Preguntas Frecuentes

por Jack Fleming

N° 316

¿Estamos viviendo el último avivamiento de la iglesia? Las iglesias se llenan.


RESPUESTA


En repetidas ocasiones he dicho que creo firmemente que estamos viviendo la etapa más interesante de la iglesia, estamos en los últimos días de la iglesia en la tierra y la venida del Señor por Su esposa se anuncia a grandes voces.

Mat 16:2 "Mas él respondiendo, les dijo: Cuando anochece, decís: Buen tiempo; porque el cielo tiene arreboles.
Mat 16:3 Y por la mañana: Hoy habrá tempestad; porque tiene arreboles el cielo nublado. ¡Hipócritas! que sabéis distinguir el aspecto del cielo, ¡mas las señales de los tiempos no podéis!"

Mar 13:28 "De la higuera aprended la parábola: Cuando ya su rama está tierna, y brotan las hojas, sabéis que el verano está cerca.
Mar 13:29 Así también vosotros, cuando veáis que suceden estas cosas, conoced que está cerca, a las puertas.
Mar 13:30 De cierto os digo, que no pasará esta generación hasta que todo esto acontezca".

Creo con todo mi corazón, y los hnos. fieles en el mundo entero perciben lo mismo, que estamos en los últimos tiempos para la iglesia acá en la tierra y corresponden al gran avivamiento de LA APOSTASÍA.

Dios en Su infinita misericordia nos reveló cómo habrían de ser estos últimos días, tiempos peligrosos, los comparó a los días de Noé:

Mat 24:37 "Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre".

¿Y cómo dice que fueron esos días de Noé previos al diluvio?

Gen 6:5 "Y vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal".

Es lo mismo que Dios nos advirtió que ocurriría con la generación que habría de estar presente para ese magno acontecimiento cuando el Señor venga por Su iglesia.

2Ti 3:13 "mas los malos hombres y los engañadores irán de mal en peor, engañando y siendo engañados".

2Tes 2:11 "Por esto Dios les envía un poder engañoso, para que crean la mentira,
2Tes 2:12 a fin de que sean condenados todos los que no creyeron a la verdad, sino que se complacieron en la injusticia".

Dios nunca ha dicho la mentira que predican en muchas iglesias, que finalmente TODOS se convertirían con la predicación del evangelio. Recuerdo hace muchos años haber escuchado a estos falsos profetas que anunciaron que Guatemala sería para Cristo, que Costa Rica sería para Cristo, y se pasearon hasta Chile repitiendo la misma falsa profecía, arrastrando muchos discípulos y mucho dinero.

Todos esos engaños fueron creídos únicamente por aquellos que no leen las Sagradas Escrituras, porque bien sabemos que allí Dios nos dice que la única nación que será finalmente para Cristo, es Israel, y esto no ocurrirá hasta que la iglesia sea llevada por el Señor a las mansiones celestiales que nos fue a preparar.

Rom 11:25 "Porque no quiero, hermanos, que ignoréis este misterio, para que no seáis arrogantes en cuanto a vosotros mismos: que ha acontecido a Israel endurecimiento en parte, hasta que haya entrado la plenitud de los gentiles;
Rom 11:26 y luego todo Israel será salvo"

En nuestros días, los comerciantes de la fe tanto han mentido y robado al pueblo, que han terminado creyendo su propia mentira del diezmo, las primicias, los "pactos", los "conciertos musicales", los "seminarios", los "eventos", la venta de comida que hnas. laboriosas colaboran con productos para cocinar y luego vender. Todo es un comercio vergonzoso que hacen en lo que debería ser la casa de Dios y ellos lo han transformado en cueva de ladrones, como les dijo el Señor al comienzo de Su ministerio a los religiosos hipócritas de esa época, y luego al finalizar Su ministerio.

Antiguamente en las iglesias se percibía el grato aroma de la presencia del Espíritu Santo, hoy solamente se huele el olor inconfundible de frituras y comidas que luego venden sin ninguna vergüenza en la que debería ser la casa de Dios. Y a todo esto habría que añadir la venta de rifas, entradas para diversos espectáculos, concursos de bellezas y una lista interminable de artimañas que han elaborado para sacar dinero de los hnos. que con mucho esfuerzo se han ganado honradamente el sueldo para el sustento de sus familias y luego se ven despojados por estos pastores inescrupulosos, "pastores asalariados" como los llamó el Señor.

Jn 2:13 "Estaba cerca la pascua de los judíos; y subió Jesús a Jerusalén,
Jn 2:14 y halló en el templo a los que vendían bueyes, ovejas y palomas, y a los cambistas allí sentados.
Jn 2:15 Y haciendo un azote de cuerdas, echó fuera del templo a todos, y las ovejas y los bueyes; y esparció las monedas de los cambistas, y volcó las mesas;
Jn 2:16 y dijo a los que vendían palomas: Quitad de aquí esto, y no hagáis de la casa de mi Padre casa de mercado!"

