24
SEMEJANZAS ENTRE
CATÓLICOS Y
PSEUDO EVANGÉLICOS

CAPÍTULO 4

"Las nuevas revelaciones de los pseudo evangélicos"

Considerábamos que Roma añadió libros apócrifos y la tradición. Ahora veremos como los pseudo evangélicos han incurrido en el mismo pecado al añadir también "nuevas revelaciones".

Los mismos argumentos que presentamos para demostrar que los libros apócrifos y la tradición de Roma son obra de hombres, que no tienen la aprobación sino el rechazo de Dios, es lo que podríamos decir para esta epidemia de nuevas revelaciones que muchas iglesias espiritistas que se autodenominan "evangélicas" han caído.

La Biblia es la única revelación autorizada por Dios. "Toda la Escritura es inspirada por Dios". En 2 Pd. 1:21 dice: "Porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios, hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo".

El mismo Señor Jesucristo reconoció la autoridad divina de la Biblia y que los instrumentos humanos que Dios utilizó en la antigüedad, hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo. En Heb cap. 1 verso 1y 2 dice : "Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas, en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quién constituyó heredero de todo".

Durante su ministerio terrenal el Señor dijo en Jn. 16 : 12: "Aún tengo cosas que deciros, pero ahora no las podéis sobrellevar. Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad, porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir. Él me glorificará, porque tomará de lo mío, y os lo hará saber".

El Señor instruyó a sus apóstoles, pero éstos no escribieron de lo que recordaban, sino de lo que el Espíritu Santo posteriormente les reveló. Casi el 75% del Nuevo Testamento fue escrito por el apóstol Pablo, y él asegura que nada de lo que escribió le fue revelado por hombre alguno, sino por el mismo Señor Jesucristo glorificado. Dice en Gál 1:2 "Yo ni la recibí ni la aprendí de hombre alguno, sino por revelación de Jesucristo".

En 1Cor. 13 : 8 el apóstol Pablo dice que: "las profecías se acabarán, y cesarán las lenguas, y la ciencia acabará". La palabra ciencia en las Escrituras, se refiere al conocimiento de Dios, a la palabra de Dios como lo expresa en su contexto, 1Cor.12:8 "palabra de ciencia según el mismo Espíritu".

Eso y las profecías se acabarán, cuando haya concluido de escribirse la Biblia, lo perfecto que es la Palabra del Señor, concluiría en su última página, entonces la ciencia (la revelación de Dios) y las profecías se acabarían.

Dios selló la última página de la Biblia con una advertencia muy solemne, Ap. Cap. 22 versículo 18 "Si alguno añadiere a estas cosas, Dios traerá sobre él las plagas que están escritas en este libro". Y con esta severa advertencia termina la revelación de Dios, la Biblia.

Al leer como concluye Dios su santo libro, uno se pregunta ¿Podría haber algún mortal que se atreviera a desafiar al Señor de la Gloria? Aunque pareciera imposible, los hechos demuestran que cada día hay impostores, fanáticos y supersticiosos que haciendo oídos sordos a tan tremenda advertencia del Señor, están diciendo que han recibido "nuevas" revelaciones del Señor.

Algunos, en un desvarío místico, han traspasado peligrosamente la línea que nos trazó Dios, para que no caigamos en las prácticas ocultistas que nos dejan en las manos de espíritus que no proceden de Dios, es decir, en las manos de Satanás y sus demonios, quienes no solamente tienen el poder para disfrazarse aún de ángeles de luz, sino que de hecho lo hacen, como dice en 2 Cor. 14 "Y no es maravilla, porque el mismo Satanás, se disfraza como ángel de luz".

Dios siempre ha condenado la comunicación con los espíritus de los muertos, porque ellos no pueden comunicarse con nosotros. Lo que puede lograrse con la desobediencia a este mandato divino, es comunicarse con demonios que no solamente toman la apariencia de ángeles de luz, sino de quien desee ver el pecador rebelde y contumaz.

El Señor ha prohibido en la Biblia en forma muy clara y severa, todo intento de comunicación con los espíritus de aquellos que han partido a la eternidad. Por ejemplo en Lv. 20:27 dice Dios: "el hombre o la mujer que evocare espíritus de muertos, ha de morir". Y en muchos otros pasajes de la Palabra de Dios el Señor condena y prohÍbe esta práctica.

