Preguntas Frecuentes

por Jack Fleming

N° 305

Luna nueva Col.2:16 ¿Por qué menciona aquí, luna nueva?


RESPUESTA


El pasaje bíblico dice:

Col 2:16-17 "Por tanto, nadie os juzgue en comida o en bebida, o en cuanto a días de fiesta, luna nueva o días de reposo, todo lo cual es sombra de lo que ha de venir; pero el cuerpo es de Cristo".

Los judaizantes en los días de los apóstoles insistían en imponer abstinencias alimenticias, rituales y celebración de festividades establecidas en la ley para el pueblo terrenal de Dios, Israel, pero que en el Nuevo pacto de la gracia (Nuevo Testamento), no tenían ninguna relevancia, porque todo aquello que en los tiempos de la ley se ordenaba cumplir, era en esa condición que lo expresa Pablo en Gal 3:24 "De manera que la ley ha sido nuestro ayo, para llevarnos a Cristo, a fin de que fuésemos justificados por la fe".

"Ayo" era el esclavo que se ocupaba de las labores de educación de los hijos de su señor al cual servían. En ese paralelismo ubica el apóstol la tarea que tenía la ley, fue provista por Dios al hombre, para educarnos y llevarnos a la verdad que en el Antiguo Testamento fueron expresadas en símbolos.

Es lo que confirma acá en Col. 2: 17 fueron "sombras de lo que había de venir", es decir, Cristo, Dios manifestado en carne quien vino para cumplir con todas esas figuras y símbolos que eran "sombras" de la obra sublime que el Señor habría de consumar en la cruz.

Pero con la venida de Cristo, quien es la realidad misma de todas las cosas que señalaba la ley a través de figuras y ceremonias, todas esas cosas que eran sombras, hoy carecen de valor e insistir en observar esas festividades y ceremonias, equivale a negar la realidad que Cristo cumplió con todos esos simbolismos en su cuerpo y obra que vino a realizar para rescatar al pecador de la condenación eterna.

Dios ha expresado de forma muy contundente en Su infalible Palabra cuando dice en Heb. 10:1 "Porque la ley, teniendo la sombra de los bienes venideros, no la imagen misma de las cosas, nunca puede, por los mismos sacrificios que se ofrecen continuamente cada año, hacer perfectos a los que se acercan".

Y hoy en el pacto de la gracia para la iglesia el apóstol Pablo bajo la inspiración del Espíritu Santo añade con dolor:

Gal 4:9 "mas ahora, conociendo a Dios, o más bien, siendo conocidos por Dios, ¿cómo es que os volvéis de nuevo a los débiles y pobres rudimentos, a los cuales os queréis volver a esclavizar?
Gal 4:10 Guardáis los días, los meses, los tiempos y los años.
Gal 4:11 Me temo de vosotros, que haya trabajado en vano con vosotros".

En esta consideración quedan todas las festividades solemnes que se celebraban dentro del calendario judío para expresar esas "sombras" en el año judío, porque todas ellas debían celebrarlas una vez al año conforme lo designó Dios en Lev. 23 para el pueblo terrenal en la ley de Moisés.

1.- La Pascua (vrs. 4-5) Calendario judío Mes de Nisán día 14, Calendario Occidental: marzo-abril

2.- Panes sin levadura (v.6-8) Calendario judío Nisán días 15-21, Cal. Occidental: marzo-abril

3.-Las primicias (v.9-14) Calendario judío Nisán día 16, Cal.Occidental: marzo-abril

4.- Pentecostés (v.15-22), mes de Siván 50 días después de la cosecha, Cal.Occidental: mayo-junio

5.- Trompetas (v.23-25), mes de Tishri 1, 2. Cal. Occidental: Sept. Octubre

6.- Expiación (Yom Kippur) v.26-32, mes de Tishri 10. Cal. Occidental: Sept.Octubre

7.- Tabernáculos (v.33-44), mes de Tishri 15-22, Cal. Occidental: Sept.Octubre

Puede leer más sobre las 7 fiestas solemnes en la respuesta Nº 282Copiado ilegalmente de EstudiosMaranatha.com

