Preguntas Frecuentes

por Jack Fleming

N° 174

¿Quiénes son los 24 ancianos que habla Ap. 4:4 ?

RESPUESTA

El Apocalipsis es un libro de las revelaciones de Dios para el tiempo del fin, las cuales el Señor las entregó a través de símbolos, porque son solamente para aquellos que escudriñan las Escrituras. Ap.1: 3 "Bienaventurado el que lee, y los que oyen las palabras de esta profecía, y guardan las cosas en ella escritas; porque el tiempo está cerca".

Corresponden a la revelación que el Señor glorificado entregó al apóstol Juan. La palabra traducida como "revelación" corresponde al vocablo que en el original significa: "una apertura" en el sentido de "descorrer un velo", para mostrar las cosas que deben suceder pronto (vr.1).

En toda la Biblia hallamos revelaciones por medio de símbolos y figuras, pero el Apocalipsis es el único de todos los 66 libros de la Biblia que lo es en su totalidad. Por lo cual requiere sumo cuidado para interpretar cada uno de ellos dentro del contexto general, para obviar las dificultades inherentes a las profecías y escatología que contiene este hermoso libro y no desviarnos del verdadero significado que Dios ha revelado.

Hay quienes afirman que esos 24 ancianos representan a la iglesia, pero tal aseveración no tiene ningún fundamento bíblico. No existe tan siquiera un versículo que pueda servir de apoyo para esa hipótesis, porque jamás el número 24 ha representado a la iglesia.

En el capítulo primero encontramos el prólogo, la visión del Cristo glorificado y la comisión que recibió el apóstol. Ap. 1: 19 "Escribe las cosas que has visto, y las que son, y las que han de ser después de estas".

Claramente divide la revelación en tres tiempos: "las que has visto" Haciendo referencia a la visión del Cristo glorificado, y obviamente también a todo el ministerio terrenal, muerte y resurrección del Señor que Juan fue testigo (1Jn.1:1 "Lo que era desde el principio, lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que hemos contemplado, y palparon nuestras manos tocante al Verbo de vida").

Continúa con "las que son" Aquellas que se mencionan en los capítulos dos y tres respecto a las etapas de la iglesia aquí en la tierra". Y "las que han de ser después de estas" Es decir, los sucesos que acontecerán después que la iglesia sea quitada de este escenario terrenal y trasladada a sus moradas celestiales.

Las siete cartas de los capítulos 2 y 3 representan las diferentes etapas por las cuales habría de pasar la iglesia acá en la tierra:

1.- Efeso: que significa "Deseada". La iglesia apostólica hasta el abandono del primer amor, desde Pentecostés hasta el año 100.

2.- Esmirna: "Mirra" Durante el tiempo de las feroces persecuciones del imperio romano, año 100 hasta el 312.

3.- Pérgamo: "Casamiento" Cuando el general Constantino toma Roma y posteriormente crea la iglesia católica, años 312 - 590.

4.- Tiatira: "no se cansa de sacrificar" El remanente fiel en medio de la corrupción cuando se instaura la jerarquía eclesiástica de Obispos, Cardenales y el nombramiento del primer Papa, Gregorio I (leer libro "Expediente 666" ), años 590 - 1.520.

5.- Sardis: "los que escapan" La Reforma y su obra, años 1.520 - 1.750.

6.- Filadelfia: "Amor fraternal" Período de los grandes héroes de la fe conquistando un mundo dominado por los romanistas, años 1.750 - 1.950.

7.- Laodicea: "Juicio del pueblo" 1.950 hasta la venida del Señor. El gobierno de la iglesia por el hombre y no por el Señor Jesucristo. La cristiandad en medio de un mundo religioso que le produce náuseas al Señor. Muchas riquezas, suntuosos edificios y grandes imperios económicos, pero el Señor asegura que está afuera, llamando a la puerta por si alguno quiere oír Su voz.



Luego de revelar estas siete etapas por las cuales atravesaría la iglesia acá en la tierra, comienza el capítulo 4 "Después de esto"… Es decir, después que concluye la estadía de la iglesia en este mundo y es llevada a los cielos.

En el capítulo 4 se describe en forma simbólica, en el arrebatamiento de Juan hasta la presencia misma del trono de Dios, la traslación de la iglesia desde la tierra al cielo, porque a partir de este capítulo 4 nunca más se vuelve a nombrar la iglesia en la tierra.

Dios ha encomendado a los ángeles la misión de cuidar y presenciar la actuación de la iglesia del Señor (los salvados por Su gracia). 1Co 11:10 "Por lo cual la mujer debe tener señal de autoridad sobre su cabeza (en la iglesia), por causa de los ángeles". 1Co 4:9 "Porque según pienso, Dios nos ha exhibido a nosotros los apóstoles como postreros, como a sentenciados a muerte; pues hemos llegado a ser espectáculo al mundo, a los ángeles y a los hombres".

Ellos no forman parte de la iglesia ni de los invitados a las bodas del Cordero, continúan siendo meros espectadores de la obra redentora y de las bendiciones que Dios colmará a la esposa de Cristo, la iglesia.

