Preguntas Frecuentes

por Jack Fleming

N° 61

¿A cuál tiempo se refiere la profecía de Joel, cuando los ancianos soñarán sueños y los jóvenes verán visiones?

RESPUESTA

La pregunta en cuestión se encuentra en Joel capítulo 2: 28 donde dice: “Y después de esto derramaré mi Espíritu sobre toda carne, y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas; vuestros ancianos soñarán sueños, y vuestros jóvenes verán visiones”.

Para leer y comprender de forma inteligente cualquier párrafo, debe necesariamente entenderse dentro de su propio contexto. Aquí el mismo versículo comienza con una frase que es clave para una correcta interpretación: “Y después de esto”, lo cual liga en forma indivisible con lo expuesto anteriormente.

Todo lector serio de la Palabra tendrá necesariamente que responderse en primera instancia: “¿después de qué?. E imperiosamente necesitará leer el versículo anterior, y el anterior, donde dicen en su última frase respectivamente: (vr.26) “y nunca jamás será mi pueblo avergonzado”. Y en el vr. 27, que corresponde a la frase inmediatamente anterior al vr. 28 dice: “y mi pueblo nunca jamás será avergonzado”.

La división de la Biblia en capítulos y posteriormente en versículos, la realizó el hombre muchos siglos después de ser escrita, con el propósito de facilitar el estudio de ella. Ha sido una gran ayuda para los estudiantes serios de la Palabra de Dios, pero para los lectores superficiales ha sido motivo de confusión, porque no leen el pasaje dentro de su propio contexto. Esto ha dado origen a muchas sectas que han levantado un versículo (aislado de su contexto), como estandarte de lucha y división.

Por tanto, si leemos como corresponde el pasaje en consideración, dice: (vr. 26) “y nunca jamás será mi pueblo avergonzado”. (vr.27 y 28) “y mi pueblo nunca jamás será avergonzado. Y después de esto…”

El profeta Joel está recibiendo una revelación de Dios respecto a los postreros tiempos de Israel, al período correspondiente a la Gran Tribulación que vendrá sobre la tierra cuando la iglesia ya esté en sus moradas celestiales. Habla sobre los juicios y la guerra del Armagedón. Basta una simple lectura de todo el capítulo 2 para que cualquier lector lo pueda comprender, pero será muy conveniente leer también el capítulo 3.

El versículo 28 del capítulo dos, que es el origen de la pregunta, está dentro de una revelación que no se puede separar para entender correctamente lo que Dios dice.

Antes dice que su pueblo (Israel) no será nunca más avergonzado, humillado, derrotado, sino que será un tiempo cuando Israel vendrá a ser cabeza de las naciones. Nunca más estará por cola, es decir, lo último; muy por el contrario, vendrá a ser cabeza, la más importante sobre las naciones. Dt.28: 13 “Te pondrá Jehová por cabeza, y no por cola”.

En los versículos subsiguientes (30-31) Joel habla sobre el fin de los juicios, los cuales concluyen con la guerra del Armagedón. Y el versículo siguiente dice: “Porque en aquellos días, y en aquel tiempo en que haré volver la cautividad de Judá y de Jerusalén, reuniré a todas las naciones, y las haré descender al valle de Josafat, y allí entraré en juicio con ellas a causa de mi pueblo”.

Ahora está mencionando el juicio de las naciones del que nos habló el Señor en Mt. 25. Es decir, que el tiempo postrero de Israel al cual Dios está haciendo alusión en Joel 2: 28 cuando menciona los sueños y las visiones, es para el período final de la Gran Tribulación, cuando la iglesia ya no está en la tierra sino en las mansiones que el Señor nos fue a preparar. Para el momento que antecede al juicio de las naciones.

Este período es el final del gobierno del hombre sobre la tierra, para ser reemplazado por el gobierno del Señor que se extenderá por mil años. Para cuando: (Joel 3: 18-19) “Sucederá en aquel tiempo, que los montes destilarán mosto… y saldrá una fuente de la casa de Jehová (el templo del milenio Ez.40-43), y regará el valle de Sitim. Egipto será destruido”.

En consecuencia, queda de manifiesto que los postreros tiempos para la iglesia, difieren radicalmente de los postreros tiempos para Israel. Y no podría ser de otra manera, debido a que la iglesia es rescatada y sacada del escenario de este mundo por el Señor ANTES de la Gran Tribulación, e Israel pasará por esos juicios que durarán siete años, y al final, después de la guerra del Armagedón, todo Israel será salvo (Rm.11: 26).

Los postreros tiempos de la iglesia están separados en el tiempo y por un escenario mundial completamente diferente, con los postreros tiempos de Israel.

Entonces nos queda por aclarar ¿por qué Pedro el día de Pentecostés cita al profeta Joel como si esos fueran los postreros días para Israel? (Hch. 2: 16-17 “en los postreros días”). Ellos como judíos, solamente pensaban en la liberación plena de los de su nación, no solamente del yugo Romano, sino que en el cumplimiento del reino de gloria de Israel que habían anticipado los profetas del Antiguo Testamento.

No olvidemos que la última pregunta que registra la Biblia que le hicieron sus discípulos al Señor antes de subir al cielo fue: (Hch.1: 6) “Señor, ¿restaurarás el reino a Israel en este tiempo?

La predicación y oferta de salvación para Israel que Pedro hizo el día de Pentecostés, fue honesta, sincera y dirigida por el Espíritu Santo. Si ellos (los de su nación, a los cuales les estaba predicando) se hubieran convertido y aceptado nacionalmente a Jesús como a su Salvador; todo Israel hubiera sido salvo y habrían comenzado también todos los juicios que decía Joel. Porque el profeta Joel no solamente había hablado de los sueños y visiones, sino que más importante aún, de los juicios de la Gran Tribulación e incluso del juicio de las naciones.

Como hubo una parte de los judíos que creyó, hubo un cumplimiento parcial de la profecía de Joel en ese día. Pero la Gracia y Misericordia del Señor permitió, dejó que Israel cayera en su propia soberbia y endurecimiento, hasta que el tiempo de los gentiles se cumpliera y llegara su plenitud, es decir que el número de gentiles salvados estuviera completo, y tan solo entonces todo Israel será salvo; en los postreros tiempos de Israel, cuando el Señor los reúna y los traiga de los cuatro confines de la tierra (Is.11: 12).

Posteriormente Pablo, dirigiéndose a los gentiles que a esas alturas del tiempo ya eran una mayoría abrumadora dentro de la iglesia, dice en Rm.11: 25-26 “Porque no quiero, hermanos, que ignoréis este misterio para que no seáis arrogantes en cuanto a vosotros mismos; que ha acontecido a Israel endurecimiento en parte, hasta que haya entrado la plenitud de los gentiles; y luego todo Israel será salvo”.

En resumen, ¿a cuál tiempo se refiere la profecía de Joel? A los postreros tiempos de Israel, cuando el número de gentiles salvados haya llegado a su plenitud y el Señor se lleve a Su iglesia a las moradas celestiales; para el tiempo de la Gran Tribulación, para cuando el Espíritu del Señor abra sus ojos y corazones y “todo Israel será salvo”.



Volver al indice

¿Este sitio web ha sido de su interés? Envíe nuestra dirección a sus amigos.

www.EstudiosMaranatha.com