Preguntas Frecuentes

por Jack Fleming

N° 273

¿Cómo entendemos 1Tm 2:4 y Tito 2:11 a la luz de la doctrina de la elección soberana de Dios?


RESPUESTA


El tema de la elección no es precisamente un tema para discutir, sino para aceptar con corazones agradecidos por la misericordia inmerecida que hemos recibido los que del barro caído, cogió el Gran Alfarero para hacer desde allí, vasos para honra y exteriorizar así Su infinita misericordia (Rm.9:19-24). Porque sin esa intervención soberana de Dios, nadie se habría salvado, porque TODOS descendíamos irremisiblemente por el camino de la condenación eterna y estábamos muertos e incapacitados para hacer algo por nosotros mismos para salvarnos.

Es algo que debe degustarse personalmente, como una deliciosa fruta que endulza y refresca nuestro ser. Ud. podrá expresarle a otro lo deliciosa que es y esforzarse hasta lo indecible por describir lo sabrosa que es la fruta que Ud. paladea y saborea, pero mientras esa persona no coma ella misma de esa fruta, jamás podrá comprobar plenamente su sabor. Es tan imposible como intentar describir los colores a un ciego de nacimiento.

El corazón del hombre siempre se ha caracterizado por su falta de humildad y agradecimiento para reconocer que TODO lo ha hecho Dios y NADA existe que pueda o deba hacer el hombre para obtener esa gracia divina de la salvación eterna. Siempre el orgullo humano pretende restarle a esa gloria que solamente le pertenece al Santo y Eterno, intentando "añadirle" un poco de su propia naturaleza caída, quitándole parte de esa gloria que le pertenece exclusivamente al Dios Soberano.

Para entender algo de esta preciosa verdad que revela las Sagradas Escrituras sobre nuestra salvación eterna, es necesario reconocer primeramente nuestra completa y absoluta incapacidad para hacer algo nuestro para recibirla. Solamente cuando nos humillamos verdaderamente a los pies del Señor de esa manera, estaremos listos para entender algo de esa preciosa verdad, que cuando estábamos muertos, Dios nos llamó con llamamiento irrevocable para que recibiéramos la salvación.

Y tan solo entonces exclamaremos con corazones gozosos y llenos de júbilo, gracias bendito Dios por habernos escogido para salvación 2Ts 2:13 "Pero nosotros debemos dar siempre gracias a Dios respecto a vosotros, hermanos amados por el Señor, de que Dios os haya escogido desde el principio para salvación"

De otra manera todo esfuerzo que haga para que la otra persona entienda y acepte esta doctrina que abunda en la Infalible Palabra de Dios, todo argumento que le pueda presentar, será inútil, porque no necesita argumentos, sino primeramente reconocer su miserable condición de pecador perdido e incapaz para añadir y contaminar esa obra santa y perfecta que hizo el Señor por nosotros. Cristo exclamó legítimamente desde la cruz: "Consumado es", porque ya todo estaba hecho y nada había que añadir y menos por los seres caídos y muertos en pecado.

Eso se acepta únicamente con un corazón contrito y humillado sintiendo el peso de nuestros pecados y la Grandeza infinita del Dios Santo y Eterno. Y el resultado será glorioso en nuestros corazones, entregaremos TODA la gloria a Quien legítimamente le pertenece, a Dios, y un gozo infinito de agradecimiento, paz y seguridad eterna inundará todo nuestro ser.

Considero que es inapropiado llamar a esta doctrina "La expiación limitada" o doctrina "Calvinista" como aparece en muchos libros de estudio, porque los cristianos no estamos para seguir doctrinas de hombres sino que únicamente a Cristo y a Su Palabra. Es verdad que grandes hombres de Dios han destacado con inusitado brillo esta preciosa verdad, pero ellos no han sino nada más que instrumentos en las manos del Altísimo y toda la enseñanza que ellos generosamente nos han entregado, es la misma que Dios ha entregado a todos los hombres en Su Santa Palabra. Nosotros creemos lo que Dios ha dicho, no lo que hombre alguno ha enseñado, somos discípulos de Cristo y no de hombres.

En cuanto a 1Tm.2:4 me refiero en el cap. 44 del "Manual Bíblico" :

Algunos se confunden con pasajes como 1Tm.2:4 "Dios QUIERE que TODOS sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad". "Quiere", expresa su preferencia, no su intención. Esto resulta obvio al considerarlo con el resto de las Escrituras, en la cual no existe contradicción alguna, porque bien sabemos que no todos serán salvos, porque:

Rm.9:19 "¿Quién ha resistido a SU voluntad?".

Sl.115:3 "Todo lo que quiso ha hecho".

Sl.135:6 "Todo lo que Jehová quiere LO HACE, en los cielos y en la tierra".