Cuando el rey Saúl desobedeció y consultó con una médium, el demonio que se presentó no lo hizo con una apariencia de un ser aterrador, porque obviamente su objetivo no era ahuyentar al rey, sino atraerlo, y fue así que se presentó con la apariencia del profeta Samuel quien ya había fallecido.

Los demonios tomarán la apariencia de quien desee ver el pecador que ha quebrantado la prohibición divina de no consultar o comunicarse con el mundo de los espíritus. Porque éstos, como dice el Señor en su Palabra, no pueden venir a traernos ningún mensaje.

Sólo lograrán comunicarse con demonios que tomarán la apariencia de cualquier santo o virgen, o pariente, e incluso del Señor Jesús. Cristo al final de su ministerio terrenal nos advirtió en Mt. 23:39 "Desde ahora no me veréis".

Pero cuantos son los que en nuestros días dicen comunicarse con los espíritus de los santos de la antigüedad o con el mismo Señor Jesucristo quien dijo: Desde ahora no me veréis. Algunos llegan hasta dramatizar para engañar incautos, pretendiendo tener un trato muy familiar con los espíritus de muertos que partieron a la presencia del Señor hace muchos siglos.

Comienzan su acto diciendo: "Buenos días San José, Buenos días Santísima Virgen María, Buenos días San Pedro", etc. Y parece que estuviera esperando que a coro le respondan: "Hola Eli". Otros dicen conversar con el Espíritu Santo y comienzan su plática matutina diciendo: ``Buenos días Espíritu Santo'' y pretenden que le creamos que el Espíritu Santo les dice: "Hola Gigi", "hola Benny".

Es muy posible que estos nuevos gurús que se disfrazan de cristianos logren comunicarse con un espíritu, pero ciertamente no es el Espíritu Santo, ni ningún espíritu de Dios.

En Jer. 14:14 dice la Palabra del Señor: "Me dijo entonces Jehová: falsamente profetizan los profetas en mi nombre, no los envié, ni les mandé, ni les hablé, visión mentirosa, adivinación, vanidad y engaño de su corazón os profetizan".

Cuan tristemente común resulta en el día de hoy escuchar, principalmente donde escasea la Palabra de Dios, expresiones como: "Vi al Señor y me entregó este mensaje". Y con esta frase captan la atención de otros que también andan buscando señales y no andan por fe.

Porque quieren ver imágenes visuales como cosa a que aferrarse. Los tales no poseen fe, ni andan por fe, porque Dios dice en Heb. 11:1 "La fe es : la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que NO SE VE".

Hoy se considera como muy "espirituales", como muy bendecidos, aquellos que dicen haber visto al Señor y recibido un mensaje directamente de él. En cambio el Señor le dijo a Tomás: "Porque me has visto, Tomás creíste, bienaventurados los que no vieron, y creyeron".

En el catolicismo se fabrican imágenes de papel, madera o metal, y aseguran haber visto a María u otro santo de la antigüedad. Hoy, habiéndose cambiado de religión, pretenden ver a Jesús, fabricándose imágenes no de papel, madera o metal, sino imágenes visuales, lo cual sigue siendo el mismo pecado antiguo de fabricarse imágenes.

No hay ninguna duda que estamos en los últimos tiempos, porque el Señor dijo al final de su ministerio terrenal, que no le volveríamos a ver hasta que regresara en gloria por su iglesia. Y dio como señal de los últimos tiempos, que vendrían muchos diciendo: "aquí está el Cristo, o mirad, allí está, no lo creáis, porque se levantarán falsos Cristos y falsos profetas".

Hoy hay muchos que aseguran que vieron al Señor y que les entregó tal o cual mensaje. Inclusive el Señor nos advierte que podrán acompañar sus mensajes con grandes milagros y prodigios. Pero Dios nos dice: "No lo creáis".

El mensaje de la verdadera iglesia no consiste en visiones, milagros, señales ni testimonios de escalofríos o de una corriente eléctrica que les ha recorrido el cuerpo, ni ninguna otra manifestación de emocionalismo, sino el predicar a Cristo crucificado. Esto es lo que Dios dice en 1 Cor. 1:22 "Porque los judíos piden señales, y los griegos buscan sabiduría, pero nosotros predicamos a Cristo crucificado".

