Preguntas Frecuentes

por Jack Fleming

N° 242

¿Es correcto llamar "CAPILLA" a una iglesia?


RESPUESTA


Muchas veces recibo preguntas consultando si tal cosa es bíblica, lo que implica aclarar en primera instancia si aquello se encuentra en la Biblia. Aunque ésta aclaración que me solicitan no tiene el mismo concepto implícito, creo que es fundamental puntualizar que esta terminología ("capilla") no es bíblica, porque jamás se menciona en las Sagradas Escrituras en ninguna de sus variantes o concepto para definir una iglesia.

Es un vocablo que tiene su origen en el léxico de la iglesia Católica Romana. Esa iglesia, como todos sabemos a través de la historia, nace en el siglo IV con Constantino, quien a fuerza de sangre y muerte hace un golpe militar y toma el poder del Imperio Romano.

Sus antecesores, los diferentes Césares que controlaron ese imperio, persiguieron brutalmente a los cristianos, pero muchos se habían percatado y la historia así lo consigna dentro de sus dichos, que veían que por cada cristiano que mataban aparecían cien más para reemplazarlo. Por lo tanto Constantino, hombre muy astuto y hábil militar, cambió de estrategia.

Determinó prontamente que lo mejor no era seguir en ese esfuerzo inútil de exterminarlos, sino de utilizarlos para consolidar su poder y controlar los vastos dominios del imperio.

Fue entonces que ideó un plan magistral, transformarlos en la religión del estado, para lo cual les ofreció algunos de los muchos templos paganos que existían en su imperio para adorar diversas divinidades. De este modo ellos (los que aceptaran estos favores de su "magnánimo" emperador), no serían perseguidos y podrían reunirse libremente en estos fastuosos edificios.

Pero no solamente eso, sino que además ofrecía a los líderes religiosos que aceptaran, que serían tratados con todos los privilegios del estado que gozaban todos los sacerdotes que servían a las diferentes divinidades paganas de Roma. Para lo cual obviamente él (Constantino), continuaría siendo el dios principal y la cabeza de todo este sistema religioso que controlaba bajo el título de "Sumo Pontífice".

Para imponer ese carácter de religión universal, llamó a esa nueva religión del estado: "Católica" que significa precisamente eso, "universal". La historia, la cual no se puede cambiar, nos relata que posteriormente nace el "Césaro-Papismo" como lo registran inclusive los historiadores católicos que relatan la historia de su iglesia, que consistía en una jerarquía eclesiástica paralela a la del estado, pero donde el emperador continuaba siendo la Cabeza y principal divinidad que controlaba los dos estados, el político-militar y el religioso.

Gradualmente las diferentes divinidades del imperio fueron elevándose a los altares católicos bajo el nuevo título de "santos", terminando por absorber los otros cultos religiosos. Porque todos estos "santos" que adoran tienen atributos divinos; son omnipresentes, se les puede hablar desde cualquier lugar del mundo; son todopoderosos ("milagrosos"), conceden favores que humanamente no se podrían conseguir; son omniscientes, conocen todas las cosas, etc.

Constantino, hábil gobernante, no solamente siguió siendo el jefe de estado, sino que ahora asumió como cabeza de la iglesia Católica Romana bajo el título de "Sumo Pontífice".

Todos los paganos de su imperio comprendieron perfectamente el significado del nuevo rol del emperador. Porque ellos conocían muy bien que los sacerdotes de las diversas divinidades paganas que ellos adoraban, se llamaban "Pontífices". Al asumir Constantino como "Sumo Pontífice", estaba indicando que desde ahora él era el jefe supremo de todas las divinidades de su imperio.

De hecho hasta el día de su muerte continuó adorando el dios Sol, divinidad que adoraban todos los súbditos de su reino; razón por la cual hasta el día de hoy se puede ver en las imágenes de los "santos" católicos, que tienen un sol sobre sus cabezas, incluyendo principalmente "el santísimo" donde colocan en el interior a su dios de harina (la hostia de la eucaristía), que es un sol de oro y está presente en todos los altares de los romanistas.

Sólo a partir del año 590, el jefe supremo de la iglesia Católica Romana, el Sumo Pontífice, asume también bajo el título de "Papa" siendo el primero de ellos en forma oficial, Gregorio I (590-604). Y desde esa fecha comienza la siniestra sucesión Papal, la cual muchas veces estuvo envuelta en asesinatos y perversos atentados. La corrupción fue tan generalizada en este poder eclesiástico, que muchos Papas eran hijos de Papas o Cardenales y también de incestos, muy común en aquellos tiempos.

Hasta nuestros días, el Papa sigue autodenominándose "Sumo Pontífice", y además continúa siendo el jefe de la iglesia Católica Romana y jefe del estado del Vaticano. Constantino le transfirió esta doble jefatura, y más recientemente, el dictador Mussolini por medio de un concordato que firmó con el Papa Pío XII y Hitler, le hicieron entrega oficial no solamente de importantes franquicias económicas, sino también del reconocimiento oficial como estado independiente.

