Preguntas Frecuentes

por Jack Fleming

N° 220

¿Dónde puedo encontrar prédicas para entregar en mi iglesia?

RESPUESTA

En la única parte que un predicador honesto podría encontrar material para predicar, es en la Palabra de Dios, la Biblia. Todo aquel que se limita a copiar lo que otros han dicho, no solamente es un suplantador que está intentado sembrar patatas cocidas, sino que es un plagiador.

Creo que su dilema es mucho más profundo que el no tener temas para predicar, sino que debe repasar por qué cree que Dios lo ha escogido para esa labor, si el Señor no lo ha capacitado para esa tarea de tanta responsabilidad.

Rom 10:15 ¿Y cómo predicarán si no fueren enviados?

Ciertamente que predicar es una labor relativamente fácil, no olvidemos que hasta Judas, el que traicionó al Señor, también lo hizo cuando fue en esa comisión que se les encomendó. Mar 6:7 "Después llamó a los doce, y comenzó a enviarlos de dos en dos; y les dio autoridad sobre los espíritus inmundos".

Y si leemos con atención la experiencia de Judas, notaremos que no solamente predicó a muchas personas (y seguramente algunos se habrán convertido), sino que además hizo milagros.

Pero nada de esto nos debe sorprender, porque el Señor ha dicho que cuando Él venga, MUCHOS de estos predicadores que además han realizado muchos milagros, serán rechazados por Su Palabra autorizada:

Mat 7:22 "Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?
Mat 7:23 Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad.

Por lo tanto, más que preocuparse de qué predicar, debería preocuparse de cuál es su condición respecto a la salvación de su alma, porque sería muy lamentable que solamente cuando sea condenado y rechazado eternamente, Ud. descubra que no es salvo. Le invito a repasar el fundamente de su fe ahora que aún la puerta de la salvación permanece abierta.

Otro punto importante que le debo señalar, es que la iglesia no es suya (Ud. dice "mi iglesia"), porque la iglesia tiene un sólo dueño que la ganó con Su propia sangre, el Señor Jesucristo. Él es el único que puede decir con Su autoridad divina: "Mi iglesia" (Mt.16:18).



Volver al indice

¿Este sitio web ha sido de su interés? Envíe nuestra dirección a sus amigos.

www.EstudiosMaranatha.com