Preguntas Frecuentes

por Jack Fleming

N° 270

"Dar hasta que duela" Es el eslogan que tienen en la iglesia, y con esa práctica muchos hnos. se han endeudado y caído en graves problemas económicos que han terminado destruyendo sus hogares y hasta perdido sus casas. Comenzaron con pedir productos que luego teníamos que cocinar y posteriormente venderlos a los hnos., después añadieron las rifas, para posteriormente pedirnos los objetos de valor que tuviéramos en la casa ( Joyas,TV. , estufas, muebles, etc.), todo lo cual era rematado para reducirlo a dinero. Posteriormente solicitaron como siempre, que debíamos dar "lo mejor para el Señor", por lo tanto las cosas usadas no eran lo mejor, así que nos pidieron que compráramos al crédito TV., computadores y todo lo que pudiéramos adquirir con crédito, lo cual posteriormente venden muchas veces a menos de la mitad del precio al contado, quedando todos los hnos. con deudas imposibles de pagar. ¿Hasta cuándo debemos dar para agradar al Señor?


RESPUESTA


Para agradar a los "señores" del cartel de la fe, nunca existirá un límite, porque esa clase de "pastores" son comerciantes de la fe cuya codicia no tiene fin. Son insaciables y voraces por el amor al dinero que los ha transformado en verdaderas máquinas de hacer dinero, pero con el dinero de otros que ingenuamente y por no escudriñar las Escrituras, creen erróneamente que de esa manera profana y anti escritural, estarían agradando al Señor Jesucristo quien es dueño de todo el universo y está muy lejos de ser el dios mendigo que estos mercaderes presentan, para enriquecerse ellos sumergiendo en la pobreza a los hnos.

Pero además pareciera que ignoran que complaciendo a estos inescrupulosos y estafadores, se transforman todos los hnos. que les entregan dinero y bienes materiales que venden y compran en lo que supuestamente debería ser la casa de Dios, en cómplices y culpables de esta horrenda práctica que desacredita al cristianismo y ofende gravemente al Dios infinitamente Santo y Glorioso.

Mat 21:12 "Y entró Jesús en el templo de Dios, y echó fuera a todos los que vendían y compraban en el templo, y volcó las mesas de los cambistas, y las sillas de los que vendían palomas;
Mat 21:13 y les dijo: Escrito está: Mi casa, casa de oración será llamada; mas vosotros la habéis hecho cueva de ladrones".

En cuanto a la práctica inmoral de cobrar el diezmo, me he referido ampliamente en el mensaje Nº 10 de la sección MENSAJES. Porque en toda la Biblia no existe ningún ejemplo de una iglesia o algún cristiano que hubiera pagado el diezmo, como tampoco encontramos esa ordenanza espuria que inventaron los pastores en épocas muy recientes, porque no quisieron obedecer la ordenanza que Dios estableció desde el principio de la Biblia, que TODO hombre deberá ganar su sustento con el sudor de su frente, no con el sudor de otros. Lo mismo confirma el Nuevo Testamento:

2Tes 3:10 "Porque también cuando estábamos con vosotros, os ordenábamos esto: Si alguno no quiere trabajar, tampoco coma".

Respecto al versículo favorito que explotan torciendo las Escrituras cuando dice que :"El obrero es digno de su salario", puede leer el mensaje Nº 97 de la sección MENSAJES.

Lo mismo sucede con el cobro de "las primicias" que considero en la respuesta Nº 175 de las PREGUNTAS FRECUENTES.

En cuanto al abuso de las "ofrendas" que repiten en cada reunión, razón por la cual tienen muchas reuniones durante la semana, porque necesitan mantener abierto el "negocio" la mayor parte del tiempo para recolectar más dinero. Reuniones que amenizan con "artistas", cantantes y músicos que también participan de este negocio con la venta de CDs y el pago que la iglesia debe hacerles por cada presentación.

Las ofrendas que menciona la Biblia siempre fueron para destinarlas íntegramente (el 100%) a la ayuda de los hnos. que estaban pasando necesidades extremas. Nunca fueron para el pastor ni para pagar sueldo a ninguno de los "amigos" del pastor que hoy "trabajan" para el servicio del líder de turno, que los utiliza para mantener el sistema corrupto que han establecido.

Entre los cuales podríamos mencionar además de los músicos y cantantes que lo hacen en la iglesia por un salario, que en muchos casos no son ni cristianos, cuyo trabajo es mantener a la gente contenta, saltando, contorneándose o danzando, mientras el resto del equipo del pastor le vacía los bolsillos por medio de las "ofrendas" que en muchos lugares las repiten varias veces, razón por la cual también alargan excesivamente sus reuniones.

Regularmente recibo cartas y emails de estos "profesionales" que actúan en las iglesias ofreciendo sus servicios, recuerdo unos que tipifican muy bien a lo que me estoy refiriendo, decían en su carta de presentación que eran cinco músicos profesionales que trabajan con las iglesias y (a modo de recomendación añadían en su currículum:) "que uno de ellos hasta fue un tiempo cristiano, porque es hijo de pastor, aunque ahora dejó los caminos del Señor".

