Preguntas Frecuentes

por Jack Fleming

N° 322

Conversé con mi pastor (Pentecostal) sobre prácticas y doctrinas que creo no son bíblicas, especialmente al abuso de pedir tanto dinero a la gente y se ofendió mucho, especialmente cuando me refería a los pastores y al "apóstol" de mi iglesia, me dijo que yo estaba poniendo la Biblia como a mi Dios y por eso me acusó de idolatrar ese libro, de ser falto de espiritualidad y que no podía juzgar a los siervos de Dios. Me dijo que él no conocía más de 10 versos de la Biblia pero que en los 12 años que sirve al Señor, había sido bendecido grandemente por Él. Me reprochó que yo no quisiera predicar y es verdad, porque me siento muy mal de ser usado para traer gente a recibir una salvación falsa. ¿Qué puedo hacer?


RESPUESTA


Siempre digo que cada iglesia tiene el pastor que se merece. Creo que no se necesita mucho discernimiento para comprender que esa iglesia (como muchas otras) está muy lejos de la Palabra de Dios y de la verdadera sumisión que le debemos a las ordenanzas de nuestro bendito y glorioso Salvador expresadas en Su Santa Palabra, porque están más preocupados del dinero que de las almas.

El Señor Jesucristo nos mandó (Jn.5:39) "Escudriñad las Escrituras". Col 3:16 "La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros en toda sabiduría, cantando con gracia en vuestros corazones al Señor con salmos e himnos y cánticos espirituales".

El Señor en Su oración al Padre pide por esa Palabra Santa que se encuentra en el libro de Dios, la Biblia, diciendo: Jn 17:17 "Santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad".

Únicamente la Palabra de Dios ES verdad y solamente ella nos puede santificar, no la palabra de los hombres. El problema está que en nuestros días la mayoría de los líderes religiosos se han apartado de esa Palabra de Dios, porque es contraria a lo que ellos creen y practican.

Dios ha ordenado a través de la Biblia y de los labios del Señor de la gloria:

Mat 6:19 "No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrompen, y donde ladrones minan y hurtan;
Mat 6:20 sino haceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el orín corrompen, y donde ladrones no minan ni hurtan.
Mat 6:21 Porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón".
Mat 6:24 Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas".

Y contrariamente a esto, lo que más vemos y escuchamos en las iglesias de hoy, es acerca del dinero. Tal es así, que han tenido que cambiar el evangelio santo de Dios que se encuentra en las Sagradas Escrituras, por ese nuevo "evangelio", el de la prosperidad y la codicia.

Por lo tanto no debemos asombrarnos cuando un "pastor" admite que no sabe más de 10 versículos de la Biblia, pero sin embargo se considera grandemente "bendecido" por Dios, porque esta clase de líderes miden las "bendiciones" de acuerdo a los bienes materiales que han logrado obtener en este "negocio", negocio en el cual la Santa Biblia no tiene ningún lugar, es más, les molesta porque las enseñanzas de Dios son contrarias a sus prácticas mercantiles.

No olvidemos que esas fueron las prácticas de la Gran Ramera para enriquecerse en la antigüedad, prohibió leer la Biblia por decreto aprobado y firmado por el "infalible" supuesto sucesor de Pedro. Luego ordenó quemar las Biblias y posteriormente mandó a las hogueras de la "Santa Inquisición" a todos los hnos. fieles que ardieron como antorchas para iluminarnos el verdadero camino de la fe.

Hoy todos aquellos que se han prostituido con esa Gran Ramera, siguiendo las mismas artimañas de alejar al pueblo de Dios de las Sagradas Escrituras, aunque todavía no han llegado a esas medidas extremas que implantó Roma, pero sus estrategias son las mismas, para que esa ignorancia que ellos están cultivando en las iglesias evangélicas, la Biblia sea puesta de lado para que no sea un estorbo para sus corazones llenos de codicia. Y si alguno pretende obedecer a Dios antes que a los hombres, como nos manda la Palabra de Dios, esos hnos. son acusados de subversivos, anarquistas y he conocido lugares que han sido acusados hasta de "comunistas". Copiado ilegalmente de EstudiosMaranatha.com

Si alguien me acusara de "idolatrar" el libro Santo de Dios porque procuro escudriñarla diariamente con temor reverente, por someterme a Su voluntad expresada en la Santa Biblia, creo que me saldría de los más profundo de mi corazón un "gloria a Dios".

