Preguntas Frecuentes

por Jack Fleming

N° 200

Testimonio desde Florida, EE.UU.

Mi nombre es Lorena, tengo 21 años y quiero compartir mi aterrador testimonio referente a la amarga experiencia que viví en unas de las Iglesias más reconocidas de Florida. Primero que nada doy gracias a Dios por permitirme enviar este testimonio, por haberme abierto los ojos y por poner en mi vida a Ud. pastor Jack, que con mucho amor y comprensión día tras día ha ido respondiendo y aclarando mis dudas, siempre a través de citas bíblicas, lo cual me ha resultado tan real y convincente porque todo es directamente de la Palabra de Dios.

Muchos que lean este testimonio dirán que de la abundancia del corazón habla la boca, y así mismo es que de la abundancia del dolor y desengaño que también puedo hablar. No faltarán los que digan: "del Pastor nadie puede hablar, porque es el Ungido de Dios".

Mi respuesta a nombre de esa supuesta y falsa perfección que ha diario violan, es que he sido testigo de maltratos de niños que por temor callaron, quizás en algunos casos sus padres creyeron en la perfección del "ungido" y no creyeron a sus hijos.

Todo comenzó cuando llegue a esa Iglesia con mucha sed de recibir de Dios, los primeros días todo parecía muy bien, aunque notaba un poco de desorganización y desorden respecto al horario y las actividades, pero pensé que posiblemente era porque necesitan más experiencia o más ayuda y todo quedó ahí.

A los pocos días se comenzó a tratar el tema de los demonios, resulta que en esa Iglesia los ven más que nadie, están en todas partes, lo mismo en un vaso de agua, en un cuadro o saltan de la pantalla de la TV., salen de los libros, están en las carreteras, mientras conducimos se nos pueden cruzar en forma de perros blancos y es causa de accidentes. Las ropas de diseñadores también nos enseñaron que tienen un espíritu de homosexualidad y podíamos sufrir consecuencias al usarlas.

Visitar el médico para consultar por una enfermedad que nos afectaba, también se decía que no era bueno, para eso realizaban las sanidades de las que más adelante le hablaré. Los símbolos patrios también tienen sus demonios, la Estatua de la Libertad, el águila, en fin el mal está en todas partes y Dios en ninguna, como si no tuviera poder ni presencia en este mundo. Luego se habló de separarnos de las amistades y familiares que no eran cristianos, se nos obligaba a asistir a la Iglesia los 6 días de la semana, donde naturalmente en todas ellas debíamos entregar ofrendas, y si alguien tenia un horario de trabajo que no fuera de 9 a 17 horas, debía orar y buscar otro trabajo, pues eso no era normal para un cristiano.

Los servicios eran muy impresionantes para mi, predicaban a gritos y llantos, el contagio emocional era tal que muchos terminaban de la misma forma, y si no lo hacían eran presionados y prácticamente obligados a hacerlo. Todo parecía un circo o una obra teatral aterradora, unos bailando, otros gritando, otros revolcándose en el suelo; cuando la Biblia nos enseña precisamente lo contrario 1Cor. 14:40 "hágase todo decentemente y con orden".

La mayoría de las veces nos pedían pasar al frente para orar, el pastor iba imponiendo las manos y empujaba a cada uno, muchas veces algunos caían al suelo y otras no, al no hacerlo era motivo de enojo por parte del ungido y los oficiales de la iglesia que seguían muy de cerca todo esto; por lo tanto muchos preferían caer de todas maneras. Las puertas de la iglesia se cerraban, nadie podía salir ni ir al baño.

Referente a las sanidades siempre pedían que pasaran adelante, oraban e imponían las manos, luego las personas tenían que testificar que fueron sanados sin la verificación de sus médicos tratantes. Muchas veces un dolor de cabeza, espalda, etc. puede comprobarse de inmediato, pero otras enfermedades necesitan exámenes de rayos X, escáner o análisis de sangre; esto puede tener consecuencias fatales para enfermos de diabetes tipo 1 dependientes de insulina, cuando el páncreas no produce suficiente insulina para controlar apropiadamente los niveles de glucemia, o enfermedades al corazón que necesitan de un medicamento diario, y muchas otras que son dependientes de la ayuda de fármacos; una persona que haya tenido un trasplante y llegue a estas iglesias, está condenada a una muerte segura.

Esta clase de pastores son los responsables directos de la muerte de muchas personas que dependen de la ayuda diaria de sus medicamentos para vivir, porque sin ningún temor de Dios para proseguir con el engaño de la supuesta "sanidad" que han realizado, obligan a esas personas a que suspendan sus medicamentos, sabiendo que los están condenando a una muerte inminente. No entiendo cómo las autoridades ni los familiares no hacen cargos contra estos pastores que por sus ambiciones sin límites, son los causantes directos de esas muertes.

Algo muy llamativo es la cura de una pierna mas larga que la otra, oraban y luego sentaban a las personas en una silla, les mandaban juntar ambas piernas y compararlas; eso es algo que no es real a menos que se realice un un examen de rayos X. Cualquiera que lea esto puede sentarse y comprobar lo que estoy diciendo, juntar sus piernas y alargar una mas que otra, ese examen no revela nada.