Como podemos ver esos hipócritas no aprendieron nada de la dura reprensión, porque al término de Su ministerio se repite la misma ira del Señor:

Mat 21:12 "Y entró Jesús en el templo de Dios, y echó fuera a todos los que vendían y compraban en el templo, y volcó las mesas de los cambistas, y las sillas de los que vendían palomas;

Mat 21:13 y les dijo: Escrito está: Mi casa, casa de oración será llamada; mas vosotros la habéis hecho cueva de ladrones".

Dios nos advirtió en Su Palabra de estos tiempos peligrosos que vendrían, especialmente cuando aquel día se acercara. No solamente diciendo que los malos hombres y los engañadores irán de mal en peor, engañando y siendo engañados, sino del comercio vergonzoso y denigrante que habrían de realizar en las iglesias, donde harían mercadería hasta con las cosas santas de Dios.

2Pe 2:2 "Y muchos seguirán sus disoluciones, por causa de los cuales el camino de la verdad será blasfemado,
2Pe 2:3 y por avaricia harán mercadería de vosotros con palabras fingidas".

En Apocalipsis, cuando describe los juicios que caerán sobre la Gran Ramera y sobre todos aquellos que se prostituyeron con ella, les dice que todas las mercaderías que habían traficado para enriquecerse serán consumidas en ese juicio divino. Y lo notable que entre todas las mercaderías con las cuales traficaron, se menciona (Ap.18:13) las "almas de hombres".

Jud 1:11 "¡Ay de ellos! porque han seguido el camino de Caín, y se lanzaron por lucro en el error de Balaam, y perecieron en la contradicción de Coré.
Jud 1:12 Estos son manchas en vuestros ágapes, que comiendo impúdicamente con vosotros se apacientan a sí mismos; nubes sin agua, llevadas de acá para allá por los vientos; árboles otoñales, sin fruto, dos veces muertos y desarraigados"

De estos comerciantes que hoy han levantado muchas "iglesias" es que nos está advirtiendo el Señor que existiría al final de los tiempos. Por este motivo describe la última iglesia de una forma muy precisa, que identifica muy bien las iglesias de estos empresarios de la fe.

Ap. 3:17 "Porque tú dices: Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo".

Y el Señor en Su infinita misericordia continúa llamando desde afuera de esos recintos al arrepentimiento:

Ap 3:20 "He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo".

Pero todo esto habría de cumplirse como Dios anticipó en Su Palabra:

Hch 20:29 "Porque yo sé que después de mi partida entrarán en medio de vosotros lobos rapaces, que no perdonarán al rebaño.
Hch 20:30 Y de vosotros mismos se levantarán hombres que hablen cosas perversas para arrastrar tras sí a los discípulos". Copiado ilegalmente de EstudiosMaranatha.com

Lo que estamos siendo testigos es aquello que Dios nos advirtió en Su Palabra que habría de suceder, especialmente cuando aquel día se acercara. Hombres sin temor de Dios harían mercadería de vosotros con palabras fingidas y arrastrarían a muchos que por engaño y no escudriñar las Escrituras, serían atrapados en sus redes.

Ciertamente estamos viviendo un gran avivamiento, pero el avivamiento de la APOSTASÍA como lo predijo el Señor en Su Palabra. Las iglesias se llenan como Ud. muy bien dice, pero eso se debe a que estos mercaderes de la fe han abierto las puertas al mundo para introducir la mayor cantidad de personas a los "espectáculos" que ofrecen en esos lugares (donde Cristo está afuera, llamando a la puerta para que lo dejen entrar y acepten el regalo de la salvación gratuita).

Han llenado lo que debería ser la casa de Dios, con gente del mundo que acuden atraídos por la música del mundo, baile, danzas, gritos, jolgorio, aplausos, gritos de euforia y todo aquello que los puede arrastrar a un delirio idiotizante, como la entretención de los "sopladores" donde muchos se presentan para ser parte de la entretención y otros tantos participan recibiendo a quienes estos "sopladores" hacen caer al suelo.

También presentan como parte de su diversión a los curanderos y exorcistas, los infaltables "profetas" (adivinos y agoreros) y también a las pitonisas. Todos quienes no solamente son cómplices y forman parte del espectáculo, sino que además muchos de ellos reciben un salario por su colaboración. Sus estrategias están sincronizadas para asegurar un mayor ingreso y dejar a la concurrencia con los bolsillos vacíos.

Dios con mucha solemnidad y claridad nos ha advertido que todo esto ocurriría antes de la venida del Señor por Su iglesia, tiempo en el cual estos empresarios de la fe se corromperían y prostituirían con la Gran Ramera, siguiendo sus tácticas y buscando atraer la mayor cantidad de incautos, en una unión poligámica donde lo único que importa es el poder y el dinero.

