Preguntas Frecuentes

por Jack Fleming

N° 121

¿Quiénes son los pastores asalariados que menciona el Señor?

RESPUESTA

El pasaje en cuestión dice: Jn. 10:11-14 "Yo soy el buen pastor; el buen pastor su vida da por las ovejas. Mas el asalariado, y que no es el pastor, de quien no son propias las ovejas, ve venir al lobo y deja las ovejas y huye, y el lobo arrebata las ovejas y las dispersa. Así que el asalariado huye, porque es asalariado, y no le importan las ovejas. Yo soy el buen pastor; y conozco mis ovejas, y las mías me conocen".

El Señor ha declarado en este pasaje ser la puerta y el buen pastor, ambas cosas se refieren a la misma persona, porque esa descripción era muy familiar para los que estaban escuchando. Todos ellos conocían un redil, que era donde guardaban las ovejas, consistía en un semicírculo donde había un espacio abierto por el cual salían y entraban las ovejas.

Una vez que todas las ovejas estaban en su interior, no había más puerta que la persona misma del pastor, quien las protegía con su vida de todos los animales rapaces que quisieran arrebatarle alguna de esas tan amadas, que él las llamaba por nombre a cada una de ellas. Era el pastor quien se sentaba en ese único acceso al redil, pasando a ser literalmente la puerta de ese lugar.

La disposición valiente y consagrada del pastor, no era por amor al dinero de un salario, sino por amor a las ovejas. Generalmente eran los hijos del dueño del rebaño quien le asignaba esa labor, y no era precisamente por un salario, sino por la responsabilidad que le implicaba ser parte de esa familia.

Los pastores asalariados que hace mención el Señor en este relato, corresponden a los pastores de nuestros días que viven indebidamente del diezmo. Son todos aquellos que hacen su servicio por un salario, que lo hacen como un medio de sustento económico en sus vidas.

Predican como si la predicación y los resultados fueran obra de ellos y no del Espíritu Santo, por lo tanto gustan satisfacer sus egos esperando ver los resultados de su obra personal, haciendo levantar la mano a quienes hayan aceptado al Señor como resultado de su magnífica y poderosa predicación, o pasar adelante al altar (¿Cuál altar?) para hincarse a los pies de tan irresistible "siervo" del Señor y todos puedan ser testigos de las tremendas cualidades de tan brillante predicador, que merece todo el dinero del mundo por tan portentoso trabajo ejecutado en ese lugar.

El Señor ha sido muy claro también sobre las ofrendas, las cuales deben ser para los creyentes que están en necesidades económicas, no para aquellos que quieren vivir sin trabajar como lo hacen los pastores y demás "siervos" del Señor en el día de hoy.

1Co 16:1-3 "En cuanto a la ofrenda para los santos, haced vosotros también de la manera que ordené en las iglesias de Galacia. Cada primer día de la semana cada uno de vosotros ponga aparte algo, según haya prosperado, guardándolo, para que cuando yo llegue no se recojan entonces ofrendas. Y cuando haya llegado, a quienes hubiereis designado por carta, a éstos enviaré para que lleven vuestro donativo a Jerusalén".

2Co 8:14 "sino para que en este tiempo, con igualdad, la abundancia vuestra supla la escasez de ellos (de los creyentes de la iglesia que estan pasando por necesidades), para que también la abundancia de ellos supla la necesidad vuestra, para que haya igualdad".

2Co 9:7 "Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre".

Cada uno de estos inescrupulosos que han corrompido y pervertido las Sagradas Escrituras, para satisfacer sus intereses mezquinos y están lucrando con las ovejas que son del Señor, no de ellos, éstos son los asalariados a que se refiere el Señor.

2Pd. 2:3 "por avaricia harán mercadería de vosotros con palabras fingidas. Sobre los tales ya de largo tiempo la condenación no se tarda, y su perdición no se duerme".

1Tim. 6:5 "hombres corruptos de entendimiento y privados de la verdad, que toman la piedad como fuente de ganancia; apártate de los tales".

2Ti 3:1-5 "También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos. Porque habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos, que tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella; a éstos evita".

Ap. 18: 13 "Traficantes de almas".

Puede leer más sobre este importante tema en el MENSAJE Nº 97 "El obrero es digno de su salario".



Volver al indice

¿Este sitio web ha sido de su interés? Envíe nuestra dirección a sus amigos.

www.EstudiosMaranatha.com