Preguntas Frecuentes

por Jack Fleming

N° 290

Si el libro de la vida está escrito con los nombres de los salvados desde antes de la creación ¿Para qué predicamos el evangelio si no podemos añadir a nadie? Y si tampoco se puede borrar algún nombre que está allí escrito ¿Cómo nuestro pastor dice que él borrará los nombres del libro de la vida de aquellos que no paguen el diezmo? Además me parece injusto que Dios escogiera solamente algunos para ser salvo.


RESPUESTA


El plan de la salvación diseñado por Dios es mucho más complejo de lo que nuestras mentes humanas pueden comprender, pero por expresarlo en palabras simples, TODA la humanidad marchaba inexorablemente hacia el infierno porque ninguna persona por voluntad propia busca a Dios.

Rom 3:10 "Como está escrito: No hay justo, ni aun uno;
Rom 3:11 No hay quien entienda. No hay quien busque a Dios".

Todos los inconversos están muy complacidos con el camino ancho que lleva a la perdición. A ninguno escuchamos quejarse por ir por ese camino ni pedir a Dios que los saque desde allí y los traslade al camino angosto, solamente escuchamos sus dichos de diversión y hasta de mofa contra el evangelio santo que ofrece el Señor.

Es el caso que nos presenta el Señor en Lc.16

Luc 16:19 "Había un hombre rico, que se vestía de púrpura y de lino fino, y hacía cada día banquete con esplendidez.
Luc 16:22 Aconteció que murió el mendigo, y fue llevado por los ángeles al seno de Abraham; y murió también el rico, y fue sepultado.
Luc 16:23 Y en el Hades alzó sus ojos, estando en tormentos".

Este hombre nunca mostró ningún interés o conmiseración por el mendigo que se colocaba a la puerta de su casa para alimentarse de los desperdicios que él arrojaba, siempre vivió indiferente y solamente había cabida en su corazón para las fiestas y la diversión, hasta que murió y se encontró en el lugar de tormento. Nunca mostró arrepentimiento por la vida de disipación que llevaba sin tener en cuenta a Dios.

Esa es la vida, con más o menos detalles que pueden diferir, de todos los que van por el camino ancho que lleva a la perdición eterna, todos muestran la misma indiferencia y ningún deseo por salir de ese camino y buscar a Dios, porque como dice el Señor en Su Palabra: (Rm.3: 11-12) "No hay quien busque a Dios, no hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno".

Toda la humanidad, cada uno de nosotros no solamente transitábamos complacidos por ese camino de perdición, sino que todos, sin excepción, éramos además enemigos de Dios.

Rom 5:10 "Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida".
Col 1:21 "Y a vosotros también, que erais en otro tiempo extraños y enemigos en vuestra mente, haciendo malas obras, ahora os ha reconciliado"

Si el Señor no hubiera intervenido para quebrantar nuestra voluntad que marchaba indiferente hacia el infierno, TODOS habríamos sido condenados, pero se interpuso la misericordia de Dios y escogió por el puro afecto de Su voluntad Soberana, a algunos para gustar de la salvación que Él ofreció a todo el mundo. Y a los otros los dejó seguir por el camino que ellos escogieron y se complacieron; el camino de la indiferencia con la obra bendita del Señor Jesucristo, las fiestas, la falsa alegría, escepticismo y desinterés por el evangelio.

Ef 1:4 "según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él,
Ef 1:5 en amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad"

2Tes 2:13 "Pero nosotros debemos dar siempre gracias a Dios respecto a vosotros, hermanos amados por el Señor, de que Dios os haya escogido desde el principio para salvación"

Unos fuimos escogidos para ser vasos para expresar Su misericordia y otros vasos de ira para expresar Su justicia (Rm.9:20-23). Unos reciben misericordia y los otros que siguen en el propio camino que escogieron, reciben justicia, nadie recibe injusticia porque Dios es Infinitamente Justo, de lo contrario no sería Dios.

Rom 9:20 "Mas antes, oh hombre, ¿quién eres tú, para que alterques con Dios? ¿Dirá el vaso de barro al que lo formó: ¿Por qué me has hecho así?
Rom 9:21 ¿O no tiene potestad el alfarero sobre el barro, para hacer de la misma masa un vaso para honra y otro para deshonra?
Rom 9:22 ¿Y qué, si Dios, queriendo mostrar su ira y hacer notorio su poder, soportó con mucha paciencia los vasos de ira preparados para destrucción,
Rom 9:23 y para hacer notorias las riquezas de su gloria, las mostró para con los vasos de misericordia que él preparó de antemano para gloria"

En este mundo las criaturas que rechazaron o fueron indiferentes con la oferta de salvación que Dios ofreció, hoy levantan su voz de insolencia como fruto de su propia ignorancia de Quien es el Eterno y Soberano Dios. Pero según el relato bíblico, cuando el Señor levante a todos los muertos en la segunda resurrección (la primera será cuando Cristo se lleva a Su iglesia), y comparezcan ante el Gran Trono Blanco (Ap.20:11-15), cuando Dios les muestre delante todos y a cada uno de ellos por cuales obras que hicieron acá en la tierra fueron condenados, vemos que ninguno objetará ni alzará su voz para "reclamarle a Dios", porque verán que Su juicio es justo y no merece apelación.

