Preguntas Frecuentes

por Jack Fleming

N° 268

¿Cuál es la diferencia entre evangelio del reino y el que predica la iglesia? ¿No dice la Biblia que es uno solo el evangelio?


RESPUESTA


El Señor Jesucristo fue muy claro respecto a esta materia, predicando a los judíos les dijo: Mat 4:17 "Desde entonces comenzó Jesús a predicar, y a decir: Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado".

El reino se había acercado, porque el Rey (Cristo) estaba presente acá en la tierra. Y esto fue lo que el Señor mandó predicar en un comienzo a los Suyos:

Mat 10:5 "A estos doce envió Jesús, y les dio instrucciones, diciendo: POR CAMINO DE GENTILES NO VAYÁIS, y en ciudad de samaritanos no entréis,
Mat 10:6 sino id antes a las ovejas perdidas de la casa de Israel.
Mat 10:7 Y yendo, predicad, diciendo: El reino de los cielos se ha acercado".

El mensaje que se entrega en el evangelio del reino es muy diferente al evangelio de la gracia que debe predicar la iglesia al mundo en el día de la Gracia. Jamás un cristiano de la iglesia predicará como mensaje de salvación: "El reino de los cielos se ha acercado".

Ese evangelio del reino siempre ha sido, según las instrucciones que dejó personalmente a Sus discípulos, exclusivamente para los judíos, un evangelio donde cada uno de los judíos deberá perseverar hasta el fin para ser salvo, que corresponde al pacto que Dios hizo con Su pueblo terrenal, Israel en el Antiguo Testamento.

El Señor no solamente ordenó a sus discípulos predicar únicamente a los judíos ese evangelio del reino, sino que Él también estableció en Su ministerio ese mismo principio:

Mat 15:22 "Y he aquí una mujer cananea que había salido de aquella región clamaba, diciéndole: ¡Señor, Hijo de David, ten misericordia de mí! Mi hija es gravemente atormentada por un demonio.
Mat 15:23 Pero Jesús no le respondió palabra. Entonces acercándose sus discípulos, le rogaron, diciendo: Despídela, pues da voces tras nosotros.
Mat 15:24 El respondiendo, dijo: No soy enviado sino a las ovejas perdidas de la casa de Israel".

La diferencia entre el evangelio del reino para Israel y el de la gracia para la iglesia, se aprecia de forma muy gráfica en las ordenanzas entregadas para Israel en el Antiguo Pacto (o Antiguo Testamento) cuando les establece que deben trabajar 6 días y descansar el séptimo (sábado), primero debían trabajar, para finalmente descansar.

En cambio lo que encontramos en el Nuevo Pacto (o Nuevo Testamento) para la iglesia, donde el Señor bendijo en forma especial el primer día de la semana (domingo, como también se destacaba para el "octavo día" en el Antiguo Testamento) y los cristianos lo dedicaron como el día donde se reunían para adorar al Señor, reflejando de forma muy concluyente que ahora primeramente descansamos en Cristo, y luego trabajamos para Él, porque en el Nuevo Pacto, el de la gracia, la salvación es un regalo, no un premio o un pago a un esfuerzo personal. Primeramente somos salvos, luego trabajamos para el servicio del Señor.

Si los judíos hubieran aceptado nacionalmente al Mesías como el Hijo de Dios, habría comenzado en ese tiempo el reino de mil años que Él tiene anunciado para la tierra, donde Cristo gobernará con Justicia y Santidad a todas las naciones. Pero bien sabemos que Dios permitió el endurecimiento de Israel para salvación de los gentiles (el resto de la gente que no es judía):

Rom 11:25 "Porque no quiero, hermanos, que ignoréis este misterio, para que no seáis arrogantes en cuanto a vosotros mismos: que ha acontecido a Israel endurecimiento en parte, hasta que haya entrado la plenitud de los gentiles;
Rom 11:26 y luego todo Israel será salvo"

Cuando Israel rechazó al Señor cual Mesías e Hijo de Dios, Dios entró en tratos con el resto de las naciones (los gentiles) y estableció un Nuevo Pacto, el de la Gracia para la iglesia. La Iglesia nace después de 40 días que el Señor resucitado y glorificado subió a los cielos y luego descendió el Espíritu Santo, el primer gentil es incluido en la iglesia recién en Hch.10 con Cornelio y la predicación de Pedro que Dios lo envió a su casa con ese propósito, conocemos la resistencia que hizo Pedro a esa ordenanza divina de predicar a un gentil.

Hch 10:19 "Y mientras Pedro pensaba en la visión, le dijo el Espíritu: He aquí, tres hombres te buscan.
Hch 10:20 Levántate, pues, y desciende y no dudes de ir con ellos, porque yo los he enviado.
Hch 10:21 Entonces Pedro, descendiendo a donde estaban los hombres que fueron enviados por Cornelio"

Desde entonces no se predica el evangelio del reino (que es exclusivamente para los judíos y la promesa de salvación por perseverar hasta el fin), sino que se predica el evangelio de la gracia, porque ahora estamos bajo la gracia y no bajo la ley como ellos.

