24
SEMEJANZAS ENTRE
CATÓLICOS Y
PSEUDO EVANGELICOS

CAPÍTULO 8

"Roma enseña rezos. Los pseudo evangélicos también lo hacen".

El Señor nos insiste en la necedad que significa pretender "decir" recibirle a él, y depositar esa nueva fe en el viejo sistema religioso al que pertenecíamos, la consecuencia es una inevitable pérdida total.

Los odres viejos no son capaces de resistir el vino nuevo, rompiéndose se produce una completa perdida de ambos. Los odres quedan inutilizados y el vino nuevo se derrama.

La enseñanza es evidente, no podemos "decir" que hemos aceptado al Señor Jesucristo en nuestros corazones, y depositar esta preciosa verdad en el viejo sistema religioso fabricado por hombres; fundamentado sobre tradiciones humanas, fábulas, mitos, fantasías y supersticiones.

La fe del verdadero cristiano debe descansar necesariamente sobre la roca sólida e inamovible que es la Palabra de Dios. En Ef. 2:21 dice Dios: "edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo, Jesucristo mismo".

Nuestro fundamento donde debe descansar nuestra fe es lo sostenido por los apóstoles, siendo nuestra principal base, Jesucristo mismo. Debemos edificar nuestra fe únicamente sobre aquello que es sólido e inamovible, es decir, la Palabra de Dios.

Se nos exhorta a que nuestro hablar sea conforme a su Palabra. Lo dice el apóstol Pedro en su primera epístola cap. 4 verso 11 "si alguno habla, hable conforme a las palabras de Dios". En 2 Tim. 3:16 Dios dice: "Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia".

El Señor Jesucristo no sólo reconoció la autoridad divina de la Biblia y enseñó con ellas, sino que nos manda a escudriñarlas, lo dijo en el evangelio de Jn. Cap. 5 verso 39. Escudriñar es mucho más que leerla superficialmente, es estudiarla, excavar, profundizar en ellas.

Entonces uno con toda justicia se pregunta, al igual que cualquiera con un mínimo de inteligencia y honestidad: Si el Señor Jesucristo nos manda a estudiar la Biblia, porque ella es útil y necesaria para nosotros. ¿Por qué la iglesia católica romana en el concilio de Valencia en el año 1229 prohibió su lectura?

¿Por qué, durante tantos siglos las quemaron y mataron salvajemente a quienes quisieron obedecer a Dios antes que a ellos? ¿Por qué hoy la inutilizan sosteniendo que lo que la Biblia dice no es verdad, y quieren hacernos creer que descendemos del mono?

¿No condenaron a Charles Darwin por sostener esa "creencia diabólica", como la calificaron en su época? ¿No sostienen que el papa es infalible? ¿Cómo entonces pudo equivocarse y en forma tan diametralmente opuesta?

La verdad es que los enemigos más implacables y perseverantes que ha tenido la Palabra de Dios ha sido Roma, porque ellos saben que sus dogmas y creencias se hacen insostenibles bajo la poderosa luz de la Biblia.

Siglos atrás las quemaron, hoy como las condiciones sociales son diferentes no lo pueden hacer, pero sí la anulan con dichos tan difamatorios contra la Biblia, como la última arremetida que hicieron contra ella al sostener que el hombre proviene del mono.

El ataque que hay detrás de esto, es negar la autoridad divina de la Biblia, porque todos sabemos que el relato bíblico es completamente opuesto a la "teoría" de la evolución.

Dios ha revelado en su Palabra, no solamente en el Génesis, sino que a través de toda la Biblia "Que todo lo que existe ha sido creado" y no que fue un producto de la evolución, ni que el hombre desciende del mono.

El propio Señor Jesucristo ratificó esta creación original, Mr. Cap. 10 verso 6 "pero al principio de la creación, varón y hembra los hizo Dios". En fin, no debe sorprendernos este nuevo ataque de los enemigos de la Biblia, porque a ellos no les conviene ser expuestos bajo la poderosa luz de las Sagradas Escrituras, y esto se debe a lo que dijo el Señor: "que aman más las tinieblas que la luz, porque sus obras son malas".

Continuando con nuestro paralelismo entre Roma y los pseudo evangélicos, y teniendo como única base la infalible Palabra de Dios, veremos la octava semejanza: "Roma ha confeccionado diversos rezos" para que con su repetición, influya en la salvación de sus feligreses.

Los pseudo evangélicos hoy están fabricando salvados, haciéndoles rezar, repetir palabras que son puestas en sus bocas y que no fluyen de corazones arrepentidos, engañando y arrastrando a la perdición eterna a muchos.

La diferencia entre rezo y oración resulta evidente para cualquiera. Rezo es una repetición mecánica de algo que otra persona confeccionó. Oración a Dios se refiere a la experiencia personal del pecador que abre su corazón al Señor y con sus propias palabras le expresa a Dios lo que tiene en su corazón.

