mandado y los hombres lo presentan como un mandamiento, es simplemente una peligrosa añadidura humana, “fuego extraño” que Dios no se agrada, paja que será quemada cuando comparezcamos ante el tribunal de Cristo (1Cor.3:12-14).

El Señor no se olvidó de ningún detalle para que una iglesia pueda funcionar correctamente de acuerdo a Su voluntad, todo está revelado en las Sagradas Escrituras para nuestra enseñanza. El problema se presenta cuando los hombres en su insolencia y presunción, pretenden “corregir” lo que Dios ha dispuesto para lo que debería ser “Su casa”.

Los hay también quienes pretenden justificarse para aplicar esta práctica en sus iglesias (aunque la iglesia debería ser siempre exclusivamente del Señor), diciendo que ellos no aplican el diezmo en sus iglesias como un mandamiento, sino como algo “voluntario”. Pero esa pretendida argumentación lo único que hace es añadirle un ingrediente de hipocresía, porque bien sabemos que la presión social con que adornan esta disposición humana, está muy lejos de ser “voluntaria”.

Para que realmente fuera voluntaria, tendría que ser como lo dispuso el Señor: “Que tu mano izquierda no sepa lo que ha dado tu derecha”. Es decir, tendría que ser algo tan privado que no debería saberlo nadie más que el ofrendador y Dios. De lo contrario, dice el Señor, que seríamos como los hipócritas, y si cumpliéramos honestamente esta disposición, llegaríamos a lo que verdaderamente el Señor ha establecido para Su iglesia, que es la ofrenda voluntaria, no el diezmo.

Respecto a cómo debe realizarse el financiamiento en una iglesia local que funciona de acuerdo a la voluntad de Dios, lea en esta misma sección de “Preguntas Frecuentes” (FAQ) la Nº 92.



Volver al indice

¿Este sitio web ha sido de su interés? Envíe nuestra dirección a sus amigos.

www.EstudiosMaranatha.com