Preguntas Frecuentes

por Jack Fleming

N° 229

¿A cuál ciencia se refiere y cuándo se acabará? 1Cor.13:8 "las profecías se acabarán, y cesarán las lenguas, y la ciencia acabará".


RESPUESTA


La Biblia hace diferencia entre la ciencia de los hombres y la ciencia de Dios.

La ciencia de los hombres es llamada también por el Señor en Su Palabra como: 1Ti 6:20 "Oh Timoteo, guarda lo que se te ha encomendado, evitando las profanas pláticas sobre cosas vanas, y los argumentos de la falsamente llamada ciencia".

Dios la define como falsa porque aquello que los hombres de ciencia afirman un día, apoyándose en las conjeturas de su propia capacidad humana limitada a sus cinco sentidos, en el día de mañana lo desmienten.

Por ejemplo, hubo un tiempo que todos aseguraban que la tierra era plana, luego cambiaron de parecer y aseguraron que era redonda y que el sol giraba en torno a ella. Posteriormente sostuvieron que el sol estaba inmóvil en el espacio y que era la tierra la que giraba alrededor del sol, hoy nos dicen que el sol nunca está fijo en un solo punto, porque todos los cuerpos celestes están en movimiento en una expansión permanente en el espacio.

Hasta nos llegan a hablar de universos paralelos que coexisten simultáneamente donde habría una conexión a través de túneles del tiempo. Y así es y será la ciencia de los hombres, lo que hoy aseguran, mañana lo desmienten, es inestable y cambiante.

A diferencia de ella está la ciencia inamovible y absoluta de Dios, la cual el Todopoderoso y Creador ha revelado al hombre en Su infalible Palabra.

Cuando la Biblia habla de la ciencia, se refiere a la revelación que el Señor ha entregado al hombre, al conocimiento de la verdad de Dios. En el mismo contexto del pasaje que Ud. menciona (1Cor.13:8) se aprecia esta verdad. 1Co 12:8 "Porque a éste es dada por el Espíritu palabra de sabiduría; a otro, palabra de ciencia según el mismo Espíritu".

El mismo Señor Jesucristo se refirió a la ciencia como al conocimiento de la revelación de Dios entregada al hombre. Reprendiendo a los fariseos que se consideraban intérpretes de las Sagradas Escrituras les dijo: Luc 11:52 "¡Ay de vosotros, intérpretes de la ley! porque habéis quitado la llave de la ciencia; vosotros mismos no entrasteis, y a los que entraban se lo impedisteis".

En consecuencia, la ciencia a la cual hace mención la Biblia, es la palabra de ciencia entregada por el Espíritu de Dios al hombre, es lo que el Señor ha revelado a los mortales, lo cual es absoluto e inamovible y que hoy se consigna en la infalible Palabra de Dios.

Esa revelación, la ciencia, la Palabra de Dios presentada a través de los instrumentos humanos que el Señor utilizó para revelar Sus verdades eternas, Dios anunció que se acabaría cuando llegara lo perfecto.

Cuando el Todopoderoso estimó que había entregado toda la revelación que el hombre necesitaba conocer, entonces no existiría más entrega de esa ciencia a los mortales. Y fue así como al finalizar Su Palabra transmitida a la humanidad, Dios selló esa revelación con una advertencia muy solemne en la última página de la Biblia:

Ap.22:18 "Si alguno añadiere a estas cosas, Dios traerá sobre él las plagas que están escritas en este libro".

Cuando se terminó de escribir la última página del Libro Sagrado, se acabó la ciencia revelada por Dios al hombre. La Biblia contiene todo lo que Dios estimó necesario que el hombre supiese, pese a que seguramente habrá muchas cosas más que el hombre quisiera conocer, pero ya tendremos toda una eternidad para ocuparnos de eso.

Como el versículo de 1Cor. 13:8 hace mención a que también en ese tiempo (cuando la Biblia se terminara de escribir) también se acabarán las profecías y cesarán las lenguas, los carismáticos entregan una interpretación muy particular sobre este tema.

Ellos aseguran que cuando la Palabra de Dios dice que se acabará todo esto (profecías, lenguas y ciencia) cuando llegue lo perfecto, pretenden explicar que "lo perfecto" es la venida del Señor y que cuando Él, el único perfecto venga, todo eso se acabará, pero por el momento seguirán existiendo en la iglesia hasta que Él nos lleve al cielo.