Oración no es un monólogo sino una conversación con Dios. La oración es tan imprescindible en la vida del cristiano, como lo es la respiración para nuestro cuerpo humano, con ella no solamente llenamos nuestros pulmones de oxígeno sino que purificamos nuestra sangre, que es donde está la vida, como dice el Señor.

En el evangelio de Lc. Cap. 11 verso 1 leemos: "Aconteció que estaba Jesús en un lugar, y cuando terminó, uno de sus discípulos le dijo: Señor, enséñanos a orar". Y en el pasaje paralelo del evangelio de Mt. Cap. 6 donde nos entrega más detalles al respeto, dice desde el versículo 5 en adelante:

"Cuando ores, no seas como los hipócritas, porque ellos aman el orar en pie en las sinagogas y en las esquinas de las calles, para ser vistos de los hombres, de cierto os digo que ya tienen su recompensa. Mas tú, cuando ores, entra en tu aposento y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto, y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público. Y orando, no uséis vanas repeticiones, como los gentiles, que piensan que por su palabrería serán oídos. No os hagáis, pues, semejantes a ellos. Vosotros, pues, oraréis así: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre, etc."

La lección es clara: los discípulos le piden al Señor que les enseñe a orar. Y él les entrega 3 principios básicos para una oración conforme a la voluntad de Dios.

1º Que no sean como los hipócritas, que oran para ser vistos.

2º Que la oración debemos hacerla privadamente y

3º que no hemos de usar vanas repeticiones.

Entonces, luego de estas advertencias les entrega una oración modelo para que "sepamos" como orar, no para repetirla. En este modelo de oración hallamos varias otras enseñanzas, la primera es que la oración debe ser dirigida al Padre Celestial y no a otra persona. Realmente el análisis exhaustivo de este modelo de oración merece otro capítulo aparte.

Pero el tema en consideración es el rezo mecánico que practica Roma y que para facilitarlo en el año 1090, introdujeron el rosario, que copiaron de las religiones de la India quienes lo usaban cientos de años antes de la era cristiana.

Hoy en día que occidente está siendo invadido por estos gurús y lamas, nos resulta muy fácil verles portando este objeto, quienes también lo emplean para contabilizar sus rezos.

Pero mi preocupación no son los líderes religiosos de Roma, porque bien sabemos que a ellos nunca les ha importado mucho lo que Dios dice en la Biblia, tal es así que prohibieron su lectura, las quemaron durante siglos y hoy intentan anularla con un pronunciamiento tan absurdo al querer darle autenticidad a una "teoría", que ni aún los científicos se ponen de acuerdo, como la teoría de la evolución; con el único propósito de desprestigiar y desacreditar la Biblia.

Sí, hoy no pueden quemarla, ni prohibir su lectura, pero con mucha astucia le están diciendo a la gente que la pueden leer, pero en ella solo encontraran fábulas, leyendas y otras cosas que la ciencia se ha encargado de probar que no son verdad.

Esto confirma lo que Dios dice en su Palabra Rm. 1:22 "Profesando ser sabios, se hicieron necios". 1Cor. 3:18 "Nadie se engañe a sí mismo, si alguno entre vosotros se cree sabio en este mundo, hágase ignorante, para que llegue a ser sabio. Porque la sabiduría de este mundo es insensatez para con Dios, pues escrito está: El prende a los sabios en la astucia de ellos".

Sinceramente mi preocupación no son los líderes religiosos ni los sabios de este mundo, sino la gente sincera y honesta que se deja engañar por esta clase de embaucadores.

Muchos son los que desconcertadamente se preguntan ¿Cuál es la verdad? Y con la autoridad de la Palabra de Dios les digo que "la verdad es Cristo", él así lo dijo y sus dichos los hallará exclusivamente en la infalible Palabra del Señor, la Biblia.

Los rezos mecánicos, que no fluyen de su propio corazón sino de la mente de otra persona, no tienen ninguna eficacia para Ud., porque no son otra cosa como lo dijo el Señor, que repeticiones vanas.

Pero esto que decimos para los romanistas, también tiene la misma validez para aquellos que se "dicen" evangélicos. Estos por tener más conocimiento bíblico, tienen mayor responsabilidad; el Señor al que le ha dado más, le exigirá más.

Que triste espectáculo dan las radios que se "dicen" cristianas y están fabricando cristianos con este mismo método de los romanistas. Ese mal también se ha difundido en muchas iglesias.

A aquellos simpatizantes o aquellos que acuden por alguna aflicción o emoción particular, se les insta a "rezar" con ellos y les dicen: "repita conmigo,... Señor", y su interlocutor repite: "Señor" y continúan con ese rezo aprendido: "Te recibo en mi corazón", a lo que la otra persona repite las mismas palabras que fueron puestas en su boca. Y culminan con un gloria a Dios por la nueva persona que "dicen" se ha salvado.

