Preguntas Frecuentes

por Jack Fleming

N° 144

¿Dijo Jesús en algún momento de su ministerio terrenal que él era Dios?

RESPUESTA

La doctrina de la deidad de Jesucristo es fundamental en el cristianismo bíblico. No solamente Él afirmó ser Dios, sino que sus discípulos lo adoraron y sus enemigos quisieron apedrearlo cuando expresó esta verdad, porque todos entendieron perfectamente Sus palabras, unos para adorarlo y otros para crucificarlo.

Fueron muchas las ocasiones donde el Señor aseguró ser Dios manifestado en carne. Por ejemplo: Jn.5: 17-47
En el vr. 17 dice ser igual a Dios en su persona: "Y Jesús les respondió: Mi Padre hasta ahora trabaja, y yo trabajo". Los judíos comprendieron perfectamente sus palabras, de tal modo que reaccionaron como dice el versículo siguiente (v.18) "Por esto los judíos aun más procuraban matarle, porque no sólo quebrantaba el día de reposo, sino que también decía que Dios era su propio Padre, haciéndose igual a Dios" .

Vr. 19 y 20 dice que es igual a Dios en sus obras: "Respondió entonces Jesús, y les dijo: De cierto, de cierto os digo: No puede el Hijo hacer nada por sí mismo, sino lo que ve hacer al Padre; porque todo lo que el Padre hace, también lo hace el Hijo igualmente. Porque el Padre ama al Hijo, y le muestra todas las cosas que él hace; y mayores obras que estas le mostrará, de modo que vosotros os maravilléis".

Vr. 21 igual a Dios el Padre en su poder y soberanía: "Porque como el Padre levanta a los muertos, y les da vida, así también el Hijo a los que quiere da vida". En este versículo no solamente se refiere a su capacidad de resucitar a los muertos, sino como lo explica en el vr. 24, a su soberanía para dar vida eterna a través de Su Palabra.

Vr. 23 igual a Dios el Padre en su honra: "para que todos honren al Hijo como honran al Padre. El que no honra al Hijo, no honra al Padre que le envió".

También podría citar la ocasión cuando el Señor Jesucristo empleó el mismo vocablo hebreo con el cual Dios se identificó ante Moisés en medio de la zarza ardiente, para referirse a su propia persona. En la lengua Castellana no se aprecia toda su intensidad como en el idioma original, pero a la luz del contexto se entiende perfectamente.

Cuando Moisés le preguntó a Dios cual era Su nombre, le dijo: Ex. 3:14 "Si ellos me preguntaren: ¿Cuál es su nombre?, ¿qué les responderé? Y respondió Dios a Moisés: YO SOY EL QUE SOY. Y dijo: Así dirás a los hijos de Israel: YO SOY me envió a vosotros".

El vocablo hebreo que Dios utilizó para indicar Su nombre fue traducido a los idiomas modernos como "YO SOY". Que corresponde a la misma palabra hebrea que el Señor Jesucristo utilizó para identificarse así mismo. Los judíos entendieron al instante las implicaciones de ese nombre, razón por la cual quisieron apedrearlo, especialmente cuando culminó su disertación afirmando que (Jn.10: 30-31) "Yo y el Padre uno somos. Entonces los judíos volvieron a tomar piedras para apedrearle".

Los cristianos somos los que reconocemos a la Biblia como la Palabra de Dios, lo que nos lleva a reconocer y creer todo lo que la Palabra del Señor dice respecto a quién es el Señor Jesucristo.

Muchos han sido los ataques que Satanás está realizando por medio de sus agentes para destruir esta gran verdad bíblica. Pero no hemos de extrañarnos, porque él es el "padre de mentira" y ha mentido desde el principio.

Sus agentes centralizan sus esfuerzos principalmente sobre aquellas personas que no poseen un gran conocimiento de las Sagradas Escrituras, logrando en muchos casos envolverlos entre sus redes con engaño, astucia y gran perseverancia.

Sus métodos son siempre los mismos. Si una de sus futuras víctimas no posee dominio de la Biblia, simplemente arremeten a fondo, sosteniendo sin ningún escrúpulo que el Señor NO es Dios, para ello usan con mucho descaro palabras del griego (idioma que desconocen) y comienzan a enredarlo con su doctrina diabólica, pero sin poder jamás mostrar un solo versículo de la Biblia que diga que el Señor Jesucristo NO es Dios.

Ahora, si su interlocutor está familiarizado con la Biblia y les muestra algunos de los muchos versículos de las Sagradas Escrituras que dicen textualmente que "el Señor Jesucristo ES Dios", entonces con una hipocresía que espanta, se limitan a decir que es "un dios menor", y concluyen diciendo que hay dos dioses. Un Dios grande, que es Jehová y un dios menor que es el Señor Jesucristo. Pero aun un lector ocasional de la Biblia sabrá que ella jamás dice que el Señor Jesucristo es un dios más pequeño, lo cual sólo mencionarlo resulta un absurdo que nos hace recordar los dioses paganos de la mitología griega. Dios es el ser Todopoderoso y si hubiera uno solo mayor que Él, dejaría de ser Dios.

En contraste con esta herejía la Biblia dice:

Tito 2:13 "el Señor Jesucristo es nuestro GRAN Dios".

Y hemos de tener muy presente que en la Biblia no pueden existir contradicciones, porque dejaría automáticamente de ser Palabra de Dios. Dios no es Dios de confusión ni puede contradecirse, si ha dicho que el Señor Jesucristo ES Dios, no podría luego decir lo contrario.

Dios dice en Su Palabra:

1Jn.5:20 "Este es el verdadero Dios".

Tito 2: 13 "la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo".

Judas 25 "al único y sabio Dios, nuestro Salvador".

2Pd.1:1 "nuestro DIOS y Salvador Jesucristo".

Heb.1:8 (Dios el Padre dice del Hijo) "Mas del Hijo dice: Tu trono, oh Dios, por el siglo del siglo".

1Tim.3:16 "Dios fue manifestado en carne".

Mt.1:23 "que traducido es Dios con nosotros".

Jn1:1 y 14 "el Verbo era Dios".

Compare Gn.1:1 "En el principio creó Dios" con Jn.1:3 "Todas las cosas por Él (Jesucristo) fueron hechas".

Rm.9:5 "según la carne vino Cristo, el cual ES Dios".

Col.2:9 "Porque en Él habita corporalmente TODA la plenitud de la Deidad".

Is.9:6 "Porque un niño nos es nacido...Dios fuerte".

Los discípulos del Señor lo adoraron y le reconocieron como Dios. Si él no hubiera sido Dios, tendría que haberlos rectificado, porque sólo a Dios debemos adorar, en cambio vemos que aceptó la adoración de sus discípulos.

Jn.20:28 "Tomás le dijo: Señor mío, y Dios mío".

Jn.9:38 "creo, Señor, y le adoró".

En el cielo también lo adoran, porque ES DIOS:

Ap.5:14 "y adoraron al que vive por los siglos".

Dios nos advierte en Su Palabra:

2Jn.10-11 "si alguno viene a vosotros, y no trae esta doctrina, no lo recibáis en casa, ni le digáis: ¡Bienvenido!".



Volver al indice

¿Este sitio web ha sido de su interés? Envíe nuestra dirección a sus amigos.

www.EstudiosMaranatha.com