Preguntas Frecuentes

por Jack Fleming

N° 222

Algunos pastores utilizan Amos 2:1 para enseñar que Dios condena la incineración de los muertos.

RESPUESTA

Por este motivo Dios exige entre las condiciones para ejercer el pastoreado de una iglesia, que no sea un neófito (1Tm.3:6). Porque por ignorancia bíblica han enseñado las aberraciones más inverosímiles.

Esta situación me hace recordar a uno que enseñaba que debíamos ser sal de la tierra, porque Dios le había dicho a Abraham: "sal de tu tierra y de tu parentela". Esto ocurre porque cada día los pastores y hermanos en general, leen menos sus Biblias y recurren a las ayudas como Concordancias, para conseguir un mensaje "instantáneo" sin mucho trabajo o extractos de versículos para confirmar sus creencias.

Amos 2: 1 dice: "Así ha dicho Jehová: Por tres pecados de Moab, y por el cuarto, no revocaré su castigo; porque quemó los huesos del rey de Edom hasta calcinarlos".

Este pasaje cualquiera que lo lea con un mínimo de comprensión, entenderá que no se está refiriendo a un funeral, sino al castigo que Dios le anuncia a Moab, no por haber realizado un "funeral" quemando al difunto, sino por haber desobedecido un mandato divino.

Cuando Israel salió desde Egipto en los días de Moisés, Edom impidió el paso por sus tierras durante el éxodo al pueblo de Dios (Nm.20:20-21). Pero aun considerando este hecho, el Señor les prohibió a los israelitas aborrecer a los edomitas.

Deut 23:7 "No aborrecerás al edomita, porque es tu hermano; no aborrecerás al egipcio, porque forastero fuiste en su tierra".

Sin embargo Moab no solamente aborreció y asesinó a un prisionero de guerra edomita, sino que además en expresión de su odio, ordenó quemar los huesos del rey de Edom hasta calcinarlos. Y todo esto lo realizó sin tener en cuenta lo que Dios les había mandado respecto a los edomitas.

Por lo tanto lo que aquí se describe en Amos capítulo dos, no es un funeral, sino el asesinato y desobediencia a Dios respecto a la consideración especial que el Señor les había ordenado para con los edomitas.

Tomar este pasaje para enseñar que Dios condena la cremación, es tan absurdo como por antítesis, afirmar que los católicos están de acuerdo con la incineración porque durante los siglos de la "Santa" Inquisición, ellos quemaron en las hogueras públicas a millones de cristianos y judíos.

En nuestros días, si alguien decidiera respecto a un familiar (o un jefe) que aborreciera y desea que el día de su funeral sea quemado como expresión de odio y resentimiento, obviamente que también hará mal. Pero de ningún modo expresa que Dios condena que el cuerpo de un ser amado sea reducido a cenizas para su sepultura.



Volver al indice

¿Este sitio web ha sido de su interés? Envíe nuestra dirección a sus amigos.

www.EstudiosMaranatha.com