En el Nuevo Testamento se especifica que unos son los amigos del Esposo (Cristo), y otros son la esposa (la iglesia). Juan el Bautista explica claramente que ellos solamente son los amigos del Esposo:

Jn. 3:27 "Respondió Juan y dijo: No puede el hombre recibir nada, si no le fuere dado del cielo.
Jn. 3:28 Vosotros mismos me sois testigos de que dije: Yo no soy el Cristo, sino que soy enviado delante de él.
Jn. 3:29 El que tiene la esposa, es el esposo; mas el amigo del esposo, que está a su lado y le oye, se goza grandemente de la voz del esposo; así pues, este mi gozo está cumplido".

El Señor Jesucristo señaló a Juan el Bautista como el más grande de los profetas, porque él preparó el camino del Señor, y además con él concluyó la ley y los profetas. Lc. 16:16 "La ley y los profetas eran hasta Juan".

Juan el Bautista representa a todos los salvados de la nación de Israel del Antiguo Testamento que murieron en la fe de los sacrificios que menciona la ley. Pero ellos no obtuvieron la misma bendición que los cristianos (judíos y gentiles) que hoy somos salvos por la sangre del verdadero Cordero de Dios, Cristo Jesús; ellos (los del A.T.) son salvos, pero no constituyen parte de la esposa de Cristo (la iglesia), solamente son los amigos del Esposo. Y en esa condición asistirán a las bodas del Cordero en el cielo.

Por este motivo el Señor dice en Mt.11: 11 "De cierto os digo: Entre los que nacen de mujer no se ha levantado otro mayor que Juan el Bautista; pero el más pequeño en el reino de los cielos, mayor es que él".

En consecuencia en el cielo encontraremos dos grupos, uno los amigos del Esposo, y el segundo grupo que constituye la iglesia, la esposa de Cristo.

Estos dos grupos estarán representados, los judíos del A.T. por los 12 ancianos tipificando las 12 tribus de Israel. Y la iglesia, por los 12 apóstoles. Estos (12 + 12) son los 24 ancianos que menciona Ap. 4: 2

Cuando la iglesia sea llevada en gloria por el Señor, el primer acontecimiento que sucederá en los cielos será el tribunal de Cristo. Luego que el Señor haya quemado todas las obras que se hicieron en la carne, premiará aquellas que fueron de acuerdo a Su voluntad; pasando al segundo evento glorioso: el reparto de coronas (Ver "Esquemas" que publico en la página web. Y leer libro "La 2ª Venida del Señor).

Una vez que Su esposa esté ataviada y adornada, entonces tendrá lugar las bodas del Cordero, donde asistirá la iglesia como la esposa, y los santos del Antiguo Testamento como los invitados a las bodas.

Los ángeles serán los espectadores, pero no los invitados; ese privilegio solo corresponde a los que han lavado sus vestiduras y han sido objeto de la misericordia de Dios. Los ángeles nunca han gustado de la misericordia divina, porque eso solamente lo pueden hacer los seres miserables, pecadores caídos que han sido levantados por la misericordia del Señor.

Ap. 19:9 "Y el ángel me dijo: Escribe: Bienaventurados los que son llamados a la cena de las bodas del Cordero. Y me dijo: Estas son palabras verdaderas de Dios".

Mat 22:2 " El reino de los cielos es semejante a un rey que hizo fiesta de bodas a su hijo;
Mat 22:3 y envió a sus siervos a llamar a los convidados a las bodas; mas éstos no quisieron venir.
Mat 22:14 Porque muchos son llamados, y pocos escogidos".

El número 12 representando a los doce apóstoles, y a las doce tribus de Israel (12+12=24), también se encuentra en la gran ciudad celestial:

Ap. 21: 9 "Ven acá, yo te mostraré la desposada, la esposa del Cordero.
Ap. 21:10 Y me llevó en el Espíritu a un monte grande y alto, y me mostró la gran ciudad santa de Jerusalén, que descendía del cielo, de Dios,
Ap. 21:11 teniendo la gloria de Dios. Y su fulgor era semejante al de una piedra preciosísima, como piedra de jaspe, diáfana como el cristal.
Ap. 21:12 Tenía un muro grande y alto con doce puertas; y en las puertas, doce ángeles, y nombres inscritos, que son los de las doce tribus de los hijos de Israel;
Ap. 21:13 al oriente tres puertas; al norte tres puertas; al sur tres puertas; al occidente tres puertas.
Ap. 21:14 Y el muro de la ciudad tenía doce cimientos, y sobre ellos los doce nombres de los doce apóstoles del Cordero.

En resumen: Los 24 tronos donde se sientan los 24 ancianos que menciona Ap.4: 2 son los 12 apóstoles representando a la iglesia. Y los otros 12 a las doce tribus de Israel.



Volver al indice

¿Este sitio web ha sido de su interés? Envíe nuestra dirección a sus amigos.

www.EstudiosMaranatha.com