Preguntas Frecuentes

por Jack Fleming

N° 64

¿Cómo se puede interpretar el capítulo tres de Apocalipsis?

RESPUESTA

Cada párrafo y cada capítulo de la Biblia, debe interpretarse dentro de su propio contexto y del contexto general de las Sagradas Escrituras, porque en ella no pueden existir contradicciones, debido a que es la infalible Palabra de Dios.

Todo el libro del Apocalipsis es un libro profético. Cuando el Señor le entregó estas visiones al apóstol Juan le dijo: (Ap.1: 19) "Escribe las cosas que has visto, y las que son, y las que han de ser después de éstas". Esta primera revelación era relacionada con la iglesia (v.20) "son las siete iglesias".

Dios en Su infinita misericordia nos reveló toda la historia terrenal de la iglesia, la cual dividió en siete etapas por las que atravesaría la iglesia durante toda su estadía aquí en la tierra, hasta que volviera el Señor a buscarla. Estos períodos los consignó en cada una de las cartas que se mencionan hasta el capítulo tres, que es el último donde se menciona la iglesia aquí en la tierra, porque después de esto, el Señor la lleva a las moradas celestiales.

El cap. 4 comienza "Después de esto" ¿después de qué? Naturalmente de todo lo que ha dicho en los capítulos dos y tres, que corresponden a la historia de la iglesia en la tierra. Después de eso, comienza a revelar los sucesos celestiales, porque desde allí en adelante (Cap.4) la iglesia, la esposa de Cristo, está con Su Señor en el cielo; no la vuelve a nombrar en los acontecimientos terrenales. Por tanto, los cap. dos y tres describen la historia terrenal de la iglesia:

Ap.2:1-7 Efeso, que significa "Deseada" representa el período desde Pentecostés hasta el año 100 DC. Una iglesia donde el Señor aún está en medio de ella (Cristo-centro). Vr. 1 “anda en medio”.

Ap.2:8-11 Esmirna, ("Mirra") La mirra se empleaba para ungir los cuerpos de los muertos. Representa el período de las persecuciones, año 100 al 312. Desde la muerte del último apóstol hasta el surgimiento del emperador Constantino, quién viendo que con las brutales muertes de los creyentes en el circo romano no se podía exterminarlos, decidió insertar el Dios de los cristianos como uno más dentro de la gran galería de dioses que tenía el imperio, conservando el emperador su rango de divino y cabeza de todos ellos. Nace la iglesia Católica Romana. Como el decreto imperial era que todos, en forma “universal” debían aceptar esta nueva “fe”, la llamó “Católica”, que significa “universal”.

Ap.2:12-17 Pérgamo, ("Casamiento") 312 - 590 Cuando se casa con el estado (Roma) a través del decreto de Constantino que la transformó en una iglesia del Estado. Nombró Arzobispos y Cardenales, conservando él su título (además de emperador) de Sumo Pontífice, que era el título romano que representaba la cabeza de todos los dioses del imperio. Todos los sacerdotes de las diversas divinidades, llevaban el epíteto de “Pontífice”, naturalmente que el emperador debía ser “el Sumo pontífice”, el jefe de todos ellos. Creó toda una jerarquía eclesiástica paralela a la jerarquía imperial.

Ap.2:18-29 Tiatira, ("No se cansa de sacrificar") 590 - 1520 El remanente fiel y los Nicolaítas. Los Nicolaítas ya se habían manifestado en los tiempos de los apóstoles, Ap.2:6 y 15 que el Señor dice que “aborrece”, eran más bien un partido político que se había formado en el interior de la iglesia con los “falsos hnos. introducidos a escondidas” (Gal.2:4) que intentaban establecer un orden sacerdotal jerárquico constituido por pastores o “sacerdotes”, obispos, arzobispos, cardenales, que estarían sobre la iglesia. Su meta era nominar un hombre como cabeza terrenal de ese sistema que estaría centralizado en Roma. Fue en este período que logran nombrar el primer papa en el año 590, Gregorio I, antes de él eran solamente obispos de Roma, y comienza oficialmente el Césaro-papismo. Abarca desde el poder papal hasta la Reforma. Durante esta etapa de la iglesia, fue que el Señor levantó grandes hombres para que brillaran en medio de la profunda oscuridad: Wyclif, Jan Hus, Knox, etc. Muchos de ellos ardieron literalmente como antorchas para iluminar el camino de la reforma.

Ap.3:1-6 Sardis, ("Los que escapan") El Remanente fiel que salió y dio nacimiento a la Reforma. 1520 - 1750. Lutero, Calvino, Wesley y muchos otros grandes hombres de Dios que escaparon, después de luchar arduamente contra el sistema romanista y ver que desde adentro nada podían hacer. Es seguramente la más grande obra que el Espíritu Santo realizara desde los días de los apóstoles.

Ap.3:7-13 Filadelfia, ("Amor fraternal") 1750 – 1950. La iglesia fiel y verdadera, que pese a todos las envestidas de la iglesia mariana, y divisiones internas, llevó el evangelio a los lugares más apartados del mundo. Vr. 8 “he aquí, he puesto delante de ti una puerta abierta, la cual nadie puede cerrar; porque aunque tienes poca fuerza, has guardado mi palabra, y no has negado mi nombre”.

Ap.3:14-22 Laodicea, ("Juicio del pueblo") corresponde al último período de la iglesia aquí en la tierra antes que venga el Señor. Una iglesia tibia que le provoca nauseas al Señor (vr.16). Con muchas riquezas materiales, grandes templos, enormes coros, mucha música y grandes espectáculos, pero Cristo está fuera de ella, llamando a la puerta para que lo dejen entrar. Ap.3:20 "He aquí yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo". Aquí no se ve una vuelta de la iglesia al Señor, sino solamente que algunos, en forma personal e individual, logran escuchar la voz del Señor y salir de ese medio corrupto en que se ha transformado la iglesia profesante evangélica.

Después de esto comienza el capítulo 4 diciendo: “Después de esto miré, y he aquí una puerta abierta en el cielo; y la primera voz que oí, como de trompeta (1Ts.4: 16), hablando conmigo, dijo: Sube acá, y yo te mostraré las cosas que sucederán después de estas”. En este arrebatamiento al cielo del apóstol, está representado también el arrebatamiento de la iglesia, porque desde aquí en adelante no se vuelve a nombrar nunca más a ella sobre la tierra.

En conclusión, el capítulo tres de Apocalipsis, es parte integral de la revelación divina sobre la historia de la iglesia aquí en la tierra, correspondiéndole a Laodicea, la representación del último período de ella antes que venga el Señor a buscarla. Tristemente vemos que todo ello se cumple en nuestros días con extraordinaria precisión, como todo lo que ha anunciado el Señor que sucederá.

Tenemos una iglesia tibia, ocupada en acumular riquezas materiales con grandes espectáculos, suntuosos edificios, mucha música, coros, predicadores “estrellas”, pero Cristo está afuera, llamando por aquel hijo suyo que está en ese lugar que no le corresponde.

Ap.3: 17 “Tú dices: Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo”.Copiado ilegalmente de EstudiosMaranatha.com

Mt. 24: 37-39 “La venida del Señor será como en los días de Noé (Gn.6:5 toda la tierra estaba llena de violencia y maldad). Porque como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca, y no entendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos, así será también la venida del Hijo del Hombre”.



Volver al indice

¿Este sitio web ha sido de su interés? Envíe nuestra dirección a sus amigos.

www.EstudiosMaranatha.com