Preguntas Frecuentes

por Jack Fleming

N° 317

Judas 14 dice que: "De éstos también profetizó Enoc, séptimo desde Adán" ¿Dónde aparece en la Biblia esa profecía de Enoc que cita Judas?


RESPUESTA


Existen varios registros judíos que fueron conservados por los rabinos, principalmente aquella Palabra bendita de nuestro Dios eterno, que ellos fueron encargados de preservar a través del tiempo.

Rom 3:1 ¿Qué ventaja tiene, pues, el judío? ¿o de qué aprovecha la circuncisión?
Rom 3:2 Mucho, en todas maneras. Primero, ciertamente, que les ha sido confiada la palabra de Dios.

Dios confió a los judíos esa preciosa tarea de preservar y cuidar la Palabra eterna del Dios de la gloria, algo que ellos han hecho con mucho celo a través de los siglos.

Entre otros escritos que ellos conservaron según sus tradiciones, se hicieron varias menciones que aunque fueron ciertas, el Espíritu Santo no consideró como inspirado por Dios o importante para el propósito para el cual Dios había entregado la Biblia al hombre.

Por ejemplo en los libros del Pentateuco, los cinco primeros libros de la Biblia, no se menciona los nombres de los magos de faraón que se enfrentaron a Moisés, pero en el Nuevo Testamento Pablo escribiendo su 2ª epístola a Timoteo le dice en el cap. 3:8 "Y de la manera que Janes y Jambres resistieron a Moisés, así también éstos resisten a la verdad; hombres corruptos de entendimiento, réprobos en cuanto a la fe".

¿Cómo supo Pablo los nombres de esos magos de faraón que no se registran en el Antiguo Testamento? Mi respuesta aunque le parezca muy simple, es la que creo en mi corazón y acepto porque creo firmemente que TODA la Biblia tiene un solo autor, Dios. El mismo Espíritu Santo que guió a Moisés a escribir los primeros 5 libros de la Biblia, es el mismo Espíritu Santo que inspiró y reveló a Pablo los nombres de Janes y Jambres.

Bien pudo ser una revelación escrita en alguna de las otras escrituras que tenían los judíos, que sin formar parte de la inspiración divina, al confirmar Pablo sus nombres (Janes y Jambres) en el Nuevo Testamento, sabemos que es verdad, no porque lo afirma alguna escritura antigua, sino porque lo dice Dios a través del Espíritu Santo en el Nuevo Testamento, que es el mismo Espíritu Santo que inspiró a Moisés, porque TODA la Escritura (el Antiguo y el Nuevo Testamento) es la Palabra de Dios, entregada por diversos instrumentos humanos en la sucesión de los siglos, pero el Autor siempre es Uno solo, Dios.

2Ti 3:16 "Toda la Escritura es inspirada por Dios"

Si aceptamos solamente una parte de la Biblia y otros contenidos no confiamos que sean revelados por el mismo Dios, estaríamos rechazando la verdad expresada en la Biblia que "Toda la Escritura es inspirada por Dios". Y automáticamente la Biblia dejaría de ser "La Palabra de Dios", para transformarla en simple palabra de los hombres.

Es lo que sucede con algunos y "algunas" personas que no les agrada aquello que Pablo declara en ciertos pasajes, y de forma temeraria e irreverente declaran que "eso lo dice Pablo", para insinuar de una forma mordaz, que eso no lo dice Dios, sino que Pablo, el hombre.

La misma situación se presenta con aquellos que solamente aceptan como verdadero y creíble sin apelación, solamente cuando lo ha dicho directamente el Señor Jesucristo, pero no así lo que ha sido registrado por alguno de los instrumentos humanos que Dios utilizó para revelar Su Palabra. Están declarando tácitamente que en la Biblia existen dos revelaciones diferentes, una que es declarada directamente por el Señor Jesucristo, y otra, que correspondería a una revelación de "segunda categoría" la entregada por instrumentos humanos, que Dios utilizó para revelarnos Su Palabra en la Biblia.

Esta nueva "filosofía" que ha introducido el enemigo de las almas entre el pueblo de Dios, se ve claramente cuando han publicado Biblias que tienen en color rojo las palabras del Señor Jesucristo, y la de otros en color negro. Esto es para destacar y separar lo dicho por el Señor, que sería lo indiscutible; de aquello que Dios ha revelado a través de hombres y ángeles, lo cual se podría objetar y cuestionar, dejando como revelación directa de Dios únicamente lo que dijo Jesús, y otra de menor categoría que aparece con letras negras. Esto se contradice claramente con lo dicho por Dios: "TODA la Escritura es inspirada por Dios". Copiado ilegalmente de EstudiosMaranatha.com

Lo que Dios ha declarado en toda la Biblia, tiene el mismo valor que lo dicho por Jesús durante Su ministerio terrenal; porque de lo contrario la Biblia dejaría de ser La Palabra de Dios, para afirmar lo que muchos nuevos "teólogos" han propagado como un virus, para intoxicar la fe y las doctrinas de la Infalible Palabra de Dios; cuando ellos sostienen que la Biblia "contiene" la Palabra de Dios, para dejar de ser aquello por lo cual muchos fieles hermanos en la antigüedad dieron sus vidas y ardieron en las hogueras de "La Santa Inquisición", para iluminarnos el verdadero camino de la fe, que la Biblia ES la infalible Palabra de Dios.

Existieron otros registros que también se mencionan en la Biblia. Sabemos que el 75% del Nuevo Testamento fue escrito por Pablo, pero no todo lo que escribió el apóstol Pablo, el Espíritu Santo lo consideró necesario para formar parte de la Santa Biblia, como es el caso de la epístola que Pablo dijo haber escrito a la iglesia de Laodicea que estaba ubicada en lo que hoy es parte de Turquía.

Col 4:16 "Cuando esta carta haya sido leída entre vosotros, haced que también se lea en la iglesia de los laodicenses, y que la de Laodicea la leáis también vosotros".

Lo mismo podemos decir del libro de Enoc que menciona Judas, el hermano de Santiago. Aunque legítimamente fue escrito en una etapa de la historia de la humanidad, el Espíritu Santo nunca consideró ese libro como parte integrante de la Santa Biblia, ni los judíos hasta el día de hoy.

Considerando que Dios encomendó a ellos el cuidado y preservación de las Sagradas Escrituras (Rm.3:2), obviamente estamos hablando de las que comprenden el Antiguo Testamento, porque los judíos perdieron ese privilegio sacro de cuidar de las Escrituras que comprenden el Nuevo Testamento, debido a su obstinado rechazo a la Persona Santa y bendita del Señor Jesucristo cual Hijo de Dios y Salvador. Naturalmente que es fundamental conocer los libros que los judíos consideran Sagrados e Inspirados por Dios en el Antiguo Testamento, y ellos jamás han creído que el libro de Enoc sea parte del Antiguo Testamento.

Los judíos reconocen los mismos 39 libros que nosotros tenemos en nuestras Biblias en el Antiguo Testamento, como parte de sus libros Sagrados. Los católicos han sido los únicos que añadieron libros Apócrifos, y todos ellos están en el Antiguo Testamento.

Puede leer sobre los libros Apócrifos, que los romanistas añadieron en el Antiguo Testamento y las razones que éstos tuvieron para insistir hasta nuestros días, para incluirlos en el canon de sus Biblias, en el mensaje Nº 33 que está en nuestra sección MENSAJES.



Volver al indice

¿Este sitio web ha sido de su interés? Envíe nuestra dirección a sus amigos.

www.EstudiosMaranatha.com