Preguntas Frecuentes

por Jack Fleming

N° 301

¿Cómo puedo comenzar una reunión cristiana en mi hogar ahora que no voy a ninguna iglesia?


RESPUESTA


La definición de iglesia que nos entregó el Señor fue Mat 18:20 "Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos". Lo fundamental es que el Señor esté en medio nuestro. Y entender que congregarse en Su nombre, implica hacer lo que Él ha dispuesto en Su Palabra, por lo tanto el número mínimo que estableció el Señor para constituir una iglesia local son dos o tres, pero siempre que el Señor también esté presente.

El lugar donde nos congregamos en Su Nombre es santo, porque Él está en medio nuestro. Recordemos cuando el Señor de la gloria se presentó ante Moisés en la zarza le dijo: "el lugar en que tú estás, tierra santa es", ese lugar era santo, porque el Santo de los santos estaba presente allí, por lo tanto debemos mostrar la máxima reverencia en Su presencia.

Es importante enseñar a los niños a estar tranquilos y que también puedan sacar provecho de esa reunión, y eso lo lograrán solamente si están atentos a la Palabra que se estará analizando. Para esto es importante captar su atención haciéndoles preguntas directas y que ellos se puedan integrar y sentirse parte de esa reunión. Siempre es muy grato escuchar a los niños cantar y que también tengan la oportunidad de aprender a orar, si ellos tienen edad suficiente para leer, pueden pedirle leer un versículo o un trozo según sea la edad de ellos.

Para reunirse en la casa se necesita además de la reverencia plena de saber que el Señor está allí, el tomar la firme resolución de hacer y mantener la reunión a una misma hora que se fije para ese propósito santo. Porque siempre se presentarán improvistos, visitas inoportunas, aunque se les puede explicar que a esa hora ustedes se reúnen para glorificar al Señor e invitarles a participar. También están los problemas de todos los matrimonios, donde algunas veces existen discusiones, y allí debemos de ser firmes y poner por práctica lo que el Señor nos ha mandado. Ef 4:26-27 "Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo, ni deis lugar al diablo".

En cuanto al orden de la reunión, así como necesitamos fijar una hora para comenzar, también necesitamos establecer una hora de término. Porque muchas veces se comienza con mucho entusiasmo y al principio alargan la reunión 1 o 2 horas, pero he visto que eso no es lo mejor, para una reunión de un matrimonio creo que aproximadamente 30 minutos (+/-) es suficiente, pero lo importante es ser constantes y no desmayar. Porque si una semana hacen la reunión y la otra no, le aseguro que esas reuniones van a fracasar.

Se puede iniciar cantando algunos coros o himnos, luego tener un momento de oración donde el hombre ejercerá su oficio sacerdotal para dirigir la reunión. Después se puede iniciar el estudio de la Palabra del Señor buscando un libro como el evangelio de Juan, donde se puede leer un capítulo y luego conversar entre ambos sobre esa lectura y buscar sacar la mejor enseñanza que puedan recibir de la Palabra de Dios por medio del Espíritu Santo, que también estará guiándolos a toda verdad según Su promesa. Copiado ilegalmente de EstudiosMaranatha.com

Para finalizar se puede cantar un himno o coro y tener otra oración agradeciendo al Señor por esos momentos que han tenido juntos. La semana próxima se puede continuar con el cap. siguiente. Durante la semana es bueno leer en forma personal el pasaje, esperando recibir algún pensamiento o enseñanza sobre ese tema, para traer nuestros corazones llenos de Su Palabra y gracia divina para la próxima reunión.

Luego se puede pensar en invitar a algún familiar o amigo a esa reunión y así el Señor irá entregando Su bendición en su hogar. Si somos fieles y perseverantes, el Señor nos confiará otros hijos Suyos para que les guiemos en Sus caminos, porque al igual como nosotros jamás confiaríamos nuestros hijos al cuidado de personas irresponsables, nuestro Padre celestial es más prevenido que nosotros.

Podemos aprender de lo que Dios dijo a Josué: "Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas".

Y la respuesta de este fiel siervo del Señor fue:

Jos 24:14 "Ahora, pues, temed a Jehová, y servidle con integridad y en verdad; y quitad de entre vosotros los dioses a los cuales sirvieron vuestros padres al otro lado del río, y en Egipto; y servid a Jehová.
Jos 24:15 Y si mal os parece servir a Jehová, escogeos hoy a quién sirváis; si a los dioses a quienes sirvieron vuestros padres, cuando estuvieron al otro lado del río, o a los dioses de los amorreos en cuya tierra habitáis; pero yo y mi casa serviremos a Jehová" .

Que la gracia del Señor sea bendiciendo su hogar y su familia.



Volver al indice

¿Este sitio web ha sido de su interés? Envíe nuestra dirección a sus amigos.

www.EstudiosMaranatha.com