Hoy el Vaticano es reconocido por Naciones Unidas y por todos los países donde tiene sus propios embajadores. El Papa donde vaya debe ser recibido no solamente como jefe supremo de la iglesia Católica Romana, sino que el protocolo obliga a recibirle además como jefe de Estado.

Recorrer los lúgubres y malolientes pasillos de la historia del catolicismo, que su iglesia se esfuerza por clausurar e impedir su paso a todos aquellos que desean conocer la verdad, es un intento vano, más aún que en nuestros días tenemos un acceso ilimitado a la información. Por lo demás, cuando emergemos de esos oscuros y nauseabundos lugares de la historia, nos encontramos con los mismos personajes, que por muchos esfuerzos que hagan por blanquear a sus líderes, continúan siendo los mismos.

Muchos libros de historia nos muestran al actual Papa, Joseph Ratzinger, más conocido bajo el nombre de Benedicto XVI, vistiendo su uniforme del ejército nazi de Hitler a quién sirvió bajo sus órdenes; pueden decir lo que quieran para intentar blanquear este hecho, pero la historia no se puede cambiar. Por lo tanto resulta muy entendible que hoy este Papa haga todos los esfuerzos por elevar a los altares y santificar a su gran admirador, Pio XII, quien firmó el concordato con Hitler y Mussolini que tanto favoreció a la iglesia católica.

Cuando Constantino echó andar toda esta maquinaria del catolicismo, veíamos que para consolidar este nuevo poder, regaló templos de diferentes divinidades paganas de su imperio a los nuevos líderes que se vendieron al poder de las riquezas. Su madre posteriormente fue la primera en construir nuevos edificios para este naciente poder religioso emergente, fue así como levantó la primera basílica en Jerusalén, luego continuaron construyendo fastuosos edificios en diferentes lugares del imperio.

Con el paso del tiempo estos numerosos edificios fueron multiplicándose por todo el imperio. Los más fastuosos y que servían como cuartel general de esta nueva fuerza que se levantaba, se denominaron "Catedrales", los cuales en muchos de ellos aún se pueden ver por la Europa contemporánea, donde perduran en algunos de ellos en sus cúpulas y vitrales, los signos del zodiaco con los que el Vaticano siempre estuvo mezclado en sus credos y vicios esotéricos, siendo una de las razones para condenar también a Galileo Galilei por hereje.

El origen de la palabra "CAPILLA" comenzó a usarse en los tiempos de las guerras entre los diferentes reyes que dominaban Europa, cuando éstos enviaban a sus ejércitos para conquistar territorios. Entre esas tropas siempre colocaban una tienda de campaña donde un capellán del clero católico impartía bendición a su ejército antes de las matanzas de una batalla, es decir, para que mataran el mayor número de enemigos posible y que ellos sufrieran eventualmente las menores bajas posibles.

Por lo tanto "CAPILLA" proviene del latín y significaba simplemente eso: Una tienda de campaña donde servía el capellán de roma para bendecir a las tropas durante esas guerras de conquistas. También se relaciona con la palabra "capella" que en latín significaba también "cábala", porque eran utilizadas para traer buena suerte a sus ejércitos; esto es común hasta nuestros días que en las tropas tengan un "capellán" como cábala para que "los bendiga". Y mantienen en sus capillas para adorar imágenes de diferentes dioses ("santos") o diosas ("vírgenes) de la guerra para su adoración.

En el transcurso de los siglos fue evolucionando este concepto a una parte anexa de una iglesia "madre". Una construcción, aunque estaba adherida al edificio central, era un departamento más pequeño destinado al culto especial de un "santo" específico que se veneraba en ese lugar, donde se destacaba en el centro la imagen del santo patrón para quien se erigió ese lugar, pero principalmente fue dedicada al culto mariano.

Posteriormente se construyeron "CAPILLAS" que no necesariamente estaban anexadas a otro edificio específico ("iglesia"), sino que se construyeron separadamente, pero continúan dependiendo jerárquicamente de una iglesia; su representante es uno del clero de menor jerarquía y continúan dedicándose al culto mariano o de un "santo" en particular, por eso se las define como "CAPILLAS".

Los romanistas desde sus inicios crearon todo un sistema jerarquizado que no solamente incluyó al clero, sino que también a sus edificios que fueron adquiriendo. Comenzaron con los templos de las divinidades de Roma, continuaron con sus basílicas y luego incluyeron a las catedrales para finalizar en este escalafón descendente de categoría, con las capillas que están a cargo de un cura de bajo rango.

Si hoy los nuevos evangélicos que han adoptado esta forma de individualizar sus "iglesias" (que ahora llaman "CAPILLAS"), es para significar que es una iglesia inferior con un líder de menor jerarquía, es asunto y responsabilidad de ellos; pero eso es absolutamente anti bíblico y no corresponde a la enseñanza de las Sagradas Escrituras. Solamente muestra lo lejos que se han deslizado de la Palabra de Dios y lo mucho que se han acercado a los marianos.

Puede leer más sobre este tema, en el libro "24 Semejanzas entre Católicos y seudo evangélicos" que presento en la sección LIBROS de nuestra página web.



Volver al indice

¿Este sitio web ha sido de su interés? Envíe nuestra dirección a sus amigos.

www.EstudiosMaranatha.com