Preguntas Frecuentes

por Jack Fleming

N° 80

¿Nunca puso Moisés sus pies sobre la tierra prometida? ¿Moisés murió o se lo llevó el Señor como a Elías?

RESPUESTA

Respecto a la primera pregunta: Sí, Moisés efectivamente tuvo la oportunidad de pisar la tierra prometida. Pero para eso tuvo que esperar mucho tiempo, porque sucedió únicamente cuando en el monte de la transfiguración estuvo junto al Señor, Elías y a Pedro, Jacobo y Juan.

Mat 17:1-3 “Seis días después, Jesús tomó a Pedro, a Jacobo y a Juan su hermano, y los llevó aparte a un monte alto; y se transfiguró delante de ellos, y resplandeció su rostro como el sol, y sus vestidos se hicieron blancos como la luz. Y he aquí les aparecieron Moisés y Elías, hablando con él”.

Durante su vida terrenal, Dios permitió a Moisés únicamente poder contemplar esa tierra. (Dt. 34:1-4) “Subió Moisés de los campos de Moab al monte Nebo, a la cumbre del Pisga, que está enfrente de Jericó; y le mostró Jehová toda la tierra de Galaad hasta Dan, todo Neftalí, y la tierra de Efraín y de Manasés, toda la tierra de Judá hasta el mar occidental; el Neguev, y la llanura, la vega de Jericó, ciudad de las palmeras, hasta Zoar. Y le dijo Jehová: Esta es la tierra de que juré a Abraham, a Isaac y a Jacob, diciendo: A tu descendencia la daré. Te he permitido verla con tus ojos, mas no pasarás allá”.

En cuanto a la muerte de este gran siervo del Señor, mucho se ha escrito y especulado, pero la verdad es que la Biblia dice solamente, después que Dios le mostró la tierra que habrían de ocupar los hijos de Israel: Deu 34:5-6 “Y murió allí Moisés siervo de Jehová, en la tierra de Moab, conforme al dicho de Jehová. Y lo enterró en el valle, en la tierra de Moab, enfrente de Bet-peor; y ninguno conoce el lugar de su sepultura hasta hoy”.

En la frase que describe su entierro dice: “Y lo enterró”, el sujeto de este verbo es Jehová. Esto es lo único que sabemos en forma categórica, que el Señor le ordenó subir al monte Nebo y luego de mostrarle esa tierra, murió y Dios mismo lo enterró, no se llevó su cuerpo al cielo. Pero cuidó que ninguno conociera el lugar de su sepultura, probablemente para que no fuera objeto de idolatría.

Seguramente que esta fue también la razón que tuvo Satanás para intentar apoderarse de su cuerpo sin vida, para corromper al pueblo que era muy proclive a la idolatría, pero Dios se lo impidió por medio de un arcángel.

Jud 1: 9 “Pero cuando el arcángel Miguel contendía con el diablo, disputando con él por el cuerpo de Moisés, no se atrevió a proferir juicio de maldición contra él, sino que dijo: El Señor te reprenda”.



Volver al indice

¿Este sitio web ha sido de su interés? Envíe nuestra dirección a sus amigos.

www.EstudiosMaranatha.com