La referencia que hace Col 2:16-17 a la luna nueva: "Por tanto, nadie os juzgue en comida o en bebida, o en cuanto a días de fiesta, luna nueva o días de reposo, todo lo cual es sombra de lo que ha de venir; pero el cuerpo es de Cristo"; es para indicar el principio del mes que marcaba además del sacrificio mensual que debían ofrecer el primer día de cada mes (Nm.28:11), también la cuenta mensual del año judío, que a diferencia del calendario occidental que es solar (365 días al año y el mes aprox. de 30 días), el calendario judío era lunar, la luna nueva marcaba el inicio de cada mes por el cual debían regirse las festividades religiosas.

Por lo tanto cuando menciona acá en Col 2:16 "días de fiesta y luna nueva" es para señalar la inoperancia de esas festividades en la iglesia que no está sujeta a la ley, sino al nuevo pacto de la gracia. Lo cual viene a demostrar lo estéril e insultante que es para esa obra completa que realizó Cristo y anuló esa ley pasada.

Ef 2:15 "aboliendo en su carne (o como lo expresa literalmente en Col 2:17 "en el cuerpo de Cristo") las enemistades, la ley de los mandamientos expresados en ordenanzas"

Col 2:14 "anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz".

Resulta extremadamente ofensivo para la obra de Cristo que cumplió con todas esas demandas de la ley y la clavó en la cruz, desde donde resucitó únicamente el Señor glorificado; cuando hoy los comerciantes de la fe, por lucro, pretenden "resucitar" también esas festividades que quedaron abolidas, anuladas. Aunque para ser justos, hay que señalar que la única "festividad" que les ha interesado "resucitar" de las 7 que se mencionan en Levíticos 23, es la grotesca reproducción que pretenden hacer de la que ellos clasifican como "fiesta de las primicias" para celebrarla ("cobrar") todos los meses, porque es la única en la cual vieron que podían obtener beneficios económicos a expensas de la buena fe e ignorancia de las Escrituras que la mayoría de los cristianos tienen en nuestros días.

En la verdadera fiesta de las primicias que ordenó Dios en la ley, debían sacrificar un cordero de un año en holocausto (Lv.23:12). Hoy lo único que sacrifican es el presupuesto familiar de la congregación que se ha dejado engañar, complicidad por la cual, aquellos que verdaderamente son hijos de Dios que se encuentren allí, deberán rendir cuentas un día ante el Tribunal de Cristo por este vulgar remedo de celebración mensual de lo que ofensivamente llaman "Fiesta de las primicias (y diezmos)", sin importarles las solemnes advertencias que nos hace Dios en Su Palabra:

Heb 7:18 "Queda, pues, abrogado el mandamiento anterior a causa de su debilidad e ineficacia"

Rom 6:14 "no estáis bajo la ley, sino bajo la gracia".

Rom 7:6 "Pero ahora estamos libres de la ley" (Aunque no TODOS, porque a muchos aún los tienen sometidos al pago de "las primicias" y esto todos los meses: Diezmos y primicias, es la estrofa que recitan en todas las iglesias que están dirigidas por los mercaderes de la fe).

Dios ha dicho enfáticamente que todas esas "festividades" de la ley, que eran regidas por la luna llena que marcaba el inicio de cada mes, están anuladas y que fueron clavadas en la cruz (Col 2:14) juntamente con toda la ley que fue nuestro ayo para llevarnos a Cristo. Pero hoy los que se dedican al comercio de la fe, han logrado "resucitar" con mucho éxito para sus beneficios personales, aunque desprecian claramente la obra completa y perfecta de Cristo que vino a cumplir con todas las demandas de la justicia y santidad de Dios, anulando todas esas sombras y figuras que ellas señalaban.

Gal 4:10 "Guardáis los días, los meses, los tiempos y los años.
Gal 4:11 Me temo de vosotros, que haya trabajado en vano con vosotros".



Volver al indice

¿Este sitio web ha sido de su interés? Envíe nuestra dirección a sus amigos.

www.EstudiosMaranatha.com