Preguntas Frecuentes

por Jack Fleming

N° 164

¿Oseas 6: 2 está profetizando que la venida del Señor en gloria será en dos mil años?

RESPUESTA

Oseas 6: 2 dice: "Nos dará vida después de dos días; en el tercer día nos resucitará, y viviremos delante de él".

Muchas falsas enseñanzas se han construido por dogmatizar y especular sobre deducciones subjetivas. Hay quienes se inspiran en la parábola del buen samaritano, donde dice que dejó dos denarios para los gastos de hospedaje del herido, para deducir que el Señor está anunciando que Su regreso será en 2 mil años; porque injertan forzadamente en este relato lo que dice Pedro en otro contexto absolutamente diferente, cuando se refiere que para Dios "un día es como mil años, y mil años como un día" (2Pd.3:8).

En esa parábola no existe ninguna referencia o insinuación a la venida del Señor, Jesús solamente está condenando el fariseísmo religioso, y exhortándonos a ser prácticos con nuestra expresión cristianas. La conclusión que nos deja es: "Ve, y haz tú lo mismo".

Oseas 6: 2 también se ha prestado para que estos estudiantes superficiales de las Escrituras, concluyan que se está profetizando sobre la resurrección del Señor al tercer día. Pero aquí no se está hablando de muerte, sino de enfermedad. Vr. 1 "y nos curará; hirió, y nos vendará".

El tema que está exponiendo efectivamente es la restauración final de Israel al comienzo del milenio. Cuando habla de "dos días...en el tercer día" simplemente se está refiriendo al orden de los acontecimientos. Quizás hasta podría haber alguna PROPORCIÓN para insinuar sobre el enorme tiempo que faltaba para la segunda venida en gloria del Señor.

Pero de ninguna manera está dicho para establecer un dogma que cada día representa mil años, pensando en que el milenio representa el tercer día y lógicamente sabemos que ese tiempo será de mil años; porque Oseas está escribiendo a mediados del siglo VIII a.de C. Si interpretáramos literalmente que los dos primeros días corresponden a 2 mil años, esa fecha se habría cumplido en el año 1250 de nuestra era.

No se puede dogmatizar con tanta rapidez todo esto sin caer en enseñanzas erróneas, más aún sabiendo que el Señor dijo que ese día glorioso de Su retorno a la tierra, nadie sabe, ni aún los ángeles del cielo. Insistir en descubrir esa fecha es porfiar contra lo que el mismo Señor Jesucristo enseñó.

Lo que Oseas está enseñando es que en la consumación de los tiempos (y que aún faltaba mucho tiempo), Israel finalmente sería restaurado, eso es todo, añadirle más que eso es caminar sobre arenas movedizas y hundirnos en conjeturas humanas muy peligrosas, por las cuales desobedeciendo al Señor, muchos adivinos y pitonisas han intentado caminar anticipando fechas para la venida de Cristo en gloria. Lógicamente sabemos de sus fracasos, porque eso es algo que Dios no ha revelado ni tan siquiera a los ángeles del cielo.

Solamente podemos estar seguros que hoy falta muy poco, porque la higuera ya está verdecida su rama está tierna, y brotan las hojas, sabemos que el verano está cerca. Israel (la higuera) ha vuelto a ser una nación desde el año 1948.

Estamos viviendo una época de violencia y maldad como fue en los días de Noé. Gen 6:5 "vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal". Y el Señor anticipó que Su venida sería como en los días de Noé (Mt.24: 37).

La apostasía y el comercio desvergonzado que se practica en las autodenominadas iglesias modernas o "carismáticas", que han sido transformadas en verdaderos clubes sociales, donde se realizan espectáculos "musicales" que escandalizan hasta a los inconversos. La corrupción, adulterio, sodomía y demás ingredientes del mundo que introdujeron en ese lugar que debería ser la sal del mundo, es muestra evidente que estamos en los últimos tiempos.

Mat 5:13 "Vosotros sois la sal de la tierra; pero si la sal se desvaneciere, ¿con qué será salada? No sirve más para nada, sino para ser echada fuera y hollada por los hombres".

Los noticieros de todo el mundo hablan sobre los grandes cambios climáticos que estamos viviendo. Todo el planeta está envuelto en dolores que seguirán en intensidad y frecuencia, como la mujer que va a dar a luz, hasta que llegue el nacimiento de ese nuevo día cuando el Señor creará cielos nuevos y tierra nueva.

Nosotros somos la última generación:
Mat 24:34 "De cierto os digo, que no pasará esta generación (la que verá todas estas cosas) hasta que todo esto acontezca".
Mat 24:36 "Pero del día y la hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino sólo mi Padre".



Volver al indice

¿Este sitio web ha sido de su interés? Envíe nuestra dirección a sus amigos.

www.EstudiosMaranatha.com