Estudios Biblicos MARANATHA "danzas en la iglesia"
Preguntas Frecuentes

por Jack Fleming

N°186

¿Qué opina de las danzas? Ya que la Biblia habla que David danzaba.

RESPUESTA

Lo que yo opine no tiene gran importancia, lo que opina Dios, eso si que tiene toda la importancia del mundo.

A diferencia de los libros escritos por hombres, donde se mencionan únicamente los aciertos y logros humanos, la Biblia habla de TODOS los aspectos de la vida de los siervos que Dios ha calificado aún como fieles. Se refiere a las cosas buenas y también a las malas, incluyendo aquellas que muestran su humana condición.

Sobre David habla con inusitado brillo de su fidelidad, pero también consigna cuando se pasó al bando enemigo y pretendió pelear contra Israel junto al ejército de los filisteos:

1Sam 29:2 "Y cuando los príncipes de los filisteos pasaban revista a sus compañías de a ciento y de a mil hombres, David y sus hombres iban en la retaguardia con Aquis.
1Sam 29:3 Y dijeron los príncipes de los filisteos: ¿Qué hacen aquí estos hebreos? Y Aquis respondió a los príncipes de los filisteos: ¿No es éste David, el siervo de Saúl rey de Israel, que ha estado conmigo por días y años, y no he hallado falta en él desde el día que se pasó a mí hasta hoy?
1Sam 29:4 Entonces los príncipes de los filisteos se enojaron contra él, y le dijeron: Despide a este hombre, para que se vuelva al lugar que le señalaste, y no venga con nosotros a la batalla".

También la Biblia habla del adulterio que David cometió con Betsabé, esposa de Urías heteo (2Sm.11:3). Y además incluye en esa biografía que hace Dios de su siervo, el episodio donde dice que danzó. Fue en una sola ocasión, no es que se llevara danzando en su vida, por lo tanto es faltar a la verdad afirmar que "David danzaba" y presentarlo como si hubiera sido un danzarín que siempre estaba ocupado en eso.

Todo esto es parte de la forma de ser de David, que Dios la consigna en la Biblia para mostrar que era solamente un hombre, con nuestros mismos defectos y logros, porque toda la gloria de las cosas buenas que hizo con su pueblo, le pertenecen exclusivamente a Dios. Dios no comparte Su gloria con ninguna de sus criaturas.

Por lo tanto no podemos tomar a David y a ningún otro instrumento humano que Dios se haya dignado usar, como ejemplo y estilo de vida, especialmente si son personajes del Antiguo Testamento, porque allí se refiere a quienes estaban bajo otro pacto, muy diferente al pacto en el cual se encuentra la iglesia.

Sería terrible que alguien pretendiera solucionar sus conflictos con personas que son contrarias al cristianismo, haciéndolo de una forma violenta, apoyándose en que David empuñó su espada y mató a sus enemigos. O que algún desubicado pretendiera hablar de "adulterio cristiano", intentando justificar su nefasta conducta con el caso que menciona la Biblia en la vida de David.

Los creyentes que constituimos la iglesia santa del Señor, no somos davinianos, ni paulinos, ni seguidores de ningún instrumento humano que Dios haya usado en la antigüedad, solamente somos cristianos, porque nuestro único modelo a seguir es Cristo. Y él, siendo el más espiritual de todos los hombres, JAMÁS se expresó por medio de danzas o música u otras manifestaciones emocionales que se han hecho comunes entre aquellos que hoy se han alejado de la enseñanza bíblica.

Las expresiones emocionales corresponden a una manifestación del alma, no del espíritu; lo emocional proviene del alma, lo espiritual del espíritu. Por este motivo hasta los inconversos pueden caer en trances emocionales que son muy propios de los grandes eventos musicales, deportivos y religiosos, donde se estimulan las emociones hasta enajenar los sentidos y exacerbar la racionalidad. Puede leer más sobre este tema en la RESPUESTA Nº 168

La tremenda diferencia que existe entre los israelitas que vivieron bajo el antiguo pacto, es que ellos no tuvieron la bendición de recibir el Espíritu Santo como lo tienen los cristianos de la iglesia, porque bien sabemos que descendió solamente el día de Pentecostés, después que el Señor subió a los cielos.

Esto obligaba a los del antiguo pacto a expresarse de manera física y a través de instrumentos musicales, porque no lo podían hacer de forma espiritual, debido a que carecían del Espíritu Santo. Esto es lo que sucede a todos los que no tienen el Espíritu Santo, deben expresarse de ese modo físico.

Pero cuando vino el Señor Jesucristo, estableció un nuevo pacto y una nueva forma de adoración, en el espíritu:

Jn. 4:23 "Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren.
Jn. 4:24 Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren".

Por lo tanto está fuera de toda lógica escoger un caso del Antiguo Pacto (Antiguo Testamento), que se menciona en forma aislada de una oportunidad que lo hizo en la calle, JAMÁS en el templo donde todos debían guardar suma reverencia y compostura, de lo contrario hubieran sido expulsados violentamente de la casa de Dios.

En consecuencia, no se trata de creer que David fue un danzarín en el templo de Dios, y tomar aquello como ejemplo y conducta de vida, además considerando que ahora estamos bajo otro pacto y tenemos el Espíritu Santo para expresarnos "en espíritu y en verdad, porque esa clase de adoradores busca Dios que le adoren" ahora en el nuevo pacto que estableció el Señor para la iglesia.



Volver al indice

¿Este sitio web ha sido de su interés? Envíe nuestra dirección a sus amigos.

www.EstudiosMaranatha.com