Los gurús y milagreros que pululan por las iglesias, ofrecen gran variedad de señales y no tenemos porque creer que todas ellas son fraudulentas, porque Satanás también tiene poder, como lo demostraron los magos de Faraón ante Moisés.

Estos "Shows" espiritistas que ofrecen, tienen siempre como objetivo engrandecerse ellos mismos y recaudar dinero, quien es su verdadero "dios". Los apóstoles jamás aceptaron dinero por ninguno de los milagros que hicieron, es más, dice la Palabra de Dios que lo rechazaron y condenaron (Hch.8:20).

En 2Tim. 3:13 Dios dice: "mas los malos hombres, y los engañadores irán de mal en peor, engañando y siendo engañados". Esto es posible gracias a que el hombre ama más la mentira que la verdad. En 2Tim. Cap. 4 verso 4 dice: "y apartarán de la verdad el oído, y se volverán a las fábulas".

Este es el objetivo de Satanás con todo ese exhibicionismo de nuevas revelaciones y visiones, apartarlos de la verdad, y la verdad es Cristo. El creciente uso de imágenes visuales está relacionado con las técnicas hinduistas que se han introducido en occidente y que la psicología les ha dado respetabilidad y cupo, no sólo en las universidades, sino que más lamentable aún, en los seminarios donde se gradúan los pastores.

La imaginación está más y más identificada con la revelación, y la visualización con la inspiración. Consideran que la imaginación liga la mente con el cuerpo y esta capacidad de formación de imágenes, es importante porque el cuerpo no percibe bien las palabras. Muchos de estos gurús que transitan por las iglesias y que recaudan mucho dinero, insisten en el empleo de la imaginación propia para visualizar o imaginar al Señor.

El cebo que presentan a la cristiandad, es la falsa suposición de que el Espíritu Santo se comunica con nosotros de una forma más eficiente por medio de imágenes, que por la Palabra de Dios, porque las imágenes son más eficaces que las palabras. Con este engaño han logrado en muchas iglesias desplazar la Biblia e introducir a sus miembros en estas prácticas espiritistas que utilizan todos los brujos, mentalistas, hechiceros, médium, etc.

Esta técnica no es nueva, muy por el contrario, la han practicado todos los brujos en las distintas épocas, aún el pueblo de Israel cuando se corrompió y se fue tras los baales. Dice Dios en Jer. 9:14 "antes se fueron tras la imaginación de su corazón, y en pos de los baales".

En el cap. 13 verso 10 añade: "Este pueblo malo, que no quieren oír mis palabras, que andan en las imaginaciones de su corazón, y que va en pos de dioses ajenos para servirles". En el cap. 16 verso 12 continúa: "Vosotros habéis hecho peor que vuestros padres, porque he aquí que vosotros camináis cada uno tras la imaginación de su malvado corazón, no oyéndome a mí".

Hoy también el Señor se lo dice a aquellos que andan con nuevas revelaciones y que dicen haber visto al Señor. Todos aquellos que están prestando oídos a estos embaucadores, sepan que están escuchando a falsos profetas.

Escuche a Dios y a su revelación divina que se encuentra únicamente en la Biblia. Si realmente hubiera nuevas revelaciones de Dios, tendríamos que escribirlas y añadirlas a la Biblia, lo cual de solo pensarlo, nos muestra lo absurdo que es.

Decíamos que Roma añadió los libros apócrifos y la tradición de los hombres, hoy los pseudo evangélicos están cada día añadiendo nuevas revelaciones. No existe diferencia, el pecado es el mismo.

Dios terminó su revelación al hombre con la última página de la Biblia donde la selló con este sello divino: "Si alguno añadiere a estas cosas, Dios traerá sobre él las plagas que están escritas en este libro". Compruébelo por Ud. mismo, abra su Biblia en la última página y lea en el cap. 22 versículo 18. Y verá lo solemne y grave que es añadirle algo más.




Capítulo 3 Capítulo 5



¿Este sitio web ha sido de su interés? Envíe nuestra dirección a sus amigos.

www.EstudiosMaranatha.com