Preguntas Frecuentes

por Jack Fleming

N° 29

¿Por qué no se registran ahora apariciones de ángeles?

RESPUESTA

Dice la Palabra del Señor, Heb.1:1-2 "Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas, en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo". Y en esta misma epístola a los Hebreos dice en el capítulo 2:2 "Porque si la palabra dicha por medio de los ángeles fue firme".

Aquí claramente establece que Dios hace diferencia entre los tiempos antiguos, cuando se comunicaba con el hombre a través de los profetas y los ángeles, con estos postreros días donde tenemos la luz radiante que Jesús mismo nos ha entregado.

En 1Cor.13:8 también anticipa que esa clase de revelación de los tiempos pasados, cuando aún no llegaba la plenitud de la revelación de la Santa Palabra de Dios, es decir, cuando no se terminaba de escribir la última página de la Biblia, habría de concluir, dice: "El amor nunca dejará de ser; pero las profecías se acabarán, y cesarán las lenguas, y la ciencia acabará".

Leímos en Heb.1:1 que Dios habló al hombre a través de los profetas, en otro tiempo, no en este tiempo cuando la perfecta Palabra de Dios terminó de escribirse, de lo contrario habría que seguir añadiendo páginas a la Biblia.

Y dice en 1Cor.13:8 en forma muy categórica que las profecías, las lenguas y la ciencia se acabarán cuando la perfecta revelación de Dios concluyera. En el versículo siguiente (9) dice el porqué: "Porque en parte conocemos, y en parte profetizamos".

En ese tiempo pasado, cuando aún no concluía de escribirse la Biblia, naturalmente conocían solamente en parte, porque faltaba la otra parte que habría de entregárseles hasta que se escribiera la última página en este libro Sagrado. Pero una vez que recibieran eso, se acabarían las profecías, las lenguas y la ciencia.

La ciencia se refiere, según leemos en el mismo contexto, en 1Cor.12: 8, a la palabra de ciencia, es decir, de conocimiento de Dios. Ésta no es la falsamente llamada ciencia, la de los hombres (1Tm.6:20), sino al conocimiento que de su propia Persona Dios entrega al hombre, equivale a la Palabra de Dios, por eso la define en 1Cor.12:8 "palabra de ciencia".

A este período, previo a la entrega de la última página de la Biblia, el apóstol lo denomina el tiempo de la niñez. 1Cor.13: 11 "Cuando yo era niño, hablaba como niño, juzgaba como niño; mas cuando ya fui hombre, dejé lo que era de niño".

¿Qué fue lo que dejó cuando había alcanzado la madurez? Lo que ha dicho en el verso 8 "las profecías y las lenguas". Todo ese tipo de revelaciones, porque ahora, habiendo llegado Cristo, la Luz verdadera, ya Dios no se comunica a través de sombras o figuras, ni de profetas o ángeles (Heb.2:2), sino que únicamente por medio de la Biblia.

Es verdad que continúan existiendo niños en Cristo, que no desean separarse de la leche que Dios proveyó para la infancia espiritual de la iglesia, pero eso es algo tan fuera de lugar, como cuando vemos a un niño de 10 o 12 años con un biberón en su boca.

El ministerio de los ángeles tuvo especial participación durante la época previa a cuando Dios entregó TODA su revelación por medio de las Sagradas Escrituras, incluso ellos fueron portadores en algunas ocasiones de esa Palabra bendita de Dios. Pero en nuestros días Dios ha preferido mantener oculta la participación de los ángeles, debido principalmente al corazón idolátrico del hombre.

En Ap.22: 8 describe la reacción que tuvo incluso el apóstol Juan cuan vio el ángel, dice: "me postré para adorar a los pies del ángel que me mostraba estas cosas". Y el verso siguiente relata la fuerte y firme reprensión que recibió del ángel: "no lo hagas, adora a Dios".

El contexto, en este mismo capítulo 22 de Apocalipsis, nos indica que toda la revelación de Dios al hombre terminó. Nadie sin faltar a la verdad, puede traer una nueva revelación posterior a la Biblia, ni un ángel del cielo. Por eso su participación visible al hombre ha cesado.

Ap.22: 18 "Si alguno añadiere a estas cosas, Dios traerá sobre él las plagas que están escritas en este libro". Y así concluye la Biblia, con esa solemne advertencia. Ni profetas o ángeles pueden traer una nueva revelación posterior a la Biblia. Hoy en la iglesia no existen los profetas, solamente los "falsos profetas", los agoreros y adivinos.

Pero eso no quiere decir que los ángeles estén inactivos en este tiempo, ellos continúan participando como servidores de Dios para cuidar a los creyentes y la iglesia. No olvidemos que Dios manda a las mujeres cubrirse la cabeza, a causa de la presencia de los ángeles en la iglesia (1Cor.11:10).

Además, muchos sin saberlo, han hospedado ángeles. En la misma epístola que considerábamos sobre el ministerio de los ángeles, dice en Heb.13: 2 "algunos, sin saberlo, hospedaron ángeles".



Volver al indice

¿Este sitio web ha sido de su interés? Envíe nuestra dirección a sus amigos.

www.EstudiosMaranatha.com