Preguntas Frecuentes

por Jack Fleming

N° 216

Un varón, profeta de Dios, vino a mi casa con un mensaje del Señor para mí, me dijo que yo tenía que recibirlo en casa por el tiempo que él necesitara, lo recibí y le ofrecí dormir en un sofá que era lo único que disponía. Luego de una semana me dijo que yo hacía muy mal en dejarlo dormir en un sofá mientras yo dormía en la mejor cama, así que me dijo que él debía dormir en mi dormitorio y que no molestaría a mi esposa. Hace una semana que duerme en mi dormitorio con mi esposa y yo en el sofá. ¿Qué puedo hacer?

RESPUESTA

Arroje inmediatamente a la calle a ese sinvergüenza y bribón que ha mancillado su hogar y el nombre bendito del Señor.

El pentecostalismo y los carismáticos en general, están saturados de estos tunantes perversos y sin escrúpulos que se hacen llamar "profetas, varón de dios, siervos de dios" que siempre están al servicio de un pastor por alguna recompensa monetaria, para apoyar incondicionalmente con sus "visiones" y castigar públicamente especialmente a los que se atrasan en el pago del diezmo o sean considerados "conflictivos" por el pastor de turno.

Escribo "dios" con letra minúscula, porque obviamente se trata de un falso dios y no corresponde al Dios de la Biblia a quienes sirven estos adivinos y agoreros, que además de ser inmorales, siempre como parte de su espectáculo están haciendo anuncios que pueden traer mucha incertidumbre a los concurrentes.

Por ejemplo, en forma sorpresiva le dicen a uno de los presentes que su trabajo está en peligro (cosa que en tiempos de crisis no tiene nada de especial) o se dirige a una mujer que está embarazada y le dice que tendrá un hijo varón, algo que será recordado solamente si la pitonisa adivina en su acertijo; si aquella mujer tiene una niña, todo será olvidado.

Sinceramente he perdido mi capacidad de asombro con la habilidad para engañar que muestran estos (estas) rufianes. Recientemente una persona me escribió sorprendido que uno de estos "profetas" le había traído un mensaje de dios, que le decía que para dedicarse al servicio del Señor debía separarse de su esposa, aunque ella también era creyente.

¿Cómo es que puede suceder esta clase de inmundicias en las iglesias? En América Latina aprendí un dicho popular que grafica muy bien esta situación, dice: "La culpa no la tiene el cerdo, sino el que le da el alimento".

Efectivamente, si el pueblo de Dios aplicara solamente sentido común o actuara con un mínimo de inteligencia, prudencia, sabiduría y escudriñara las Escrituras como ordenó el Señor, sin fanatismos idiotizantes que son impulsados por la ignorancia de la Palabra de Dios y el seguimiento ciego a los traficantes de almas, que todos sabemos que son comerciantes de la fe, estos excesos no podrían ocurrir.

Si no hubiera quienes alimentaran al cerdo, no existirían estos hechos mal olientes y repulsivos que traen con mucha justicia mal nombre a las iglesias evangélicas que abundan en nuestros días, especialmente en aquellas que fomentan y permiten la actuación de los "profetas". Más aún considerando que la Palabra de Dios dice que: (1Co 13:8 ) "las profecías se acabarán".

Durante el período en que aún no se terminaba de escribir la totalidad del Nuevo Testamento, hubo efectivamente "profetas", pero siempre hemos de entenderlo dentro del contexto en que están mencionados, por ejemplo:

1Co 14:1 Seguid el amor; y procurad los dones espirituales, pero sobre todo que profeticéis.
1Co 14:3 Pero el que profetiza habla a los hombres para edificación, exhortación y consolación.

Hasta el más simple de los lectores entenderá que las profecías que se ejercían durante ese período del Nuevo Testamento, eran predicaciones de la Palabra de Dios , para edificación, exhortación y consolación.

Pero cuando se terminó de escribir la última página de la Biblia, que contiene TODA la revelación de Dios al hombre, las profecías se acabaron , como lo dijo Dios, llegado lo perfecto (la Biblia) las profecías se acabaron (1Cor.13:8); de lo contrario deberíamos continuar añadiendo páginas a la Biblia, porque supuestamente aún no concluiría la revelación del Señor ¿No dicen que las "profecías" que revelan son del Señor, y por lo tanto estarían al mismo nivel que al resto de las Sagradas Escrituras?

¿Cómo es posible que existan estos hechos nauseabundos dentro de lo que debería ser la casa de Dios? Los jefes del "cartel de la fe" continúan existiendo y enriqueciéndose, gracias a personas como usted, que además aportan con su dinero a esas iglesias que no hacen otra cosa que desprestigiar el nombre Santo y Bendito del Señor Jesucristo.

Personalmente he tenido algunas experiencias con esta clase de "profetas". Un día llamó a la puerta de mi casa uno de estos sujetos y me dijo que traía un mensaje que Dios le había revelado para mí, le contesté que yo también había recibido un mensaje de Dios para él, que expulsara a los demonios en el nombre de Jesús, así que lo despedí en el nombre del Señor.

El Señor nos dice: (Mat 10:16) "He aquí, yo os envío como a ovejas en medio de lobos; sed, pues, prudentes como serpientes, y sencillos como palomas".



Volver al indice

¿Este sitio web ha sido de su interés? Envíe nuestra dirección a sus amigos.

www.EstudiosMaranatha.com