Preguntas Frecuentes

por Jack Fleming

N° 157

¿Por qué el fiel apóstol Pablo terminó su vida solo y abandonado aún por sus propios hermanos?

RESPUESTA

La vida espiritual de los creyentes se expresa como una pirámide, mientras mayor es la multitud que nos acompaña, menor es nuestro nivel espiritual, pero a medida que va subiendo nuestro grado de espiritualidad, menos van siendo los que quedan a nuestro alrededor.

Todos los grandes siervos de Dios se han caracterizado por la soledad que les ha cercado, debido a que sus vidas espirituales se han desarrollado a alturas que a las mayorías les produce vértigo.

Los que viven en la parte baja de esta pirámide que sirve de barómetro espiritual, siempre están rodeados de multitudes y de la admiración de muchos. No en vano el Señor dijo: Lc. 6:26 "¡Ay de vosotros, cuando todos los hombres hablen bien de vosotros! porque así hacían sus padres con los falsos profetas".

Pero a medida que va subiendo nuestro nivel espiritual, van siendo menos los que nos acompañan, porque las mayorías no están dispuestas a pagar el precio de esa soledad que nos eleva a las alturas celestiales.

Menos aún están dispuestas a pasar por el horno de la prueba, porque Dios siempre a los instrumentos que utiliza de una forma más especial los templa a altas temperaturas, para separar de sus vidas toda la escoria que puede ser impedimento para alcanzar la pureza y solidez espiritual que ellos necesitan, para desarrollar los propósitos que el Creador ha preparado para ellos.

¿Cuántos son los que están capacitados para ser probados a las temperaturas que el gran apóstol Pablo lo hizo? Su testimonio nos habla de ese horno de la prueba que él fue sometido.

2Co 11:23 ¿Son ministros de Cristo? (Como si estuviera loco hablo.) Yo más; en trabajos más abundante; en azotes sin número; en cárceles más; en peligros de muerte muchas veces.
2Co 11:24 De los judíos cinco veces he recibido cuarenta azotes menos uno.
2Co 11:25 Tres veces he sido azotado con varas; una vez apedreado; tres veces he padecido naufragio; una noche y un día he estado como náufrago en alta mar;
2Co 11:26 en caminos muchas veces; en peligros de ríos, peligros de ladrones, peligros de los de mi nación, peligros de los gentiles, peligros en la ciudad, peligros en el desierto, peligros en el mar, peligros entre falsos hermanos;
2Co 11:27 en trabajo y fatiga, en muchos desvelos, en hambre y sed, en muchos ayunos, en frío y en desnudez;
2Co 11:28 y además de otras cosas, lo que sobre mí se agolpa cada día, la preocupación por todas las iglesias.
2Co 11:29 ¿Quién enferma, y yo no enfermo? ¿A quién se le hace tropezar, y yo no me indigno?

¿Cuántos son los que se dicen "cristianos" y que estarían dispuestos a ser probados de esa manera? Por lo tanto no debería extrañarnos que el fiel apóstol Pablo terminara su vida abandonado hasta por sus propios hermanos. 2Tm. 4:16 "En mi primera defensa ninguno estuvo a mi lado, sino que todos me desampararon; no les sea tomado en cuenta".

Si en el día de hoy hubiera una persecución del cristianismo, la mayoría que asiste a las iglesias seguramente serían eximidos de culpabilidad, porque no existirían evidencias contundentes para condenarlos como cristianos, debido a que sus vidas en nada difieren de los que son del mundo. Esa es la parte baja de la pirámide, pero en las angostas alturas de la cúspide, solamente unos pocos son los que transitan por ella.



Volver al indice

¿Este sitio web ha sido de su interés? Envíe nuestra dirección a sus amigos.

www.EstudiosMaranatha.com