Analicemos por parte el pasaje bíblico:

1Co 13:8 "El amor nunca deja de ser; pero las profecías se acabarán, y cesarán las lenguas, y la ciencia acabará.
1Co 13:9 Porque en parte conocemos, y en parte profetizamos;
1Co 13:10 mas cuando venga lo perfecto, entonces lo que es en parte se acabará.
1Co 13:11 Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, juzgaba como niño; mas cuando ya fui hombre, dejé lo que era de niño.
1Co 13:12 Ahora vemos por espejo, oscuramente; mas entonces veremos cara a cara. Ahora conozco en parte; pero entonces conoceré como fui conocido".

En el vr.9 el apóstol asegura que solamente conocían en parte esa verdad divina, porque aún faltaba toda la revelación del Nuevo Testamento y seguían dependiendo de las profecías, la Palabra de Dios que estaba siendo entregada por medio de los instrumentos humanos.

1Co 14:3 "Pero el que profetiza habla a los hombres para edificación, exhortación y consolación".

La entrega de esa Palabra divina que se hacía para la edificación, exhortación y consolación de la iglesia primitiva, no tiene ninguna relación con la actuación de los agoreros y pitonisas que hoy abundan entre los carismáticos. Porque ese legítimo proceder de los instrumentos humanos que Dios levantaba en la iglesia del Nuevo Testamento, era parte del plan divino hasta que se terminara de escribir la Biblia; hasta que llegara lo perfecto.

Cuando la iglesia hubiera alcanzado la madurez, dejarían esas señales que fueron dadas en sus comienzos cuando eran niños en Cristo.

1Cor.13:11"cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, juzgaba como niño; mas cuando ya fui hombre, dejé lo que era de niño"

Y este es el gran conflicto de las iglesias carismáticas, que quieren retroceder a la edad infantil pretendiendo que aún son niños en Cristo. Cuando el Señor dice que seamos como niños, es una mención a la inocencia que debemos imitar, pero no a que nos mantengamos en la misma estatura espiritual después de haber nacido largo tiempo y sin crecer, porque eso nos transformaría en enanos y no en niños.

Es imposible que "lo perfecto" se refiera al Señor Jesucristo en Su segunda venida, porque tendríamos que destruir no solamente la gramática, sino que además todo el contexto de este pasaje.

Si se refiriera a una persona, tendría que decir "el perfecto", y tratándose del Señor la palabra perfecto tendría necesariamente que estar con mayúscula, como en todos los casos cuando se alude a la divinidad. Por ejemplo: el Santo, el Camino, el Ungido, el Hijo, etc.

Además, resulta totalmente forzado e incongruente interpretar que cuando menciona "lenguas" en 1Cor. 13 y 14 pueda estar refiriéndose a un "lenguaje angelical", debido a que justamente allí dice que "ese don de lenguas cesará". Y son precisamente los "Carismáticos" y "Pentecostáles" los que interpretan que ese don de lenguas, terminará cuando venga el Señor Jesucristo por Su Iglesia.

Esto significaría que cuando lleguemos al cielo seremos mudos o que no hablaremos un lenguaje celestial, porque sería entonces que según ellos cesará ese don.

Como un insulto a la inteligencia humana resulta esa aseveración de algunos pastores que afirman que ellos hablan "lenguas angelicales", para que Satanás no los entienda. Eso es rebalsar el colmo de la ignorancia, porque todos sabemos que Satanás era el querubín más grande de toda la creación angelical, y por lo tanto habla el idioma angelical.

Los hay también quienes aseguran que Pablo dijo que hablaba "lenguas angelicales". Eso es tan absurdo como lo anterior, porque el apóstol jamás dijo aquello.

Algunas personas dicen en su hablar cotidiano: "Si yo me ganara el Loto me compraría un yate". Pero nadie en su sano juicio podría afirmar que esa persona ha dicho que TIENE un yate. No se necesita mucha inteligencia para entender que solamente está expresando una suposición.

Cuando se lee un libro en forma inteligente y lógica, se debe respetar el significado de cada palabra, de lo contrario estaríamos adulterando aquello que el autor quiso expresar. Cuanto más deberíamos ser cuidadosos al leer el Libro de los libros, la Santa Biblia.

