Preguntas Frecuentes

por Jack Fleming

N° 129

Mi pastor dice que sale a volar con su espíritu sobre la ciudad para cuidar las casas de los hnos., y cuando ve demonios sobre los tejados, es porque la casa está "cargada". Luego visita esas casas para liberarla de los espíritus malos, por lo cual hay que darle una ofrenda especial. También ha dicho que fue a visitar el infierno. ¿Puede esto ser cierto?

RESPUESTA

Con la congestión vehicular de las ciudades en nuestros días y los precios que ha alcanzado el petróleo, no existe ninguna duda que eso sería una tremenda virtud. El problema que veo a estos vuelos al estilo de "Superman", es que en las grandes ciudades serán muchos los que también estarán volando, aunque lo hacen con diversas drogas, así que el tráfico allá arriba también será complicado.

En cuanto a los viajes que ese pastor hace al infierno, creo que debemos concederle el derecho a visitar a sus amigos las veces que lo inviten (Puede leer más sobre este tema en la respuesta a la pregunta Nº 25). Supongo que por tener esa clase de amistades, también podrá ofrecer precios muy especiales para realizar esas "liberaciones" para limpiar las casas de espíritus malos, quizás pueda ofrecer promociones especiales al estilo de "McDonalds", "combos" a diferentes precios, dependiendo de la cantidad de demonios que expulse.

Pero la verdad en todo esto, es que muchos son los que han confundido una iglesia espiritual, por una "iglesia" espiritista. En ese medio espiritista, donde no abunda la Palabra de Dios y la superstición, el fanatismo, los sueños, las "experiencias" y los relatos de historietas como esa son su nutrición cotidiana, se cumple lo que el Señor nos advirtió en la Biblia.

2Tim. 4:3-4 "Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas".
2Tim 3:12-13 "Y también todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús padecerán persecución; mas los malos hombres y los engañadores irán de mal en peor, engañando y siendo engañados".
2Ts. 2:11 "Por esto Dios les envía un poder engañoso, para que crean la mentira".

Tanto es lo que se han alejado de la verdad (la Palabra de Dios para seguir la palabra de los hombres) que Dios los deja creer su propia mentira. Recuerdo con pesar y amargura cuando arrendaba un espacio en una emisora que se decía "evangélica" y pude conocer muy de cerca esta clase de personas. Tenían equipos muy antiguos y cada vez que se cortaba la señal, decían que era porque los demonios se habían metido por los cables eléctricos para estropear los programas radiales, y lo más triste era ver que ellos creían ese cuento.

En ese medio espiritista abunda el fetichismo, los sueños, la superstición y el culto al hombre, por lo tanto no es de extrañar que finalmente ellos se consideren "Superman". Todo lo que sucede a su alrededor lo atribuyen a la intervención de los demonios, nada ocurre como un proceso natural de la vida. Aun cuando Dios nos ha advertido: Ecl. 3:1 "Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora. Tiempo de nacer, y tiempo de morir; tiempo de plantar, y tiempo de arrancar lo plantado". Pablo dijo: (2Cor. 11:29) "¿Quién enferma, y yo no enfermo?".

Algo que caracteriza a los espiritistas, es la necesidad de realizar constantemente "liberaciones" (expulsión de demonios), seguramente se deberá a que se sienten continuamente rodeados de esos espíritus.

En la Biblia no existe ningún caso de un creyente que haya sido poseído por un demonio, es más, nos asegura que los hijos de Dios somos templo del Espíritu Santo (1Cor. 6:19 "¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros?), y que somos hijos de la luz (1Ts. 5:5 "Porque todos vosotros sois hijos de luz e hijos del día; no somos de la noche ni de las tinieblas"), y la luz y las tinieblas no pueden coexistir simultáneamente en un mismo lugar, porque donde hay luz no puede existir las tinieblas al mismo tiempo.

Es imposible que en un creyente, que es templo del Espíritu Santo, que es la condición de todos los hijos de Dios, porque en cada uno de ellos mora el Espíritu Santo, pueda entrar en ese templo un demonio (2Cor.6:14 "¿Y qué comunión la luz con las tinieblas? ¿Y qué concordia Cristo con Belial?").

A esta clase de curanderos y milagreros se refiere el Señor en Su Palabra para condenarlos duramente, Mt. 7:22-23 "Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad".

Lo único que me consuela de su email, es ver que Ud. tiene la capacidad e inteligencia suficiente para percibir que todo ese cuento no puede ser verdad. El Señor ha dicho: (Jn.17:17) "Mi Palabra es verdad". Crea a la Palabra de Dios y no a la palabra de un hombre, sólo eso lo hará verdaderamente libre.

Debe hacer como los hnos. de Berea, que incluso la palabra de los apóstoles la comparaban con las Sagradas Escrituras, para saber si esas cosas que ellos decían era verdad. Hch. 17:11 " éstos eran más nobles que los que estaban en Tesalónica, pues recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así".



Volver al indice

¿Este sitio web ha sido de su interés? Envíe nuestra dirección a sus amigos.

www.EstudiosMaranatha.com