1Pe 4:14 "Si sois vituperados por el nombre de Cristo, sois bienaventurados, porque el glorioso Espíritu de Dios reposa sobre vosotros. Ciertamente, de parte de ellos, él es blasfemado, pero por vosotros es glorificado".

Cualquiera que estudie la Biblia en esas iglesias que se han alejado de Dios, será mirado como una persona "peligrosa" y prontamente será marginado hasta que finalmente sucederá lo inevitable, ese hno. se retira voluntariamente o será aislado hasta que la iglesia le diga que se vaya, para que no "contagie" con esas doctrinas extrañas que están en el libro de Dios, al resto de la congregación. Dicen para justificar sus decisiones como líderes: "cuando en un cajón de manzanas una se pudre, es mejor botar la que está podrida antes que se pudra todo el resto". El hno. que obedece al Señor de escudriñar las Escrituras, hoy es comparado a uno que está podrido.

En consecuencia no debemos extrañarnos cuando estos comerciantes de la fe se molestan de sobremanera, cuando alguno de los hnos. de sus congregaciones pretende obedecer a Dios antes que a ellos. Cualquiera que estudie y escudriñe la Biblia será considerado como una persona peligrosa, conflictiva, que viene a derrumbar su mundo de "bendiciones terrenales" que obtienen con ese negocio donde trafican con las almas de las personas.

Hoy acusan de idolatrar la Biblia a quién obedezca al Señor y no a ellos que quieren mantener al pueblo de Dios en la ignorancia para poder seguir explotándolos. También acuñaron otra frase famosa que se escucha en muchas "iglesias" de nuestros días: "No lea la Biblia porque la letra mata".

Aún el apóstol Pablo fue acusado de algo similar por los enemigos de la Palabra de Dios y le acusaban: Hch 26:24 "Diciendo él estas cosas en su defensa, Festo a gran voz dijo: Estás loco, Pablo; las muchas letras te vuelven loco".

En mi larga vida de creyente y en varios países que el Señor me ha concedido conocer y trabajar, he podido ver que no es un problema cultural o de dominio de la iglesia católica romana, sino que es una de las manifestaciones que el Señor indicó que sucedería en los últimos tiempos para la iglesia acá en la tierra antes de Su venida por los Suyos, cuando muchos (Ap.17:3-5) grandes y pequeños, reyes y moradores de la tierra se están embriagando con el vino de su fornicación, con quien está vestida de púrpura y escarlata, adornada de piedras preciosas y de perlas, que tiene en la mano un cáliz de oro lleno de abominaciones y de nombres de blasfemia y de la inmundicia de su fornicación.

En este tiempo, que son los últimos tiempos para la iglesia antes que el Señor nos lleve a las moradas que nos fue a preparar, los apóstatas (llenos de "títulos" y nombres de blasfemia) se consideran ricos como frutos de su comercio de almas. Y el Señor les dice:

Ap 3:17 "Porque tú dices: Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo.
Ap 3:18 Por tanto, yo te aconsejo que de mí compres oro refinado en fuego, para que seas rico, y vestiduras blancas para vestirte, y que no se descubra la vergüenza de tu desnudez; y unge tus ojos con colirio, para que veas".

Su pregunta es ¿Qué puede hacer en la condición que se encuentra en esa iglesia? La respuesta es la misma que indiqué anteriormente. Sale ahora "voluntariamente" de ese lugar o finalmente será puesto fuera de la iglesia. Porque los líderes que han implantado ese sistema que les ha resultado muy lucrativo, no van a sacrificar absolutamente nada por complacerlo a Ud., es más, defenderán con todas sus fuerzas, artimañas y amenazas del infierno, todo lo que poseen, ellos no van a cambiar.

Hch 4:19 "Mas Pedro y Juan respondieron diciéndoles: Juzgad si es justo delante de Dios obedecer a vosotros antes que a Dios"



Volver al indice

¿Este sitio web ha sido de su interés? Envíe nuestra dirección a sus amigos.

www.EstudiosMaranatha.com