Preguntas Frecuentes

por Jack Fleming

N° 228

Para nacer de nuevo ¿Es necesaria el agua del bautismo? como enseñan algunos pastores apoyándose en el pasaje de Jn.3:5 "el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios".

RESPUESTA

El Señor Jesucristo tiene que extender su explicación sobre el nuevo nacimiento, porque la mente carnal y religiosa de Nicodemo, no lograba comprender la enseñanza espiritual que estaba entregando sobre la necesidad de "nacer de nuevo".

Razonaba en su pobre capacidad humana: "¿Puede acaso entrar por segunda vez en el vientre de su madre, y nacer?" Esto es lo que siempre sucede al que pretende interpretar lo espiritual, con su mente mortal sujeta al análisis de sus limitados cinco sentidos, desechando la enseñanza espiritual.

¿Había dicho o insinuado el Señor que se debía entrar de nuevo al vientre de su madre para nacer de nuevo? ¡Jamás!

¿Ha mencionado en alguna instancia en este pasaje algo que sugiera la necesidad de "bautizarse" para nacer de nuevo? ¡Jamás!

La palabra "bautismo" en conexión al nuevo nacimiento espiritual, está solamente en la mente de aquellos que razonan al igual que Nicodemo, con una mente carnal y pretenden explicar lo espiritual, desviándolo a obras humanas.

Porque nadie podrá discutir con inteligencia y sabiduría, que el bautismo en agua es realmente una obra que el hombre hace al sumergirse en ellas para testificar públicamente de su nueva fe. Introducirse en la aguas y salir desde allí, es un acto que requiere un esfuerzo y trabajo humano; a ninguna persona en su sano juicio le puede caber la menor duda que eso ES una obra que hace el hombre o la mujer al bautizarse.

Por lo tanto, al sugerir o peor aún, afirmar que el bautismo es necesario para nacer de nuevo, están añadiendo un elemento extraño a la salvación que nos presenta Dios en Su Palabra.

Porque el Señor es muy categórico en las Sagradas Escrituras para asegurar que la salvación es por medio de la fe, no por obra alguna que el hombre pudiera hacer o añadir, incluyendo el bautismo. Reconozco que hay muchos pecadores perdidos que a diario se bautizan en muchas iglesias sin haber previamente nacido de nuevo, pero en esos casos lo único que se obtiene, es un pecador mojado.

La infalible Palabra de Dios dice:

Ef 2:8 "Porque por gracia sois salvos por medio de la fe (no dice del bautismo); y esto no de vosotros, pues es don de Dios;
Ef 2:9 no por obras, para que nadie se gloríe".

Tit 3:5 "nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo"

Rom 11:6 "Y si por gracia, ya no es por obras; de otra manera la gracia ya no es gracia. Y si por obras, ya no es gracia; de otra manera la obra ya no es obra".

2Tm. 1:9 "quien nos salvó y llamó con llamamiento santo, no conforme a nuestras obras, sino según el propósito suyo y la gracia que nos fue dada en Cristo Jesús antes de los tiempos de los siglos"

Es necesario aclarar que Dios nunca ha conectado la obra del bautismo con la salvación del alma. Lo que algunos tergiversan es Mr. 16:16 "El que creyere y fuere bautizado, será salvo" Y omiten maliciosamente la parte que continúa del versículo: "mas el que no creyere, será condenado".

Aun aquí no se necesita una mente brillante para comprender que no dice: "el que no fuera bautizado, será condenado". Sino que inobjetablemente lo que dice es: "el que no creyere, será condenado". Porque siempre la salvación ha sido exclusivamente por medio de la fe sin la participación de obras humanas, porque la obra de la salvación fue consumada en su totalidad por el Señor Jesucristo en la cruz del Calvario.

El orden que menciona acá en Mr.16 es el que siempre se ha consignado en las Sagradas Escrituras: Primero creían y eran salvos, luego se bautizaban, porque es lo que el Señor ha ordenado a todos los que han nacido de nuevo y ahora son salvos. La primera ordenanza que deben cumplir aquellos que ahora son hijos de Dios, es el bautismo.

Hch. 2:41 "Así que, los que recibieron su palabra fueron bautizados"

Hch 8:36 "Y yendo por el camino, llegaron a cierta agua, y dijo el eunuco: Aquí hay agua; ¿qué impide que yo sea bautizado?
Hch 8:37 Felipe dijo: Si crees de todo corazón, bien puedes".

Hch 18:8 "oyendo, creían y eran bautizados.

Entonces, si sabemos que el Señor no podía estar refiriéndose a la obra del bautismo en agua cuando le explica a Nicodemo sobre la necesidad de nacer de nuevo, porque además en todo el pasaje no se hace mención alguna al bautismo ¿A cuál agua cita aquí en Juan 3 ?

En Jn 3: 5 , aunque sorprenda a muchos que piensan como Nicodemo, el Señor se está refiriendo al agua como la Palabra de Dios. Y esto no es una interpretación antojadiza, sino que es lo que se desprende del pasaje y está en armonía con el resto de la Biblia.

Ef 5:26 "para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra"

Jn. 17:17 "Santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad"

1Pe 1:23 "siendo renacidos, no de simiente corruptible, sino de incorruptible, por la palabra de Dios que vive y permanece para siempre"

Dentro del mismo contexto bíblico es el propio Señor Jesucristo quien aclara a cual agua Él se refiere en Jn.3:5 y en muchos otros pasajes cuando habla del agua. En la página siguiente de lo que dijo a Nicodemo (No olvidemos que los libros Sagrados no estaban divididos en capítulos ni versículos, porque esa es una obra humana muy reciente en la historia), Jesús le dice ahora a la mujer samaritana, y que es lo mismo que encontramos en todo el libro del evangelio de Juan:

Jn. 4:10 "Respondió Jesús y le dijo: Si conocieras el don de Dios, y quién es el que te dice: Dame de beber; tú le pedirías, y él te daría agua viva".

Jn. 4:14 "mas el que bebiere del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás; sino que el agua que yo le daré será en él una fuente de agua que salte para vida eterna".

Jn. 15:3 "Ya vosotros estáis limpios por la palabra que os he hablado"

Jn. 7:37 "En el último y gran día de la fiesta, Jesús se puso en pie y alzó la voz, diciendo: Si alguno tiene sed, venga a mí y beba.
Jn. 7:38 El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva".

En consecuencia, el nuevo nacimiento para vida eterna se realiza por medio de la Palabra de Dios (el lavamiento del agua por la palabra), y la intervención del Espíritu Santo de Dios. El bautismo en agua es el paso siguiente que debe dar el creyente que ha nacido de nuevo, para cumplir con lo que su Señor ha ordenado, pero de ninguna manera es un elemento que se debe efectuar para nacer de nuevo o asegurar su salvación.

¿Quiénes deben bautizarse? (Hch.8:36-37 ¿qué impide que yo sea bautizado?: Si crees de todo corazón, bien puedes" ) Los que han creído de todo corazón en el Señor Jesucristo, aceptándolo como a su Salvador personal y como fruto de su fe verdadera, han pasado por la experiencia de haber nacido de nuevo y desean agradar y obedecer a su Señor.



Volver al indice

¿Este sitio web ha sido de su interés? Envíe nuestra dirección a sus amigos.

www.EstudiosMaranatha.com