Qué grande responsabilidad tienen estos "fabricantes" de creyentes, porque con ese engaño están enviando a muchos, no al cielo, sino al infierno.

¿Fue este el ejemplo que nos legaron los apóstoles y los discípulos del Señor? ¡No! jamás leemos en la Biblia algo que tan siquiera se parezca a esto.

El apóstol Pedro cuando valientemente predicó el evangelio en el día de Pentecostés tuvo como resultado lo que leemos en Hch. 2:37 "Al oír esto, los que habían escuchado la predicación, se compungieron de corazón, y dijeron a Pedro y a los otros apóstoles: Varones hermanos, ¿qué haremos?"

Y ¿cuál fue la respuesta de los apóstoles? ¿Pasen adelante los que han recibido al Señor para obtener nuestra bendición? ¿Levanten su mano? ¿Repitan conmigo este rezo? NADA DE ESO.

En primer lugar vemos que ellos estaban sinceramente compungidos de corazón. ¿Les dijo el apóstol, "vuestra sinceridad es suficiente, ya sois salvos"? ¡NO! porque no basta con ser sinceros, el infierno está lleno de personas sinceras. ¿Le escuchamos decir: "la aflicción que sienten en vuestros corazones es suficiente, ahora sois salvos"?

¿Las lágrimas? o ¿el escalofrío? ¿el sudor? ¿la corriente eléctrica que corre por vuestras espaldas? ¿o cualquier otra manifestación de emocionalismo es suficiente?

Léalo por Ud. mismo y comprobará cuan diferente es lo que dicen los líderes religiosos de hoy, con lo que dijo el apóstol. Pedro no los llamó a pasar adelante ni a levantar una mano, sino que los llamó "al arrepentimiento". Porque es necesario "nacer de nuevo", cosa que también está muy olvidada en nuestros días.

El Espíritu Santo comienza a trabajar en el pecador, primero haciéndonos conscientes de nuestros pecados, luego ellos nos causan dolor, para seguidamente producir el arrepentimiento en el pecador. Y esto lo lleva a confesar sus pecados a Dios.

Pero todo esto es algo tan personal e íntimo, que nadie puede poner palabras ajenas en la boca del que está naciendo de nuevo, es una relación única y profunda entre el pecador arrepentido y Dios, forzar esto, es cometer el mismo error que yo hice.

Cuando niño observaba con mucho interés cada día un gusano que se había introducido en un capullo, hasta que un día vi que desde su interior intentaba salir una mariposa, eran tantos sus esfuerzos que decidí ayudarla rompiendo el capullo, pero para mi sorpresa observé que esa mariposa quedó atrofiada, nunca pudo emprender su vuelo, después de muchos esfuerzos desesperados, murió.

Hoy sé que el Creador ha determinado para que esa nueva criatura pueda lograr su transformación plena, es indispensable sus propios movimientos a través del pequeño orificio del que sale de su capullo, porque Dios determinó que solo por medio de ese proceso individual, las pequeñas y finísimas venas que circulan por sus alas pueden ser plenamente irrigadas con el vital líquido que las fortalece, y luego les permite emprender su vuelo para remontarse a las alturas.

Así también son muchos los que hoy están entorpeciendo el proceso natural del nuevo nacimiento del pecador, interviniendo humanamente, atrofiándolos y condenándolos a una muerte eterna.

En muchas iglesias se han nombrado "monitores" (en algunas les llaman "oficiales"), que son los encargados de forzar, levantar de sus asientos y presionar a las visitas a que pasen adelante para recibir la salvación, la cual según parece, se puede obtener únicamente cerca del púlpito donde está el pastor.

Nadie es salvo por repetir palabras que son puestas en su boca ni por ninguna expresión de emocionalismo.

El pecador, cual el gusano, necesita salir sin intervención humana desde el interior de su capullo, es decir, desde el interior de su corazón donde ha tenido un encuentro íntimo y personal con Dios, en un acto soberano del creador y en una participación única y exclusiva del Espíritu Santo, sin agentes externos que le fuercen.

Hoy son muchos los ingredientes externos y humanos que se están empleando, para "fabricar" creyentes. Se explota la música, los sentimientos, las emociones, la presión insistente y majadera de los llamados "monitores" para llevarlos adelante.

Hasta se les fuerza a repetir palabras que no son de ellos, para que sean contados dentro de las estadísticas del número de los que supuestamente se han salvado, y que tanto envanece a los líderes y a la iglesia en general.

Que el Señor nos dé más sabiduría para no ser responsables de esta práctica tan terrible que está engañando a muchos, adormeciendo sus conciencias, haciéndoles "creer" que son del Señor, pero que nunca han nacido de nuevo.




Capítulo 7 Capítulo 9



¿Este sitio web ha sido de su interés? Envíe nuestra dirección a sus amigos.

www.EstudiosMaranatha.com