24
SEMEJANZAS ENTRE
CATÓLICOS Y
PSEUDO EVANGELICOS

CAPITULO 22

"El don de lenguas"

En esta oportunidad trataremos el tema de las mal llamadas "lenguas" que practican los carismáticos.

Roma en un principio condenó y quemó por brujería a aquellos que ocasionalmente hablaban en "lenguas".

Hoy, debido al éxito masivo de las orgías emocionales del movimiento carismático, ellos también se han incorporado entusiastamente a esta práctica. Resulta curioso ver hoy a curas y católicos carismáticos hablando en "lenguas".

Me tocó ver una reunión carismática en Nueva Zelandia, donde participaron católicos, Testigo de Jehová, Sabatistas, Pentecostales, Bautistas, Metodistas, etc. Y todos ellos hablaban en esa jerigonza ininteligible.

¿Podríamos afirmar que personas que niegan la divinidad del Señor Jesucristo, puedan tener el Espíritu Santo? De allí deducimos fácilmente que ese balbuceo estático no es una manifestación del Espíritu Santo. Más aún, cuando esos mismos trances y jerigonza los escuchamos en los brujos de los países asiáticos, también lo hacen en África, el Caribe, en Brasil, etc.

Estos curanderos también prueban tener un tremendo poder no sólo para producir sanidades, sino para manipular e hipnotizar las multitudes.

Ellos también pueden dirigir a su público a un trance cataléptico donde muchos caen en un estado de emoción manipulada por el brujo y comienzan a balbucear los mismos sonidos que escuchamos en los carismáticos, también caen al suelo con convulsiones.

En estas ceremonias de brujería también el uso de la música rítmica se hace indispensable. Si nosotros nos dejamos impresionar por esta clase de señales, tendríamos que admitir que estos brujos que practican la magia negra también poseerían el Espíritu Santo, lo cual es un absurdo. Cualquier persona con un mínimo de cultura general sabe que lo que estoy afirmando es una realidad irrefutable.

Esta práctica de los brujos y hechiceros no es nueva, Dios la condenó ya en los tiempos del profeta Isaías, dice en el cap. 8 verso 19 del libro de Isaías: "los encantadores y los adivinos que balbucean hablando".

Otras versiones traducen : "que parlotean hablando". Refiriéndose a esa jerigonza ininteligible que emplea los que hoy dicen hablar en lenguas y los que practican la magia negra.

Esto siempre fue característico de los brujos y adivinos, también era muy común en los templos de las diferentes divinidades de los Griegos y Romanos.

Entonces si lo que ocurrió en el día de Pentecostés, hubiese sido eso, no habría maravillado a nadie, porque ese "parloteo" era muy común también en esa época entre los paganos.

Pero en cambio leemos en Hch. Cap. 2 que estaban atónitos y maravillados escuchándoles hablar en sus propias lenguas, en la que habían nacido. Eso sí que fue sorprendente y maravilloso, ser testigo de un reverso de lo que ocurrió en Babel, cuando Dios los castigó confundiendo sus lenguas.

Ahora, en el poder del Espíritu Santo, todos se entendían y escuchaban a los galileos, quienes en el poder de Dios comenzaron a hablar en los idiomas de los países de orígenes de los judíos que vivían en lejanas tierras y que para esa festividad judía habían venido a Jerusalén.

¿Qué fue lo que ocurrió el día de Pentecostés? Los judíos que vivían en la diáspora, muchos de ellos habían nacido en el extranjero; cuando se hallaron en Jerusalén, vino un viento recio con gran estruendo y el Espíritu Santo repartió la capacidad de hablar en los diferentes idiomas de todos los judíos que venían del extranjero.

Se mencionan al menos 16 diferentes idiomas. Algunos en forma muy arbitraria pretenden hacer una diferencia entre lenguas e idiomas. Pero eso se resuelve muy fácilmente cogiendo un diccionario de la "LENGUA" Castellana y veremos que lenguas e idiomas son una misma cosa, jamás ha significado algo diferente.

Y así se traduce en nuestras Biblias en 1Cor. 14:4 dice: "El que habla en lengua extraña" es decir, en lengua extranjera. Verso 9 al 11 "Así también vosotros, si por la lengua no diereis palabra bien comprensible, ¿cómo se entenderá lo que decís? Porque hablaréis al aire. Tantas clases de idiomas hay, seguramente, en el mundo, y ninguno de ellos carece de significado. Pero si yo ignoro el valor de las palabras, seré como extranjero para el que habla, y el que habla será como extranjero para mí".

