Preguntas Frecuentes

por Jack Fleming

N° 49

¿Habrá diferentes grados de castigos y premios en la eternidad?

RESPUESTA

La enseñanza que hayamos en la Biblia sobre esta materia es muy concluyente. La salvación es únicamente por medio de la fe, y la fe puesta exclusivamente en el Señor Jesucristo, porque no existe otro Salvador. Todo aquel que muere en esa fe bendita, va directamente al cielo, en cambio todos aquellos que fueron indiferentes o rechazaron la oferta de salvación van al lugar de tormento o infierno. En la eternidad efectivamente habrá diferentes grados de premios y castigos.

Veamos primeramente los que van al cielo. Dios dice en Su Palabra que sus almas van a Su presencia, pero cuando tenga lugar la primera resurrección, los creyentes lo harán con cuerpos glorificados, semejantes al cuerpo de gloria del Señor (Filp. 3: 21). En ese momento los que estén vivos en la tierra, juntamente con los que sus almas partieron a la presencia del Señor, serán llevados con cuerpos de gloria a las moradas celestiales (1Ts. 4: 16-17).

La Biblia enseña que todos los creyentes, cuando lleguemos al cielo con los cuerpos glorificados, habremos de comparecer ante el tribunal de Cristo (Rm.14: 10) "Porque todos compareceremos ante el tribunal de Cristo". 2Cor.5: 10) "Porque es necesario que todos nosotros (Pablo se incluye con todos los creyentes que constituyen la iglesia) comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo".

En ese tribunal no se juzgará ningún pecado para condenación, porque Cristo ya pagó por todos nuestros pecados (Col.2: 13) "Perdonándoos todos los pecados". (Rm.8: 1) "Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús".

Pero allí serán probadas todas nuestras obras, las que fueron realizadas en la carne, serán quemadas y arderán como la paja. (1Cor.3: 12-15) "Y si sobre este fundamento (Cristo Jesús) alguno edificare oro, plata, piedras preciosas, madera heno, hojarasca, la obra de cada uno se hará manifiesta; porque el día la declarará, pues por el fuego será revelada; y la obra de cada uno cual sea, el fuego la probará. Si permaneciere la obra de alguno que sobreedificó, recibirá recompensa. Si la obra de alguno se quemare, él sufrirá pérdida, si bien él mismo será salvo, aunque así como por fuego".

Nadie se perderá, ninguno será condenado, porque la salvación eterna no estará en juego, sino que solamente serán probadas las obras realizadas. Aquellas que fueron hechas en la carne serán quemadas, pero las que resistan el fuego de la prueba de Dios, recibirán recompensas, premios que el Señor repartirá.

En ese momento el Señor adornará a Su esposa, la iglesia, con las joyas que el mismo entregará. Por lo menos se nombran cinco diferentes coronas que repartirá.

Corona incorruptible (1Cor.9: 25-27) Para los victoriosos que han corrido la buena carrera y han peleado la buena batalla.

Corona de Vida (Ap.2:10) Para los mártires que han ofrendado sus vidas por amor a Cristo.

Corona de Gloria (1Pd.5: 1-4) Para los pastores que han servido fielmente.

Corona de Justicia (2Tm.4:8) Para todos los que aman su venida.

Corona de Gozo (1Ts.2: 19-20) Para los que han sido usados para salvación de los perdidos.

Ahora, respecto a los inconversos, sus almas van al lugar de tormento o infierno, pero ellos no resucitarán hasta después del reinado de mil años del Señor sobre la tierra, que la Biblia llama la segunda resurrección. Entonces todos ellos comparecerán ante el Gran trono blanco (Ap.20: 11-15).

En la parábola del siervo infiel de Lc. 12 dice en el verso 48 "Mas el que sin conocerla hizo cosas dignas de azotes, será azotado poco; porque a todo aquel a quien se le haya dado mucho, mucho se le demandará; y al que mucho se le haya confiado, más se le pedirá".

La enseñanza de la Biblia es que también los juicios de Dios serán proporcionales al grado de conocimiento y maldad que cada uno haya tenido. En el mismo evangelio de Lucas dice el Señor en 10: 12 "Y os digo que en aquel día será más tolerable el castigo para Sodoma, que para aquella ciudad". En muchas parábolas expresa esta verdad, que los premios y castigos serán proporcionales a lo que hayamos hecho aquí en la tierra. Lea la parábola de los talentos Mt. 25: 14-30.



Volver al indice

¿Este sitio web ha sido de su interés? Envíe nuestra dirección a sus amigos.

www.EstudiosMaranatha.com