El pasaje en cuestión se encuentra en 1Cor.13:1 y Pablo dice: "Si yo hablase lenguas humanas y angélicas, y no tengo amor, vengo a ser como metal que resuena, o címbalo que retiñe".
vr.2 "Si tuviese profecía... si tuviese toda la fe..."
vr.3 "Si repartiese todos mis bienes...y si entregase mi cuerpo para ser quemado".

Claramente está expresando un hipotético, es una serie de supuestos que enumera para expresar la importancia del amor, pero de ninguna forma está afirmando que entregó su cuerpo para ser quemado, ni tampoco que hablaba lenguas angelicales. Porque si se quiere dar esa interpretación antojadiza que aquí el apóstol dice que habló en lenguas angelicales, de igual manera tendríamos que afirmar que Pablo entregó su cuerpo para ser quemado, lo cual bien sabemos que no fue así.

En la lengua Castellana el vocablo "Si" sin acento, corresponde al condicional, el "Sí" con acento es el afirmativo. En otros idiomas, por ejemplo en inglés, la diferencia entre estas dos palabras que son totalmente diferentes se expresa de una manera distinta. El "si" condicional es "if" y el afirmativo es "yes".

Solamente un lector muy superficial de la Biblia, o uno que no la lee, podría afirmar que Pablo ha dicho que él habló lenguas angelicales; porque jamás en la Biblia ha dicho tal cosa. Esto es solamente asunto de saber leer y haber leído lo que Dios dice, no de quedarnos con aquello que los hombres enseñan de su propia imaginación.

Otra consideración que corresponde notar sobre esta interpretación tan especial respecto a "lo perfecto", es que justamente los dones que terminarán cuando venga el Señor, no se mencionan en absoluto aquí en 1Cor.13, como por ejemplo el don de sanidades, evangelización, etc. Lo que descarta por completo que pueda estar refiriéndose a la segunda venida Cristo, además ese no es el tema que está considerando este pasaje, solamente existe en la imaginación de aquellos que quieren forzar esa interpretación.

Lo que confunde a algunos es el vr.12 de 1Cor.13 donde dice: "Ahora vemos por espejo, oscuramente; mas entonces veremos cara a cara. Ahora conozco en parte; pero entonces conoceré como fui conocido". Pero la alusión que aquí se menciona es sobre los espejos antiguos, que eran de metal y cuya imagen era borrosa.

Cuando llegara la revelación completa de Dios, eso que por la sola lectura del Antiguo Testamento les resultaba confuso, sería esclarecido con una claridad tal cuando tuvieran toda la Biblia, que equivaldría a conocer por primera vez su propio rostro como los demás le conocían; dejarían de ver esa imagen nebulosa y turbia que ellos estaban acostumbrado a percibir a través de los espejos de metal de esa época, que les reflejaba su propia imagen sin nitidez absoluta.

Esto guarda relación con lo que dice en Heb.10:1 "teniendo la sombra de los bienes venideros, no la imagen misma de las cosas". El Nuevo Testamento vino a revelarnos la imagen misma de las cosas, porque en el Antiguo Testamento Dios habló por medio de figuras, sombras de la realidad plena (Heb.8:5 "figuras y sombras de las cosas celestiales).

En consecuencia, lo que está diciendo 1Cor.13:8 "las profecías se acabarán, y cesarán las lenguas, y la ciencia acabará"; es que cuando llegara lo perfecto, la revelación completa de Dios y se escribiera la última página de la Biblia, las profecías se acabarán, y cesarán las lenguas, porque la ciencia de Dios se acabó y no habrá más revelación para el hombre. Y el Señor selló la Biblia en su última página con esta advertencia divina:

Ap.22:18 "Si alguno añadiere a estas cosas, Dios traerá sobre él las plagas que están escritas en este libro".

Si en el día de hoy siguieran existiendo los profetas, las lenguas y la ciencia de Dios revelada al hombre, todo esto que ha dicho el Señor sería falso, tendríamos que seguir añadiendo páginas a la Biblia y continuar escuchando a los falsos profetas que pululan en las iglesias carismática.



Volver al indice

¿Este sitio web ha sido de su interés? Envíe nuestra dirección a sus amigos.

www.EstudiosMaranatha.com