Lo que me llena de admiración es que los mismos que hoy se quejan por la supuesta "injusticia" de Dios, son los que toleran indiferentes a aquellos reyecillos que gobiernan sus iglesias, y con una plácida complicidad que sobrepasa toda inteligencia humana, se someten como mansos corderos a las más blasfemas y absurdas ordenanzas de estos personajes que gobiernan sus "reinos", usando el santo nombre del Señor, para vivir a expensas de ellos.

Tal es el ultraje y manipulación que hacen con las cosas santas de Dios para obtener beneficios personales, que desde varias iglesias hnos. me describen cosas increíbles y que no las realizan como coincidencia, sino que creo que son planificadas en el mismo infierno y desarrolladas acá en la tierra por estos comerciantes de la fe que sin ningún lugar a dudas, tienen el espíritu del anticristo.

Si ese espíritu del anticristo estaba presente en los días del apóstol Juan, con mayor razón está presente en nuestros días: 1Jn 2:18 "Hijitos, ya es el último tiempo; y según vosotros oísteis que el anticristo viene, así ahora han surgido muchos anticristos; por esto conocemos que es el último tiempo".

Porque de qué forma podríamos calificar a estos personajes que se pasean como pavos reales rodeados (según ellos) por los 12 apóstoles que ellos han nombrado. Y esto no está sucediendo en una sola iglesia, sino que he recibido el mismo testimonio desde diferentes países.

Si esos doce supuestamente fueran los 12 apóstoles ¿Quién sería el pastor que se pasea rodeado de estos personajes? Obviamente que tendríamos que entender que esos "pastores" tienen el espíritu del anticristo y están usurpando el lugar que únicamente le pertenece al Señor Jesucristo, no en vano muchos de ellos se hacen llamar "El Ungido".

En otros lugares todavía no han llegado a ese extremo y por el momento aún llaman "oficiales" a ese grupo selecto con los cuales se rodean los pastores, pero todos sabemos que únicamente son guardaespaldas pagados con el dinero de la iglesia.

Y esto es lo que me llena de indignación, porque son personas de esas iglesias, que toleran y adoran estos "pastores" con complejo de reyecillos, los que se enfadan si el Rey de Reyes y Señor de señores decide algo soberanamente.

Quieren un Dios que gobierne en los cielos, pero acá en la tierra, Él no tiene derecho a hacer Su voluntad, aunque en la oración modelo el mismo Señor Jesucristo dijo: Mat 6:10 "Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra".

Es asombroso como esta clase de cristianos aceptan la tiranía y abusos de esa clase de líderes corruptos, y hasta cometen el pecado de "simonía" sin ningún reparo al someterse a las demandas de estos sepulcros blanqueados.

Hasta nuestros días se denomina pecado de simonía, al que cometió Simón el mago, cuando pretendió comprar con dinero el favor de Dios.

Hch 8:18 "Cuando vio Simón que por la imposición de las manos de los apóstoles se daba el Espíritu Santo, les ofreció dinero,
Hch 8:19 diciendo: Dadme también a mí este poder, para que cualquiera a quien yo impusiere las manos reciba el Espíritu Santo.
Hch 8:20 Entonces Pedro le dijo: Tu dinero perezca contigo, porque has pensado que el don de Dios se obtiene con dinero.
Hch 8:21 No tienes tú parte ni suerte en este asunto, porque tu corazón no es recto delante de Dios".Copiado ilegalmente de EstudiosMaranatha.com

Hoy todos cometen el mismo pecado sin ningún cargo de conciencia, porque pretenden obtener el favor de Dios a través de un "pacto" (dinero que debe ser entregado al pastor) o por medio del diezmo y las primicias. Esta práctica en el romanismo se la denomina "manda", dinero que debe ser depositado en las alcancías de alguno de sus ídolos de yeso.

Tal es la ignominia de estos pastores, que amenazan a sus congregaciones con las llamas del infierno, hasta llegar a la barbaridad de decir que borrarán su nombre del libro de la vida a todo aquel que se atreva a no entregarles el dinero que les exigen, porque acusan de ladrones a quienes no les paguen el diezmo, dicen que le están robando a Dios, y como ningún ladrón entrará en el reino de los cielos, ellos no podrán entrar y se atribuyen la facultad y el poder de borrar sus nombres del libro de la vida. Siempre digo y vuelvo a repetir, cada iglesia tiene el pastor que se merece.

Este tipo de creyentes son los que creen más a estos impostores, antes que al Señor de la gloria que ha dicho que nuestra salvación eterna se decidió en el anticipado consejo divino antes de la fundación del mundo. Allí fueron escritos nuestros nombres en el libro de la vida y Dios cerró y selló ese libro en los cielos, donde nadie, ninguna de sus criaturas, ni las angelicales pueden abrir, menos aún borrar o añadir algún nombre.