La simple lectura de la Palabra de Dios nos demuestra que lenguas e idiomas significan lo mismo y así lo emplea el Espíritu Santo. Leamos lo que dice textualmente en Hch. 2.

Para abreviar, copiaré únicamente los versículos pertinentes al tema, pero le recomiendo a Ud. leer en su Biblia todo el cap. 2 del libro de los Hechos y los capítulos 13 y 14 de 1Corintios. Dice en Hch. 2 : 5

"Moraban entonces en Jerusalén judíos, varones piadosos, de todas las naciones bajo el cielo"

versos 7 y 8 "Y estaban atónitos y maravillados, diciendo; Mirad; ¿no son galileos todos estos que hablan? ¿Cómo, pues, les oímos nosotros hablar cada uno en nuestra lengua en la que hemos nacido?" refiriéndose a su lengua materna. Y comienzan desde el versículo 9 al 11 a enumerar los distintos países que procedían, destacando que les oían hablar en los idiomas que se hablaba en esas regiones, dicen:

"Partos, medos, elamitas, etc.", y continua en el verso 11: "cretenses y árabes, les oímos hablar en nuestras lenguas las maravillas de Dios".

Estos judíos habían nacido en el extranjero, la lengua en la que habían nacido eran las que se hablaban en esas regiones. Y ahora se sorprendían de escuchar las maravillas de Dios en sus propios idiomas maternos.

Por ejemplo, la lengua que se habla en Latinoamérica es el Castellano, la maravilla sería que si fuéramos a Jerusalén y los habitantes de allá, sin haber estudiado este idioma, en forma instantánea comenzaran a hablar en Castellano.

Pero además en 1Cor. 14 nos aclara que ese milagro fue solamente un testimonio para los judíos, dice refiriéndose a este milagro en el verso 21 "En la ley está escrito: En otras lenguas y con otros labios hablaré a este pueblo, y ni aun así me oirán, dice el Señor".

¿A cuál pueblo le dice en la ley? Al pueblo judío, y dice el Señor que ni aun así me oirán. Esto se ha cumplido porque hasta nuestros días, Israel sigue rechazando al Señor Jesús como el Cristo, el Mesías prometido.

Por tanto las lenguas fueron dadas como señal a los judíos, no a nosotros los gentiles. También dice en el verso siguiente de 1Cor. 14, versículo 22 "Así que, las lenguas son por señal, no a los creyentes, sino a los incrédulos".Copiado ilegalmente de EstudiosMaranatha.com

Dios nos dice aquí en 1Cor. 14 versos 21 y 22, que las lenguas fueron dadas por señal... "A LOS JUDÍOS", y no a los creyentes sino a los INCRÉDULOS. Pero ni aún así creyeron al Señor.

Además el milagro que verdaderamente ocurrió el día de Pentecostés, fue que hablaron en idiomas extranjeros, y ellos se maravillaron de oírles y entenderles en sus propias lenguas maternas en las que habían nacido.

Obviamente no se trataba de sonidos y sílabas incoherentes como las que escuchamos en los carismáticos y en los brujos del día de hoy.

Ese milagro fue acompañado de un gran estruendo de un viento recio y se les apareció el don de hablar en idiomas diferentes, "como de fuego". Hoy no vemos ni el viento, ni el fuego, y menos escuchamos las maravillas de Dios en idiomas extranjeros para testimonio de los judíos inconversos, como debería ser según el relato de Hch. 2 y 1Cor. 13 y 14.

En una oportunidad me di el trabajo de grabar los sonidos que emiten los carismáticos cuando dicen caer en esos trances. Estudios académicos han determinado que una persona promedio, usa aproximadamente 10 mil a 15 mil palabras en su vocabulario diario; una persona con estudios básicos (los seis años de la escuela primaria) utiliza como 5 mil palabras, y los profesionales con estudios universitarios, entre 30 mil a 50 mil.

Para mi sorpresa, cuando analicé los sonidos que producen los carismáticos en sus llamadas "lenguas", pude comprobar que cada uno de ellos no emite más de 5 a 7 sonidos,(Que pobre y limitado es ese lenguaje "angelical" que dicen hablar) y siempre con uno central que lo van repitiendo con diferentes variantes, por ejemplo: RAMA.

Grande fue mi asombro al comprobar con la ayuda de un buen diccionario, que varios de esos sonidos correspondían a nombres de diferentes divinidades paganas: "Rama" y otros nombres: Rama-Hua, Rama-yana, Rama-Navami, son divinidades paganas que adoran en India y otros países asiáticos.

