Preguntas Frecuentes

por Jack Fleming

N° 115

Pertenezco a una iglesia bautista de USA. y estoy confundida con un nuevo espectáculo que han inaugurado para atraer gente en mi iglesia, se trata de lucha libre cristiana, donde dos hombres se enfrentan dentro de un cuadrilátero y el vencedor le pregunta al derrotado ¿aceptas a Cristo? Si el vencido dice que sí, la lucha concluye. ¿Puede esto ser de acuerdo a la voluntad de Dios?

RESPUESTA

Siento mucho respeto por las iglesias Bautistas, pero sin lugar a dudas Ud. pertenece a una de aquellas que abundan en nuestros días dentro de las diferentes denominaciones, que se hacen llamar “Carismáticas” y que además están vinculadas al movimiento ecuménico; donde comenzaron con las jerigonzas que llaman “lenguas”, saltos, aplausos, gritos de euforia y demás expresiones de desorden, donde explotan las emociones y necesitan de las grandes multitudes para desarrollar ese comercio escandaloso con el cual lucran los mercaderes de la fe.

El espectáculo que están brindando al mundo esas iglesias es tan nauseabundo, que se ajusta exactamente al carácter que describe el Señor Jesucristo que habría de tener la llamada cristiandad para los últimos días, cuando él volviera a buscar Su iglesia. Dice textualmente “te vomitaré de mi boca” (Ap.3:16).

La ambición y codicia de los líderes de esas “iglesias” es algo que parece no tener límites, con tal de obtener el dinero que anhelan. Y en ese propósito desvergonzado, no han escatimado ninguna clase de estratagemas para atraer a las multitudes que necesitan para vaciarles los bolsillos. Incluso existen empresas de profesionales que tienen sociólogos, abogados, ingenieros comerciales, que se especializan en hacer estudios de mercado para las iglesias, también han sido muy exitosas entre los predicadores que organizan “campañas” en diferentes lugares.

Un pastor que contrató esos servicios profesionales para su iglesia, me comentó que le habían hecho cambiar el nombre de la iglesia por otro más llamativo, que contratara un grupo rockero juvenil, que organizara actividades sociales, campamentos juveniles con deportes y mucha música, que en sus predicaciones omitiera referirse al pecado, etc. ¿Qué otra recomendación mejor podrían hacer los hijos de las tinieblas?

Aunque hemos de admitir también que son muchos los que se encuentran muy complacidos dentro de ese sistema, donde ellos (los clientes) “pagan” por el espectáculo, y además adormecen sus conciencias pensando erróneamente que Dios les va a tomar en cuenta esas contribuciones con las que aportan.

En esos lugares no solamente estimulan la superstición y el fanatismo, sino que sus mentes mercantiles no se han detenido ante ninguna ética moral ni cristiana. Porque también me han informado de otros lugares donde el comercio que se practica es algo repulsivo y mal oliente.

Comenzaron con pequeñas librerías cristianas dentro de sus establecimientos, luego se extendieron a venta de comida rápida, otros posteriormente instalaron verdaderos supermercados en las mismas instalaciones de la iglesia. Pero una gran mayoría de ellos (“carismáticos”), con mente más comercial, han explotado los espectáculos dentro de la iglesia. Para eso desarrollaron primeramente coros, luego conjuntos musicales y cantantes cristianos que ofrecen espectáculos que atraen una gran multitud, mucho ruido y poca Palabra.

En mi condición de líder de iglesia, siempre me llegan promociones de conjuntos musicales y cantantes que ofrecen sus servicios para actuar en cualquier lugar que les pague la tarifa por la cual ellos “trabajan”. Recuerdo una llamada telefónica que me hizo uno de esos grupos, pintoresca por decir lo menos, porque me decían que eran siete muchachos jóvenes y uno de ellos, a modo de recomendación supongo, que había sido cristiano y que era hijo de un pastor, obviamente manifestaban que los otros seis eran inconversos.

También he recibo llamadas, emails y tarjetas de grupos de bailarines que ofrecen sus servicios para enseñar diversas coreografías para que la iglesia aprenda a bailar al ritmo de la música. Me explicaban que su labor es la misma que emplean en las discotecas, donde instalan bailarinas en el escenario, para motivar a la gente a contornearse y mantener vivo el fuego del espíritu.

Dentro de esta verdadera competencia del mercado de la fe, los hay quienes han desarrollado los espectáculos más increíbles para una iglesia. Hermanos escandalizados me escriben contándome que en sus iglesias están haciendo concursos de bellezas, donde las “hermanas” desfilan por una pasarela en traje de noche y también en bikini. También los hay quienes organizan desfiles de modas para reunir fondos, festivales de la canción, discotecas “cristianas”, campamentos “cristianos” con entretenciones diversas para jóvenes cristianos, pareciera que hoy los jóvenes están muy aburridos con el Señor y hay que ofrecerles algo más, y ahora Ud. me plantea esto de la “lucha libre”.

Y le tengo que contestar lo mismo que he dicho a los demás, cada iglesia tiene el líder que se merece, y también podría añadir, el espectáculo que se merece. Si Ud. se considera del Señor ¿Qué hace en medio de un lugar como ese?

El Señor ha sido muy claro en Su Palabra 2Co 6:16-17 “Porque vosotros sois el templo del Dios viviente, como Dios dijo: Habitaré y andaré entre ellos, y seré su Dios, y ellos serán mi pueblo. Por lo cual, salid de en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor, y no toquéis lo inmundo; Y yo os recibiré”.



Volver al indice

¿Este sitio web ha sido de su interés? Envíe nuestra dirección a sus amigos.

www.EstudiosMaranatha.com