Job 23:13 "si Él determina una cosa, ¿quién lo hará cambiar"

También en Jn.12:47 dice que Él vino "a salvar AL MUNDO". En 1Jn.2:2 añade: "Él es la propiciación por nuestros pecados, y no solamente por los nuestros, sino que también por los DE TODO EL MUNDO". En el evangelio de Juan, dice de Juan el Bautista en Jn.1:7 que vino "a fin de que TODOS CREYESEN por él". Decir que el ministerio de Juan el Bautista daba oportunidad a que cada ser humano creyera, sería absurdo, porque bien sabemos que su ministerio fue exclusivamente a la casa de Israel (Jn.1:31).

Esto también ocurre con el vocablo "mundo" (o tierra), es usado cuando se hace alusión a una gran cantidad. Por ejemplo, en Lc.2:1 dice referente al edicto promulgado por Augusto César, "que TODO EL MUNDO fuese empadronado". Lógicamente entendemos que se refiere a esa pequeña región controlada por Roma, y no a toda la humanidad. La Biblia está escrita en el lenguaje corriente de las personas y debe entenderse de esa manera.

Interpretar 1Tim.2:4 cuando dice que Dios "quiere que todos los hombres sean salvos", aisladamente del resto de la Biblia, nos conlleva a dos interpretaciones que muy bien sabemos que se contradicen con la revelación global de la infalible Palabra del Señor.

1. TODOS los hombres serán salvos (que nadie irá al infierno), porque el Dios Todopoderoso dijo: "Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra", y "haré TODO lo que quiero" (Is.46:10), "¿Quién ha resistido a SU Voluntad?"(Rm.9:19), o

2. NADIE será salvo, porque Dios dijo: "Quiero que TODOS los hombres sean salvos", mas en última instancia debe ser NO COMO YO QUIERO sino como ellos quieran, la decisión final es del pecador que está muerto en sus delitos y pecados. Y como no hay quien busque a Dios (Rm.3:11), finalmente nadie se salvará.

Respecto a Tito 2:11 y como siempre digo, todo debe ser interpretado dentro del contexto general de la Biblia, y Pablo comienza su epístola a Tito recordándole que somos escogidos de Dios

Tit 1:1 Pablo, siervo de Dios y apóstol de Jesucristo, conforme a la fe de los escogidos de Dios y el conocimiento de la verdad que es según la piedad,
Tit 1:2 en la esperanza de la vida eterna, la cual Dios, que no miente, prometió desde antes del principio de los siglos.

Desde antes de la fundación del mundo nos escogió Dios, por el puro afecto de Su voluntad (no la nuestra)

Ef 1:4 según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él,
Ef 1:5 en amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad (No porque Él viera algo bueno en nosotros, o porque conociera anticipadamente que habríamos de creer, porque aún la fe que tenemos nos la entregó Dios).

El Señor no solamente es el autor de la fe (Heb.12:2 "Jesús, el autor y consumador de la fe"), sino que también el que la reparte Rm.12:3 "conforme a la medida de fe que Dios repartió a cada uno".

A estos escogidos de Dios es a los que está recordando que la Gracia de Dios se ha manifestado a todos los hombres, pero TODOS sin excepción alguna, rechazamos esa oferta divina y por lo tanto toda la humanidad se precipitaría al mismo infierno de condenación.

Rom 3:11 No hay quien entienda. No hay quien busque a Dios.
Rom 3:12 Todos se desviaron, a una se hicieron inútiles; No hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno.
Rom 3:23 por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios.

PERO fue allí que intervino la gracia divina para forzar (llamar con llamamiento irrevocable, que no se puede resistir, Rm.11:29) a algunos para que fueran "vasos para honra" para manifestar en nosotros Su misericordia, y en los otros que continuaron su camino de perdición y pecado, del cual muchos de ellos están muy complacidos y hasta orgullosos, fueran los vasos de ira para manifestar Su Justicia. Unos reciben misericordia y otros justicia, nadie recibe injusticia como asegura el corazón del que nunca se ha humillado verdaderamente en la presencia del Altísimo, el Santo de la Gloria.

El pecador en su falta de humildad y reconocimiento de la gravedad el pecado que mora en nosotros, dice obcecadamente que él buscó a Dios, pero a la luz de la Infalible Palabra de Dios sabemos que (Rm.3:11) "No hay quien busque a Dios". Sin la intervención divina que nos llamó con llamamiento irrevocable y nos arrastró con cuerdas de amor, jamás hubiéramos salido del camino de perdición y marchar hoy en día en el camino de la salvación que nos lleva hasta la Jerusalén celestial, las moradas eternas que Cristo nos fue a preparar. Oseas 11:4 "con cuerdas de amor los atraje".

Puede leer más sobre este tema en el cap. 44 del "Manual Bíblico" que encontrará en la sección LIBROS, y en la respuesta Nº 263 de las Preguntas Frecuentes (FAQ).



Volver al indice

¿Este sitio web ha sido de su interés? Envíe nuestra dirección a sus amigos.

www.EstudiosMaranatha.com