Solamente cuando el Señor se lleve a Su esposa a las moradas celestiales, entonces se harán públicos los nombres registrados en ese libro de la vida y existirá gran gozo en los cielos, especialmente entre todos los que estaremos allí y no exclusivamente como salvados por Su misericordia, sino que también por la condición otorgada de reyes y sacerdotes del Dios Altísimo.

Nos regocijaremos y entonaremos un cántico nuevo que ninguna criatura había entonado antes en los cielos, que será el cántico de los pecadores perdonados y salvados, un cántico de alabanza a Su misericordia, porque los ángeles nunca han gustado la misericordia, únicamente Su gracia divina, solamente los miserables pecadores que fuimos objeto de Su misericordia podríamos entonar ese cántico nuevo en los cielos.

Ap.5:3 "Y ninguno, ni en el cielo ni en la tierra ni debajo de la tierra, podía abrir el libro, ni aun mirarlo.
Ap 5:4 Y lloraba yo mucho, porque no se había hallado a ninguno digno de abrir el libro, ni de leerlo, ni de mirarlo.
Ap 5:5 Y uno de los ancianos me dijo: No llores. He aquí que el León de la tribu de Judá, la raíz de David, ha vencido para abrir el libro y desatar sus siete sellos.
Ap 5:8 Y cuando hubo tomado el libro, los cuatro seres vivientes y los veinticuatro ancianos se postraron delante del Cordero; todos tenían arpas, y copas de oro llenas de incienso, que son las oraciones de los santos;
Ap 5:9 y cantaban un nuevo cántico, diciendo: Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos; porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre nos has redimido para Dios, de todo linaje y lengua y pueblo y nación;
Ap 5:10 y nos has hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes, y reinaremos sobre la tierra".

Si los nombres de los creyentes fueron escritos por Dios desde antes de la fundación del mundo, y nadie puede abrir ese libro celestial, menos aún borrar o añadir algún nombre ¿Por qué debemos predicar el evangelio a toda criatura?

Podría entregar una sola respuesta y que debería satisfacer a todo verdadero hijo de Dios: "Porque el Señor así lo ordenó". El siervo (el esclavo) no puede cuestionar a su Señor, únicamente debe obedecer.

Pero Dios en Su misericordia nos ha revelado parte de Sus planes eternos y nos ha llamado a ser portadores de esas buenas nuevas. Nosotros no sabemos los nombres que están escritos en ese libro de la vida, por lo tanto cada uno de nosotros debemos cumplir con esa misión santa que el Señor nos ha ordenado y nos ha colocado en la esfera familiar y social que cada uno de nosotros ocupamos en este mundo, para desarrollar ese plan de salvación que Dios trazó desde antes de la fundación del mundo.

Ef 2:10 "Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.

1Ts 5:5 "Porque todos vosotros sois hijos de luz e hijos del día; no somos de la noche ni de las tinieblas.
1Ts 5:6 Por tanto, no durmamos como los demás, sino velemos y seamos sobrios.
1Ts 5:7 Pues los que duermen, de noche duermen, y los que se embriagan, de noche se embriagan.
1Ts 5:8 Pero nosotros, que somos del día, seamos sobrios, habiéndonos vestido con la coraza de fe y de amor, y con la esperanza de salvación como yelmo".

Mat 5:14 "Vosotros sois la luz del mundo".

Dios nos ha salvado y no nos ha llevado inmediatamente al cielo, porque tenemos una misión que cumplir en este mundo, iluminar el camino de la salvación para los que faltan por completar la iglesia que el Señor vendrá a buscar.

No hay nada que produzca mayor gozo en el corazón del verdadero hijo de Dios que esta tremenda verdad, que el Eterno y Soberano Dios conociendo TODA nuestra vida de pecado, desde nuestro nacimiento hasta nuestra muerte, aun así nos escogió desde el principio para salvación. 2Tes 2:13 "Pero nosotros debemos dar siempre gracias a Dios respecto a vosotros, hermanos amados por el Señor, de que Dios os haya escogido desde el principio para salvación".

Registró nuestros nombres en el libro de la vida desde antes de la fundación del mundo y nadie los podrá borrar jamás, porque no existe quién, en el cielo o en la tierra, que pueda abrir y alterar los nombres que Dios escribió allí. Ap.5:3 "Y ninguno, ni en el cielo ni en la tierra ni debajo de la tierra, podía abrir el libro, ni aun mirarlo".

El regalo que Dios nos ha entregado es vida eterna, salvación para siempre jamás Jn 10:28 "Yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano". Eso es gracia inmerecida ¡Gracias Dios eterno por tu amor infinito y por la vida eterna que nos has regalado!

Ef 2:8 "Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don (regalo) de Dios;
Ef 2:9 no por obras, para que nadie se gloríe.

Puede leer más sobre este maravilloso tema, en el "Manual Bíblico" cap.44 que encontrará en la sección LIBROS.



Volver al indice

¿Este sitio web ha sido de su interés? Envíe nuestra dirección a sus amigos.

www.EstudiosMaranatha.com