Jamás ví sanar a ninguna persona que verdaderamente tuviera una curvatura seria en su espalda o emparejar una pierna que realmente fuera más corta que la otra, pues las personas regresaban con el mismo zapato con su suela alta. Quienes no sanaban era porque no estaban en conexión con Dios o les faltaba fe, otras veces se decía que no era el día.

Posteriormente llegó el momento de lo que se conoce en las Iglesias como la "Prosperidad económica". Enseñaron a diezmar de todo lo que recibíamos, recoger ofrendas en todos los servicios, invitaban cantantes a quienes también había que darles su parte, sembrar (dar buenas ofrendas) para tener éxito.

Con los profetas pasaba algo similar y las profecías eran asombrosas, nunca olvidaré una profetiza que dijo " Las deudas serán canceladas, las computadoras cometerán errores y todo estará pagado milagrosamente". Hermanos por el amor de Dios, nunca se dejen llevar por algo semejante, nosotros somos responsables de nuestra economía, deudas y compromisos financieros.

Nunca he descartado que alguna persona amiga o familiar conozca de alguna deuda nuestra y por ejemplo envíe un cheque a nombre nuestro a la tienda donde compramos el carro o cualquier articulo, de lo contrario puede tratarse de un error humano. Como cristianos íntegros cuando suceden esas cosas debemos llamar al lugar donde tenemos la deuda y aclarar cualquier duda, lo mismo si en nuestra cuenta del banco aparece un saldo que no es nuestro.

Nunca olvidaré cuando hace algunos años pagué en la tienda con un billete de US$ 100, era tarde ya casi iban a cerrar la tienda, la cajera se veía agotada cuando me entregó el dinero, ví que la cantidad era asombrosa y le dije: "Señorita se ha equivocado, le pagué con un billete de 100 revise y rectifique por favor", la joven me dio las gracias y siempre que yo iba a la tienda y me veía me bendecía con un saludo o una sonrisa . Si yo hubiera tenido la mente de la falsa prosperidad hubiera pensado esa era mi bendición, la bendición mía sería la maldición de otra persona que hasta sin empleo hubiera quedado o tenido que pagar la deuda.

También en un momento dado se nos dijo que debíamos tener una buena casa, carro, ropas finas, etc. para impresionar al vecino. Tener dinero y cosas materiales buenas no es malo, siempre y cuando no nos endeudemos o tengamos que trabajar 16 horas o más, robándole tiempo a nuestra familia.

Todo esto causó en mí mucha confusión y lo peor eran las historias del diablo y el contagio emocional el cual sin darme cuenta me fue afectando, consulté con una hermana conocida y me dijo: "Hermana salga de esa Iglesia y busque donde se practique la doctrina de Cristo", lo consulté con mi familia y ellos dijeron: "Bueno, vamos tomar la parte buena y desecharemos la parte mala que proviene del hombre", eso no funcionó ni funcionará jamás, no se puede estar en una Iglesia disfuncional, donde se enseñan cosas buenas y otras equivocadas.

Fueron pasando los días y comencé a sentirme alterada y nerviosa, veía demonios en todas partes, sentía que me apretaban el cuello y me faltaba el aire. Una mañana amanecí muy mal, tuve que ir a la sala de emergencias, el médico me diagnosticó una crisis de pánico o sea una crisis de ansiedad severa. Ahora estoy bajo tratamiento médico y he puesto todo en manos de Dios y también he pedido su apoyo en oración pastor Jack.

No quiero que ningún otro hermano o hermana tenga que pasar por experiencias similares, siempre escudriñen sus Biblias, muchos de sus predicadores no siempre son competentes. Las interpretaciones más extrañas siempre han salido de las iglesias carismáticas.

Es notable como muchos predicadores carismáticos están predicando toda clase de cosas extrañas a la Palabra de Dios cada vez que tienen una reunión. Hablan de revelaciones, visiones, profecías modernas, capacidad de ver demonios, ángeles, viajes al infierno, viajes al cielo y un sin fin de cosas raras. ¿De dónde nacen todas estas ideas religiosas? ¿Acaso nacen de un estudio serio de la Palabra de Dios? Obvio que no.

Muchos de ellos ni siquiera dan un repaso a los textos o texto que van a exponer, es más, muchos en el momento de su participación en la exposición de la Biblia, en ese preciso momento abren la Biblia. ¿Acaso eso es escudriñar las Escrituras? Bien dice el apóstol Pedro que los "indoctos e inconstantes, tuercen las Escrituras para su propia perdición.." (2 Pedro 3:16)

Gracias pastor Jack por permitirme contar mi testimonio, espero que sea de bendición para la vida de muchos hermanos que se encuentran esclavizados a estos sistemas supersticiosos que explotan las emociones con fines de lucro, causando mucho daño a las de las personas que caen en las redes de estos pastores, que solamente buscan el dinero de quienes con sinceridad se acercan a esos lugares esperando encontrar una palabra de Dios.



Volver al indice

¿Este sitio web ha sido de su interés? Envíe nuestra dirección a sus amigos.

www.EstudiosMaranatha.com