Por este motivo el juicio divino finalmente no será únicamente contra Roma, la cual Dios describe como la Gran Ramera, y hasta los romanistas lo admiten en sus Biblias católicas donde añaden la interpretación oficial de esa organización religiosa. Allí podemos leer por ejemplo en la Biblia católica "Jerusalén" en la pág. 1782 cuando comenta sobre la fuerte descripción que hace Dios de Ap.17: 1-6, cito textualmente de esa Biblia católica:

"Ven, que voy a mostrar el juicio de la célebre Ramera, que se sienta sobre las aguas, con ella fornicaron los reyes de la tierra, y los habitantes de la tierra se embriagaron con el vino de su prostitución.

Me trasladó en el espíritu al desierto, y vi una mujer, sentada sobre una Bestia de color escarlata, cubierta de títulos blasfemos (también los pseudo evangélicos exhiben hoy pomposamente muchos "títulos" que han copiado de los marianos); la Bestia tenía siete cabezas y diez cuernos".

La mujer estaba vestida de púrpura y escarlata (púrpura y rojo son los colores eclesiásticos de los romanistas y que hoy también muchos pastores y "obispos" evangélicos lucen orgullosamente), resplandecía de oro, piedras preciosas y perlas; llevaba en su mano una copa de oro llena de abominaciones, y también las impurezas de su prostitución, y en su frente un nombre escrito: La Gran Babilonia, la madre de las rameras y de las abominaciones de la tierra. Y vi que la mujer se embriagaba con la sangre de los santos y con la sangre de los mártires de Jesús".

En su comentario al pié de la pág. añaden textualmente: "La siete cabezas son las siete colinas de Roma y los diez cuernos, diez reyes vasallos". Y en la pág. anterior donde también se refiere a la misma Gran Ramera, ellos sin ningún tapujo dicen abiertamente en el comentario de la pág. (1781) Aquí Babilonia = Roma.

Dios ha prometido un juicio que espera a la Gran Ramera que está sentada sobre muchas aguas. Las aguas en este libro de simbolismos del Ap. significan como lo dice en el mismo Cap. 17 de Ap : "Me dijo también: Las aguas que has visto donde la ramera se sienta, son pueblos, muchedumbres, naciones y lenguas".

Esto incluye en ese juicio divino no solamente al Vaticano, sino que a todos los comerciantes de la fe que se han prostituido junto a esa Gran Ramera siguiendo las mismas estrategias y alianzas con los reyes y poderosos de la tierra. Ap 17:2 "con la cual han fornicado los reyes de la tierra, y los moradores de la tierra se han embriagado con el vino de su fornicación".

Por lo tanto no hemos de extrañarnos que hoy las "iglesias" se llenen, pero del mundo. Conozco un pastor bautista que había servido fielmente durante muchos años en una iglesia, pero como los diáconos y el directorio de esa iglesia no veían crecer la congregación, le pidieron al pastor que trajera un conjunto musical (naturalmente pagándoles un sueldo), para que se presentara en las reuniones e hiciera cantar, aplaudir y contornearse a la congregación al ritmo de la música, la consideración de esos hombres era que esas actividades atraería más gente.

Pero este fiel siervo de Dios no quiso seguir la moda del mundo, finalmente le pidieron la renuncia y trajeron un pastor joven que les entregó todo aquello que los líderes de esa iglesia querían, incluyendo una gran concurrencia en cada reunión que obtuvo fácilmente con las prácticas mercantiles que utilizan los Neo evangélicos, pero hoy la gran ausente allí es la Palabra de Dios.

¿Cómo una persona sensata y honesta que escudriñe las Sagradas Escrituras, podría creer que en las grandes multitudes están congregados los hijos de Dios? ¿Qué podría significar la puerta estrecha y el camino angosto del cual habló el Señor? ¿No dijo el Señor que somos una manada pequeña y que son pocos los que se salvan? Más aún en nuestros días que son los últimos tiempos.

Al igual cuando en un lugar están constantemente pescando, finalmente quedarán muy pocos peces y será muy difícil sacar alguno, eso es lo que debería suceder en nuestros días que son los últimos días para la iglesia en la tierra, los que queden por salvarse serán escasos, razón por la cual sería muy extraño que en una verdadera iglesia de Dios, donde se predique la Palabra sin las entretenciones y añadiduras que han incluido en nuestros días, ese lugar sea desbordado por grandes multitudes.

Lo que hoy estamos siendo testigos es un gran avivamiento, pero de la APOSTASÍA.



Volver al indice

¿Este sitio web ha sido de su interés? Envíe nuestra dirección a sus amigos.

www.EstudiosMaranatha.com