Lo que significa que cuando dicen caer en esos trances auto inducidos o provocados por la presión social del medio ambiente, fruto de la orgía emocional que los envuelve y los lleva a un estado enajenador, ellos están llamando a viva voz a demonios que son venerados en el paganismo.Copiado ilegalmente de EstudiosMaranatha.com

Con razón necesitan practicar sus "liberaciones" (exorcismos) con tanta frecuencia en sus reuniones. Para cubrir todo esto, dicen que ellos están hablando en un lenguaje angelical como lo hizo Pablo.

Otros llegan a la insensatez de decir que lo hacen así, para que Satanás no los entienda; seguramente ignoran que Satanás fue el querubín más grande de toda la creación angelical, por lo cual a ninguna persona sensata le cabe la menor duda que Satanás comprende el lenguaje angelical.

En 1Cor. 13 versos 1 y 2 Pablo no dice que él hablara lenguas angélicas. Está resaltando la preeminencia del amor y coloca el ejemplo; el supuesto que "si él" hablase lenguas angélicas y no tiene amor, nada es.

También dice en el verso 2 el supuesto si entendiese todos los misterios y toda la ciencia, y no tiene amor, tampoco de nada sirve. O que entregara su cuerpo para ser quemado.

Pablo nunca ha dicho que él hablara lenguas angélicas, ni que entendiese todos los misterios, ni que conociera toda la ciencia, o que iba a entregar su cuerpo para ser quemado, sólo los cita como ejemplos hipotéticos.

Es lo mismo cuando escuchamos alguien decir: "Si me gano la lotería, me compraré un yate". Obviamente que entendemos que NO se ha ganado la lotería, y mucho menos que tiene un yate.

Algunos se confunden con el verso 2 del cap. 14 de 1Cor. que dice: "Porque el que habla en lenguas no habla a los hombres, sino a Dios; pues nadie le entiende, aunque por el Espíritu habla misterios".

Primeramente hemos de establecer que si hemos admitido que en Hch. 2 lo que se habló fue idiomas, que fueron entendibles para los judíos presentes en Jerusalén, no podríamos pensar que el Espíritu Santo en la iglesia de Corinto estaba actuando de una forma diferente. No tenemos antecedentes, ni motivos para pensar que el Espíritu Santo actúo de una forma distinta en la iglesia de Corinto.

Pablo escribió esta epístola para corregir muchos errores y manifestaciones de carnalidad que había allí. Y ¿cuál era el problema al que se refiere en 1Cor. Capítulos 13 y 14?

Había cristianos que poseían el don de lenguas y hablaban a la iglesia de Corinto, cuyo idioma era el griego, en un idioma diferente sólo para exhibición del don que poseían.

En 1Cor. 14 versos 21 y 22 les aclara además que ese don fue dado por señal para el pueblo judío, y que fuesen inconversos, es decir, sin existir la necesidad les hablaban a la iglesia que únicamente entendía griego, en otro idioma extranjero.

Como consecuencia, no estaban hablando a los hombres, porque la congregación no conocía esos idiomas extranjeros como dice en 1Cor. 14:2 pero lógicamente, Dios les entendía, pero eso no edificaba a la iglesia y por lo tanto se les exhorta a terminar con esa práctica inútil.

Por este motivo les dice en los versos 18 y 19 "Doy gracias a Dios que hablo en lenguas más que todos vosotros (porque Dios lo había usado para llevar el evangelio a muchos países); pero en la iglesia prefiero hablar cinco palabras con mi entendimiento, para enseñar también a otros, que diez mil palabras en lengua desconocida".

Todos los dones fueron dados para edificación de la iglesia, como dice en 1Cor. 14 verso 12 "para que la iglesia reciba edificación" y en el verso 26 "Todo se haga para la edificación".

Pero ningún don fue dado para comunicarse con Dios. Entonces, el problema que Pablo estaba corrigiendo en esa iglesia carnal, era que siendo la iglesia una congregación que hablaba griego, se levantaban algunos por lucimiento personal, a hablar en árabe u otros idiomas, y como consecuencia lógica, nadie los entendía, únicamente Dios, y la iglesia no era edificada.

El tal hablaba misterios que nadie comprendía. Por este motivo aquí en el cap. de 1Cor. 14 donde Pablo está refiriéndose al uso indebido del don de lenguas, les dice en el verso 10 "Tantas clases de idiomas hay, seguramente, en el mundo, y ninguno de ellos carece de significado" ¿Por qué les dice ahora idiomas y no lenguas? Porque todos sabemos que las dos palabras significan lo mismo.

