Preguntas Frecuentes

por Jack Fleming

N° 102

¿Corresponden las “células” que han organizado algunas iglesias de nuestros días, a las iglesias que funcionaban en los hogares en los tiempos de los apóstoles?

RESPUESTA

De ninguna manera, y lo digo de la forma más enfática. No se puede comparar una cosa con la otra, porque son absolutamente diferentes. Es más, basta con preguntarle a los pastores que organizan esas “células” si cada una de ellas son iglesias. Y la respuesta categórica que entregarán es que NO son iglesias, sino que solamente “células”.

Si sus propios organizadores no las consideran iglesias ¿por qué los que estudiamos la Biblia y sabemos muy bien que son dos cosas totalmente diferentes, las habrías de llamar “iglesias”?

Las “células” que han organizado algunas agrupaciones religiosas, no tienen un origen en las Sagradas Escrituras, sino en el mundo mercantil. En la década de los 80 algunos empresarios idearon ese sistema piramidal para aumentar sus ingresos, pero aun la ley de los hombres consideró ese sistema como algo inmoral y fue vetado en varios países.

Pero debido a que las iglesias están protegidas por leyes especiales en muchos países y existe una gran tolerancia con ellas dentro del marco legal, es que algunas iglesias han sido empleadas por inescrupulosos hasta para el lavado de dinero y evasión de impuestos. Por lo tanto no debe sorprendernos que ese sistema piramidal que fue objetado por la ley de hombres, por considerarlo abusivo e inmoral, haya servido de inspiración para los que hoy en día predican ese “otro” evangelio de la codicia o de la prosperidad como le han dado en llamar.

Su más fiel exponente, y quien ha acumulado una fortuna de proporciones que dista mucho del verdadero cristianismo bíblico, es el coreano Paul Yonggi Cho, quien ahora se hace llamar David Cho. El era un budista que incorporó todas sus técnicas orientales de la meditación transcendental, la visualización, el pensamiento positivo y las “cristianizó”. Esa técnica que es muy popular dentro de las religiones de oriente, es que se puede “incubar” y dar nacimiento a la realidad física mediante la creación de una imagen en su mente, y concentrándose en ella, se puede lograr materializarse.

No cabe la menor duda que lo que él visualizaba era una inmensa fortuna, porque hoy es el hombre más poderoso de Corea, no solamente se mueve en su propio jet, sino que se acompaña de sus guardaespaldas y un grupo de más de cien hombres de negocios, cada vez que visita un país para incrementar aún más sus riquezas.

Sabemos que Satanás le ofreció al mismo Señor Jesucristo todas las riquezas de este mundo: “si postrado me adorares”. Hoy son muchos los que están dispuestos a pagar ese precio para obtener las riquezas de este mundo, aunque el Señor dijo a los cristianos: (Mt.6:19-24) “No os hagáis tesoros en la tierra, no podéis servir a Dios y a las riquezas”.

Es así que este curandero y milagrero oriental ha obtenido muchos seguidores, que incluso lo han visitado para aprender más acerca de su éxito y sus técnicas. Entre ellos podemos citar en el mundo de habla hispana a César Castellanos Domínguez y su lucrativo e inmoral negocio de la fe, que volvió deslumbrado con las riquezas que vio en casa de Paul Yonggi Cho, y sin perder más tiempo, al regresar a Colombia, se dio a la tarea de copiar ese modelo con su Pirámide del grupo G12 que ha logrado ramificar y contaminar por gran parte del continente americano.

Pero como la ambición es un mal endémico dentro de la naturaleza humana, es que se han levando muchos discípulos suyos con la esperanza de llegar a tener esas fortunas que ambicionan. Y también esa ha sido la razón del éxito del evangelio de la prosperidad que predican, con todas sus aberraciones y dichos absolutamente antibíblicos. Los representantes más manifiestos de ese “otro evangelio” en EE.UU son los “sopladores”: Benny Hinn, Kenneth Copeland, Morris Cerillo, Kenneth Hagin, Charles Capps, etc.

Por lo menos esos líderes del evangelio de la codicia saben diferenciar muy bien que sus “células” no son iglesias. Y los que estudiamos la Biblia también sostenemos lo mismo, que ellas no son iglesias ni se pueden comparar con las que existieron durante los tres primeros siglos de la cristiandad y funcionaban en las casas de los hermanos.

¿Qué es lo que constituye una iglesia? Primeramente la presencia de Cristo y el sometimiento a Su Señorío, donde Él está en medio de los suyos y los hermanos escudriñan las Escrituras para ver si las cosas deben ser así.

Mt. 18: 20 “Donde están dos o tres congregados en mí nombre, allí estoy yo en medio de ellos”.
Hch.17:10 “recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así”.
Hch. 14:23 “constituyeron ancianos en cada iglesia”.
Hch. 2: 41-42 “los que recibieron su palabra fueron bautizados. Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones”.
Hch. 2: 46 “partiendo el pan en las casas”.
Rm. 16: 5 “Saludad también a la iglesia de su casa”.
Flm.2 “a la iglesia que está en tú casa”.

Una iglesia local es donde el Señor ha colocado Su Nombre y los hermanos se someten a Su Señorío. Donde hay pastores y ancianos que cuidan del rebaño, y los hermanos bautizados participan regularmente en ese lugar de la Cena del Señor, perseveran en la doctrina de los apóstoles, en la comunión los unos con los otros y en las oraciones. Eso es lo que constituye una iglesia local, lo cual no se encuentra en las “células”, vocablo que ni tan siquiera se registra en las Sagradas Escrituras.

Las “células” son centros de enrolamiento que funcionan como verdaderas alcancías adicionales para el líder de la organización que las patrocina. Y si alguno de los que asiste a esos lugares opina lo contrario, bastaría con dejar de cooperar con su “ofrenda voluntaria” para ver cómo prontamente sería puesto en la “lista negra” como persona conflictiva y que es un egoísta sin amor por el “señor”, aunque siempre se cuidan de no aclarar que se trata del señor Domínguez o quien sea el que la organice.



Volver al indice

¿Este sitio web ha sido de su interés? Envíe nuestra dirección a sus amigos.

www.EstudiosMaranatha.com