Cuando el Señor haya puesto en lugar seguro a Su iglesia, la esposa sea llevada a las mansiones celestiales que Él nos fue a preparar, entonces se cerrará la puerta de la salvación para los gentiles, porque su número estará completo con la última piedra viva que sea añadida a ese gran edificio espiritual que ha levantado Dios acá en la tierra, Su iglesia, y entrará en tratos nuevamente con Su pueblo terrenal ofreciéndoles el evangelio del reino nuevamente a ellos durante el período de la Gran Tribulación, por medio de los 144mil predicadores (12mil de cada una de las doce tribus de Israel) Ap.7, para llevar ese evangelio del reino a todas las naciones donde Su pueblo Israel se encuentra diseminado.

Esta salvación que Israel tendrá durante ese tiempo de juicios, está muy bien representada en el Antiguo Testamento cuando los tres amigos de Daniel fueron arrojados en el horno de fuego y el Señor los rescató ilesos desde allí, dejando estupefacto a Nabucodonosor, quien sorprendido exclamó:

Dan 3:25 "Y él dijo: He aquí yo veo cuatro varones sueltos, que se pasean en medio del fuego sin sufrir ningún daño; y el aspecto del cuarto es semejante a hijo de los dioses".

En la iglesia existe UN SOLO EVANGELIO que hoy se debería predicar, el de la gracia:

Ef 2:8 "Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios;
Ef 2:9 no por obras, para que nadie se gloríe".

Tit 3:5 "nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo"

Pero lamentablemente el hombre desde el comienzo de la iglesia, contradiciendo al Señor, ha añadido "otro evangelio".

2Co 11:3 "Pero temo que como la serpiente con su astucia engañó a Eva, vuestros sentidos sean de alguna manera extraviados de la sincera fidelidad a Cristo.
2Co 11:4 Porque si viene alguno predicando a otro Jesús que el que os hemos predicado, o si recibís otro espíritu que el que habéis recibido, u otro evangelio que el que habéis aceptado, bien lo toleráis"

Es conocido por todos que en nuestros días se ha introducido en muchas "iglesias" ese otro evangelio de la prosperidad o de la codicia, donde se les promete que si damos (al pastor) una cantidad de dinero, la recibiremos devuelta con intereses de a 100 por uno. Dar para recibir más no es la promesa para la iglesia, sino que algo muy diferente:

Mat 6:19 "No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrompen, y donde ladrones minan y hurtan;
Mat 6:20 sino haceos tesoros en el cielo , donde ni la polilla ni el orín corrompen, y donde ladrones no minan ni hurtan.
Mat 6:21 Porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón".

El evangelio glorioso y verdadero que debería predicar la iglesia, es el regalo de Dios que necesita tener como único mensaje: "ARREPENTÍOS Y CONVERTÍOS" el cual corresponde al ejemplo que se consigna en las Sagradas Escrituras, donde además ordena: "dar de gracia lo que hemos recibido de gracia". Todo aquel que pide dinero para recibir la bendición de Dios, es un estafador, un engañador que está vendiendo algo que no le pertenece.

Cuando la iglesia sea llevada por el Señor a los cielos, acá en la tierra comenzarán los justos juicios de Dios (La Gran Tribulación). El día de la Gracia habrá terminado y la puerta de la salvación se habrá cerrado para todos los inconversos.

Mat 25:10 "Pero mientras ellas iban a comprar, vino el esposo (Cristo); y las que estaban preparadas entraron con él a las bodas; y se cerró la puerta.
Mat 25:11 Después vinieron también las otras vírgenes, diciendo: ¡Señor, señor, ábrenos!
Mat 25:12 Mas él, respondiendo, dijo: De cierto os digo, que no os conozco".

Inclusive MUCHOS pastores, profetas, (adivinos y agoreros), curanderos y sopladores, quedarán fuera:

Mat 7:22 "Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?
Mat 7:23 Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad".

Como vimos en Rm 11 luego que el número de salvados gentiles haya llegado a su plenitud (esté completo), entonces Dios ofrecerá una salvación especial a Israel a través del evangelio del reino que predicarán los 144mil fieles de esa nación, que saldrán por todo el mundo anunciando salvación para los israelitas que se encuentran dispersos por todas las naciones, hablando diferentes idiomas. Entonces, cuando la iglesia ya no esté en la tierra, los judíos que perseveren hasta el fin, resistiendo aceptar la marca de la bestia, ellos serán salvos.

En Mateo cap. 24 está hablando para ese tiempo de la gran tribulación, cuando la iglesia se encuentra en sus moradas celestiales, no en la tierra. Lea los vrs. 9, 21, 29.

Mat 24:9 "Entonces os entregarán a tribulación, y os matarán, y seréis aborrecidos de todas las gentes por causa de mi nombre.

Mat 24:21 porque habrá entonces gran tribulación, cual no la ha habido desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá.