Es ese pecado de exhibicionismo y vanagloria de hablar en un idioma extranjero, que no edificaba a la iglesia, porque nadie los entendía, era lo que Pablo estaba corrigiendo.

En el verso 9 les dice: "Así también vosotros, si por la lengua no diereis palabra bien comprensible, ¿cómo se entenderá lo que decís? Porque hablaréis al aire".

Si estos corintios, que legítimamente hablaban en lenguas, en idiomas extranjeros, estaban hablando al aire, porque nadie les entendía ¿Cuanto más lo estarán haciendo los que en el día de hoy, repiten sonidos y sílabas ininteligibles que ni ellos mismos comprenden, y muchos corresponden a nombres de demonios?

En el verso 11 dice "Si yo ignoro el valor de las palabras, seré como extranjero para el que habla, y el que habla será como extranjero para mí".

La falsedad de la jerigonza que pronuncian los carismáticos en el día de hoy queda claramente de manifiesto, sobre todo en aquellas iglesias que he sabido, donde "la pastora" les da clases a los nuevos para que aprendan hablar en "lenguas". Otras dictan seminarios para "hablar en lenguas".

Existe tal presión sicológica sobre las personas que llegan a esas iglesias, que todas deben repetir e imitar ese trance, sino son acusadas de falta de espiritualidad, de hermanos carnales. Aunque Pablo dice muy claramente en 1Cor. 12 verso 30 que "no todos hablan lenguas" y lo aclara en el verso 4 "Porque hay diversidad de dones".

Es el Espíritu Santo quien hace todo esto, repartiendo como él quiere. Pero hoy debe ser como el pastor o "la pastora" les ordena, entonces la congregación se esfuerza desesperadamente para obedecer al hombre y repetir esas palabras sin sentido.

Otros han sido víctimas de esta enorme presión sicológica, que hasta sin darse cuenta ellos mismos, han logrado estos trances de auto hipnosis que también es muy común entre los carismáticos.

El verso 23 de 1Cor.14 es contundente para declarar inadmisible que dentro de la iglesia, todos hablen lenguas: "Si, pues, toda la iglesia se reúne en un solo lugar, y todos hablan en lenguas, y entran indoctos o incrédulos ¿no dirán que estáis locos?"

Otro punto digno de considerar es que en este mismo capítulo de 1Cor.14 donde está corrigiendo el problema de las lenguas, dice en los versículos 33 y 34 "Dios no es Dios de confusión, sino de paz. COMO EN TODAS LAS IGLESIAS DE LOS SANTOS, VUESTRAS MUJERES CALLEN EN LAS CONGREGACIONES".

Naturalmente que si creemos en la Palabra de Dios, estaremos forzados a admitir que si una mujer pretende hablar en lenguas en la congregación, esto no puede provenir de Dios. Porque Dios no es Dios de confusión, él no va a prohibir a las mujeres hablar en las congregaciones y al mismo tiempo hacerlas hablar en lenguas.

Dios jamás se contradice. Por lo tanto, toda mujer que pretende hablar en "lenguas" en la congregación, lo hace en un poder que NO ES DE DIOS. Por este motivo digo que en el día de hoy existen muchas "iglesias" ESPIRITISTAS.

Con justa razón en esa clase de iglesias se ven forzados a estar continuamente haciendo lo que ellos llaman "liberaciones", que es la expulsión de "espíritus malos", es decir de demonios.

Lo que estaría ratificando lo que estoy afirmando, que en esos sitios no está el Espíritu Santo. ¿No le resulta curioso que la mayoría de las personas que asisten a esos lugares, requieren cada semana que se les practique una "liberación?"

Si alguien hubiera tenido verdadera necesidad de comunicarse con Dios en un idioma celestial, ese era el Señor Jesucristo. Pero a él jamás lo vemos realizar esas cosas de lo que hoy llaman "hablar en lenguas", danzas, ni nada de ese desorden que escandaliza, porque Dios es Dios de orden, él no es Dios de confusión.

Si el Señor, el Santo, el más espiritual de todos NUNCA habló en lenguas, ¿Por qué se preocupa Ud. hermano, Ud. hermana, si no lo hace? No tenga temor de comunicarse con Dios en Castellano, él le va a entender perfectamente. Aléjese de todo eso que no proviene del Señor, porque Dios no es Dios de confusión ni de desorden.




Capítulo 21 Capítulo 23



¿Este sitio web ha sido de su interés? Envíe nuestra dirección a sus amigos.

www.EstudiosMaranatha.com