Además de estos personajes que tampoco existieron en las iglesias del Nuevo Testamento, están los "profetas" y "profetizas" que no son otra cosa que pitonisas y supuestos adivinos, agoreros que siempre están amedrentando a la congregación con historias terribles que supuestamente le sucedieron a algunos desobedientes que no pagaban el diezmo, y relatos de grandes bendiciones que recibieron aquellos que lo pagaban.

También están los "oficiales" de la iglesia, que muchas veces son los mismos guardaespaldas del pastor, los zalameros, los informantes (espías) y toda una clase repulsiva de personajes que han creado para mantener este negocio que les ha resultado muy lucrativo.

Tal es la sofisticación que han desarrollado estos comerciantes de la fe en los últimos años, que hnos. me han relatado que tienen instalados cajeros automáticos del banco en la iglesia, con la cuenta personal del pastor, para recoger dinero (aún usando el crédito), las 24 hrs. del día los 7 días de la semana.

Aunque también otros me han escrito de episodios muy tristes que han sucedido, donde el pastor fue sorprendido en adulterio con varias hnas. de la iglesia. Los maridos engañados lograron echar al pastor, pero como todo el dinero estaba a su nombre, se llevó el dinero y se instaló con el mismo negocio (otra "iglesia") en un lugar muy cercano a la iglesia que fue expulsado.

Lo único que la Biblia menciona, no como mandamiento y ordenanza para la iglesia, sino como cada uno propuso libremente en su corazón, es la ofrenda, pero tiene especialmente cuidado en indicar que no debe ser en forma pública, donde están presentes los que han sido invitados a escuchar la Palabra de Dios, la cual SIEMPRE debe ser entregada de gracia (gratuitamente). Y obviamente que con toda justicia los invitados entenderán que en ese lugar están cobrando por escuchar la Palabra, si durante la reunión les piden dinero, aunque sea "voluntario".

Con toda la presión sicológica que crean en ese ambiente de efervescencia y jolgorio, nadie podría decir que es "voluntaria" ni que es recogida de la manera que Dios ha ordenando: Mat 6:3 "no sepa tu izquierda lo que hace tu derecha", pero aunque fuera voluntaria, nadie tiene ningún derecho a cobrar "peaje" para indicar el camino de la salvación. Mt.10:8 "de gracia recibisteis, dad de gracia".

Dios ha sido muy claro en Su Palabra al establecer que la ofrenda es para los santos (los creyentes), que se encuentran en necesidades económicas y éstas deben ser recogidas en forma reservada donde estén exclusivamente los creyentes en comunión de la iglesia, es decir, a la mesa del Señor únicamente el día domingo, no todos los días de la semana y en todas las reuniones. No es para los pastores ni para los "amigos" que trabajan para él.

1Co 16:1 "En cuanto a la ofrenda para los santos, haced vosotros también de la manera que ordené en las iglesias de Galacia.
1Co 16:2 Cada primer día de la semana cada uno de vosotros (los creyentes) ponga aparte algo, según haya prosperado"

Stgo. 2:15 "Y si un hermano o una hermana están desnudos, y tienen necesidad del mantenimiento de cada día,
Stgo. 2:16 y alguno de vosotros les dice: Id en paz, calentaos y saciaos, pero no les dais las cosas que son necesarias para el cuerpo, ¿de qué aprovecha?"

También ha declarado que jamás hemos de dar hasta empobrecernos o endeudarnos para dar de lo que no tenemos. Primeramente porque ha ordenado que los cristianos no debemos endeudarnos:

Rom 13:8 "No debáis a nadie nada"

No es una prohibición al crédito (Ex. 22:25) que legítimamente los hnos. que tienen la capacidad de cumplir con ese compromiso en bienes que es imposible adquirir de otro modo (Ej. Casa, automóvil, etc.). Sino a la responsabilidad de no endeudarnos en aquello que no podremos pagar, especialmente si NO son artículos de primera necesidad indispensables para nuestra vida cotidiana.

Y el Señor nos entrega la razón para no endeudarnos: Pro 22:7 "El rico se enseñorea de los pobres, y el que toma prestado es siervo del que presta".

En las enseñanzas sobre la ofrenda, Dios ha sido muy específico cuando además de aclarar que éstas son exclusivamente para los hnos. en necesidades apremiantes, establece que nadie debe dar de lo que no tiene: 2Co 8:12 "Porque si primero hay la voluntad dispuesta, será acepta según lo que uno tiene, no según lo que no tiene". Los creyentes no deben endeudarse para dar ni menos para quedar reducidos a la pobreza.

Jamás leemos en el Nuevo Testamento que alguna iglesia recogiera ofrendas en cada reunión ni que éstas fueran al bolsillo del pastor. Solamente se mencionan para establecer el principio bíblico de compartir con los hnos. que están en necesidad.

Respecto al mantenimiento de las cuentas de la electricidad y arriendo según sea el caso para el local de reunión, puede leer la respuesta Nº 262 que encontrará en la sección PREGUNTAS FRECUENTES.



Volver al indice

¿Este sitio web ha sido de su interés? Envíe nuestra dirección a sus amigos.

www.EstudiosMaranatha.com