Mat 24:29 E inmediatamente después de la tribulación de aquellos días, el sol se oscurecerá, y la luna no dará su resplandor, y las estrellas caerán del cielo, y las potencias de los cielos serán conmovidas". Copiado ilegalmente de EstudiosMaranatha.com

Entre estos versículos se encuentra el vr. 13 "Mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo", donde indubitablemente está hablando del tiempo de la Gran Tribulación, cuando la iglesia se encuentra en los cielos. Este versículo 13 ha sido tristemente retorcido por quienes leen en forma aislada algunos versículos de la Biblia, para probar sus propias convicciones humanas y no buscan lo que Dios ha revelado al hombre en toda la Biblia.

Insisten en tergiversar y contaminar el evangelio de la gracia, para, extrayéndolo de su contexto, poder presentar "otro evangelio", el de la salvación condicionada por obras y por perseverar; donde la salvación depende del hombre y no de Dios (Lea la respuesta Nº 263). .

Aunque siempre se estrellarán contra el muro insoslayable de muchos versículos de la Biblia donde nos aseguran que la salvación eterna depende de Dios y de Su fidelidad hacia el hombre, y no de las obras y fidelidad del hombre hacia Dios. De lo contrario ¿Cómo podríamos interpretar honestamente estos versículos? ¿O simplemente los borramos de la Biblia?

2Tim 2:13 "Si fuéremos infieles, él permanece fiel"

Filp 1:6 "estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo"

Jn 10:28 "y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano.
Jn 10:29 Mi Padre que me las dio, es mayor que todos, y nadie las puede arrebatar de la mano de mi Padre".

Todo el capítulo 24 de Mateo es una respuesta a la pregunta de sus discípulos judíos que quedaron atónitos ante la revelación que les hizo el Señor, que el templo sería destruido (Mt.24:3-4). Ellos solamente estaban preocupados de ¿cuándo sería establecido el reino de mil años aquí en la tierra, del cual hablaron los profetas de la antigüedad? (Hch.1:6) "Señor, ¿restaurarás el reino a Israel en este tiempo?".

Mt.24:14 dice: "Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin". La iglesia siempre ha predicado el evangelio de la gracia, no del reino. Ese será el evangelio por perseverar hasta el fin (vr.13) que predicarán los 144 mil judíos, 12 mil de cada una de las 12 tribus de Israel (Ap.7:4-8).

Mt.24 es la respuesta que el Señor entrega a sus discípulos judíos que deseaban saber sobre ese tiempo que les había revelado, cuando fuera destruido su templo de Jerusalén. Por esta razón les habla vr.15 "del lugar santo" (el templo) y de lo que habló Daniel sobre la profanación de ese lugar, cuando el anticristo se siente allí y exija adoración como Dios (2Ts.2:4). Vr.16 de los que estén "en Judea". Vr.20 del "día de reposo" (el Sábado). Los escogidos que menciona en el vr.24 son los de la nación de Israel. (Rm.11:25-26).

En conclusión el evangelio de la gracia es el único evangelio que la iglesia debería predicar en nuestros días, no el evangelio de la prosperidad o evangelio de la codicia, donde por lucro muchos pastores enseñan maliciosamente que debemos dar a Dios (entiéndase a los pastores, comerciantes de la fe), para luego recibir muchas bendiciones terrenales. Dar para recibir más es dar por interés, no es dar libremente por amor como Dios nos ordena, esperando recompensas allá en el cielo, no acá en la tierra.

El evangelio de la gracia es el que entrega toda la gloria a Dios y depende 100% de Su Gracia y Su poder, donde no se considera ninguna obra humana porque todas nuestras obras, no son más que trapos de inmundicia en Su presencia.

Isa 64:6 "Si bien todos nosotros somos como suciedad, y todas nuestras justicias como trapo de inmundicia; y caímos todos nosotros como la hoja, y nuestras maldades nos llevaron como viento".

Aún el gran apóstol Pablo estimaba como "basura" su brillante testimonio como hombre religioso de la nación de Israel. Filp 3:8 "Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo"

El evangelio de la gracia es el que se identifica plenamente con las últimas palabras de Cristo en la cruz: "Consumado es". Porque TODO está hecho, todo está consumado, no existe ningún ingrediente humano que el hombre deba o necesite o pueda añadir. Es el evangelio ofrecido a todas las naciones gentiles, las cuales son bendecidas solo por la obra de Cristo crucificado y resucitado.

El evangelio del reino es el mensaje de salvación que se entregará durante la Gran Tribulación para la salvación del pueblo terrenal de Dios, Israel, cuando les será necesario perseverar hasta el fin, resistiendo aceptar la marca de la bestia. Eso será cuando la iglesia se encuentre a salvo en las moradas celestiales que Cristo nos fue a preparar, no para el día de hoy.

Le invito a leer el libro "25 Diferencias entre Israel y la Iglesia". También el libro "La 2ª Venida del Señor" estos le podrán ayudar para entender este importante tema de la salvación eterna que Dios ofrece al pecador.



Volver al indice

¿Este sitio web ha sido de su interés? Envíe nuestra dirección a sus amigos.

www.EstudiosMaranatha.com