Preguntas Frecuentes

por Jack Fleming

N° 79

¿Por qué dice en 1Tm.2: 15 que la mujer se salvará engendrando hijos?

RESPUESTA

Siempre insisto en la necesidad de considerar cada versículo dentro de su propio contexto y de la narración general de la Biblia. El versículo 13 está hablando de Adán y Eva, el vr. 14 del juicio que calló sobre ella como resultado de su pecado.

Sabemos que a consecuencia de la desobediencia de Adán y Eva se introdujo el pecado y con ello la muerte, juicio que incluyó a toda la creación (Rm.8:22), pero la Misericordia del Señor inmediatamente anunció la redención que llegaría por medio de la simiente de la mujer, es decir, el Dios de la Gloria se manifestaría en carne (1Tm.3: 16) entrando en el escenario de este mundo por medio de una mujer.

Gn.3: 15 “Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta (la simiente de la mujer) te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar”. En el evangelio de Lucas encontramos toda la genealogía de María hasta llegar al primer hombre, Adán. Aquí podemos apreciar el cuidado minucioso de Dios para preparar ese cuerpo humano de Su Hijo Eterno, porque el plan de la salvación fue trazado desde antes de la fundación del mundo (Ef.1:4-5).

Gn. 3: 16 relata la sentencia de Dios sobre la mujer: “Multiplicaré en gran manera los dolores en tus preñeces; con dolor darás a luz los hijos”. Pero como hemos leído en el verso anterior, juntamente con este juicio, le anticipa que a pesar de sus dolores en sus preñeces, por medio de ella, que procreará hijos, llegaría el Mesías prometido a través de su simiente, la salvación para ella y para todos los que acepten ese regalo divino.

Por tanto, cuando en 1Tm.2: 13-15 está hablando del juicio que cayó sobre la mujer y toda la raza humana, también está recordando que por medio de ella (su simiente) llegaría la salvación. Dios sentenció que la mujer tendría dolores en sus partos, pero juntamente con ese dictamen, está el anuncio glorioso de la salvación que llegaría a través de su simiente.

A esto se refiere cuando dice: “pero (pese a su condenación y dolores) se salvará engendrando hijos”. La salvación llegaría por medio de ella a todos los que acepten al Señor Jesucristo como su único y suficiente Salvador personal. Ella (no una, tampoco se refiere a la primera ni a la última, sino todas las mujeres, porque está hablando en termino genérico) fue utilizada por Dios, como un canal de bendición que desciende de lo alto, por medio de los hijos que han engendrado a través de las generaciones que Dios preparó para que Su Hijo Eterno fuera manifestado en carne.



Volver al indice

¿Este sitio web ha sido de su interés? Envíe nuestra dirección a sus amigos.

www.EstudiosMaranatha.com